Sentencia que AVALA QUE LA POLICÍA TOME MUESTRAS DE ADN SIN CONSENTIMIENTO NI AUTORIZACIÓN JUDICIAL

Sentencia que AVALA QUE LA POLICÍA TOME MUESTRAS DE ADN SIN CONSENTIMIENTO NI AUTORIZACIÓN JUDICIAL. Es la SENTENCIA de 5 de Diciembre de 2013 DEL PLENO DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL.


Por Juan Antonio Carreras Espallardo, gentileza del Abogado del Policía

Los hechos sucedieron cuando un ciudadano fue detenido al sospecharse que era uno de los cabecillas de la kale borroka. Al salir de la celda para ir al baño, arrojó un esputo al suelo. Sin su conocimiento ni consentimiento y sin disponer de autorización judicial, la Ertzaintza recogió la saliva y realizó una prueba pericial para comparar el ADN con el obtenido de varias prendas recogidas en los lugares donde se habían producido ataques de kale borroka llevados a cabo por personas encapuchadas. Una de ellas era la manga de un jersey utilizada por uno de los asaltantes a un autobús urbano al que prendió fuego. Otro era una camiseta abandonada junto a una sucursal bancaria incendiada.

La primera condena dictada por el asalto del autobús fue revocada por el Tribunal Supremo porque el esputo del que se obtuvo el ADN se recogió sin autorización judicial. Seis meses después, el Supremo avaló una segunda condena referida al incendio de la sucursal bancaria basada en la misma prueba de ADN antes rechazada. Al acusado se le impusieron seis años de prisión. El condenado solicitó el amparo ante el Tribunal Constitucional.

El Constitucional rechaza que el condenado sufriera una aplicación desigual de la ley porque hubo un cambio de criterio del Supremo, que fue razonado y se basó en un argumento –que el resto biológico fue dejado voluntariamente por el condenado- que no había sido manejado en la anterior resolución.

Además, el cambio de criterio de la Sala de lo Penal no se hizo sólo para ese condenado en particular sino que era de carácter general y se plasmó en un acuerdo de la Sala.

El Constitucional rechaza también la vulneración de los derechos a la presunción de inocencia y a la intimidad; el tribunal reconoce que en la fecha de los hechos, aún no se había aprobado la Ley que faculta al Juez para ordenar pruebas de ADN. Considera que la injerencia en el derecho a la intimidad del condenado tenía cobertura legal (faculta a la policía a asegurar las pruebas de los delitos), perseguía un fin legítimo (descubrir al autor de delitos de notable gravedad) y era necesaria (no existía un medio alternativo para comprobar si había participado en los hechos).

Sobre la ausencia de autorización judicial, el Constitucional señala que en este caso concurren circunstancias excepcionales que permiten concluir que la obtención subrepticia de su ADN sin autorización del juez no lesionó su derecho fundamental a la intimidad.

Para el Constitucional es determinante la escasa incidencia material de la recogida del esputo en su intimidad personal, ya que no se obtuvo otra información que la meramente identificativa de la persona a quien pertenece sin que el análisis se adentrara en otro tipo de información sensible.

Además, estima que en este caso, era necesaria una actuación urgente porque la recogida de la saliva expulsada requería su rápida recogida y su urgente remisión a los laboratorios adecuados para su conservación y pronto análisis, evitando todo riesgo de degradación.
Por todo lo anterior, el Pleno del Constitucional denegó el amparo solicitado y confirmó la sentencia dictada.

Si quieres descargarte el texto íntegro de la sentencia, pincha AQUÍ

Para el caso de que NO puedes descargarte el  archivo, COPIA la siguiente dirección y PÉGALA en tu navegador.


No hay comentarios:

También te puede interesar