¿Qué hemos aprendido diez años después del atentado del 11-M sobre terrorismo Yihadista?

David Garriga Guitart
Licenciado en Psicología y Criminología.  Especialista en Mundo árabe e Islámico y Analista de terrorismo Yihadista.



Un día del año 2004 después del mayor atentado perpetrado por un grupo terrorista Yihadista en España, miles de personas salieron a la calle en Madrid en manifestación convocada por el Gobierno tras el lema “Con las víctimas, con la Constitución y para la derrota del terrorismo”. Pero la principal pregunta que corría en el aire, en esas tristes horas, era “pero, ¿quién ha sido?, ¿Se podía haber evitado? o ¿estábamos paralizados frente un nuevo Cisne Negro? Cisne Negro al que a posteriori nos pondríamos las manos a la cabeza, pensando, …. ¿Se podía haber evitado?

Alarmados buscamos preguntas y frente a las diferentes versiones que se manejaban en los primeros días (algunos aun hoy en día, todo y haber sentencia, siguen empeñados en crear la duda) evolucionaba nuestro sentimiento de tristeza hacia el de una rabia incontrolable.

El 11 de marzo de 2004, entre las 7:37 y 7:40 de la mañana, empezaba una cadena de explosiones en los trenes de cercanías en la estación de Atocha, El Pozo y Santa Eugenia que paralizaría Madrid llevándose con ellas un total de 192 victimas que cambiarían la historia de España para siempre.

Según expertos en la materia y después de años investigando los motivos del atentado, a día de hoy, se puede asegurar que la decisión de atentar en España se toma mucho antes de lo que se pensaba. En diciembre del año 2001 comienza a prepararse la operación en Karachi (Pakistán) y en marzo del 2002 se selecciona y articula al primer componente de este grupo terrorista que tendría como objetivo atentar contra España. Este dato es importante por que tira por suelo las ideas que creían que el atentado fue ejecutado para “castigarnos” por nuestra participación en la operación de invasión de Irak juntamente con EEUU e Inglaterra.

El motivo, todo y así, fue la venganza. Una venganza dirigida contra nuestro país por ser uno de los más activos desmantelando células yihadistas y arrestando terroristas desde 1997. Dos episodios fueron clave para activar esta venganza: la primera fue la contribución de España en la desmantelación de una de las células más importantes  de Al Qaeda que se había establecido aquí en España tres años antes de su desarticulación. Una de las más importantes junto a la de Hamburgo y Londres que Al Qaeda tenía en Europa Occidental. La segunda, la detención por parte de la policía de nuestro país de Allekema Lamari en Valencia como miembro de un grupo terrorista yihadista GIA (Grupo Islámico Armado) en 1997. Golpe duro contra Al Qaeda central y que no olvidaría.

Lamari fue condenado a 12 años de cárcel, pero salió a los cinco años por un desajuste judicial. Desde entonces fue incorporado al operativo de atentado en España que ya había empezado meses antes. Fernando Reinares, asesor en materia terrorista y experto en terrorismo internacional reproduce en su último libro ¡Matadlos![1], un informe del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en el que dice que Lamrani, a pesar de haber sido excarcelado inapropiadamente y estar en busca y captura, no quería huir de España porque quería vengarse de los españoles, por su detención y por su desmantelamiento de su célula.

Los terroristas implicados en el atentado no tenían ninguna intención de cesar con sus crímenes. Ellos preparaban más amenazas y atentados en España. Gracias a la buena acción de la policía Española y el CNI consiguieron acorralarlos en su piso de Leganés. Los terroristas decidieron, antes de ser presos por las fuerzas y cuerpos de policía inmolarse. En su suicidio se llevaron por delante a un miembro de los GEO (Grupo Especial de Operaciones) y 11 policías heridos.

Estructura de la célula terrorista Yihadista

El grupo terrorista de Al Qaeda esta formada por una estructura piramidal:

·         Al Qaeda Central
·         Filiales Regionales (p ej: AQMI, ISIL…)
·         Organizaciones Yihadistas locales / regionales
·         Células independientes (lobos solitarios…)

Cuanto más arriba de la pirámide se organiza el atentado más aumenta su efectividad pero disminuye su frecuencia. Por ejemplo, últimamente se oyen muchos atentados perpetrados por terroristas individuales o lobos solitarios, difíciles de detectar y prever, pero afortunadamente sus acciones no suelen terminar en éxito. 

Debido a la muerte de Bin Laden, la detención de decenas de operativos en Europa y los ataques, cada vez más frecuentes de “drones” contra los cuadros de Al Qaeda en las diferentes áreas tribales de Pakistán que han matado a varios lideres de esta grupo terrorista, Al Qaeda ha quedado a muchos años luz de lo que fue en el 2004.

Las filiales regionales son las que están cogiendo las riendas de esta Al Qaeda central que está profundamente tocada. Las filiales del Magreb y Sahel, por ejemplo, han incrementado sus amenazas contra nuestro país en los últimos años, aunque tienen posibilidad de atentar debido a mantener miembros en España, a día de hoy todo se queda en palabras y todavía no ha tratado de atentar en nuestro país. Posiblemente por que están más ocupados en su lucha en Argelia y en el Sahel. También la otra filial que podría tener como objetivo España pero que ahora está ocupada en su territorio es la del Estado Islámico de Irak y Levante, ejerciendo actualmente sobre la lucha en Siria.[2]

Finalmente y quizá lo que si tenemos más en activo son los terroristas individuales y lobos solitarios. Sin embargo y como hemos dicho antes, todo y ser imprevisibles y con poco margen para su detección y prevención, sus acciones son muy limitadas y pocas veces exitosas.

Aunque Al Qaeda central esté muy dañada y las filiales regionales ocupadas en sus regiones con objetivos muy focalizados en “lo local”, las amenazas contra occidente y en concreto contra España, persisten. Muchos de los yihadistas que fueron a luchar a Síria están regresando, pero nuestro país está mucho más preparado y especializado que hace diez años.




[1] Reinares, F. ¡Matadlos!. Ed: Galaxia Gutenberg, 2014
[2] http://www.seguridadinternacional.es

No hay comentarios:

También te puede interesar