LAS CONSECUENCIAS DE LA CRISIS: depresión, suicidios, consumo de alcohol-drogas y ¿violencia?

LAS CONSECUENCIAS DE LA CRISIS: depresión, suicidios, consumo de alcohol-drogas y ¿violencia? (I)
Ana Quevedo
Periodista de Sucesos y Tribunales. Licenciada en Criminología y profesora de Lengua/Literatura e Historia de las Civilizaciones

Cada mañana se ponía su traje y corbata, cogía su maletín y llevaba a los niños al colegio. Luego se iba a un parque y esperaba, sentado en un banco, a que se hiciera la hora de recogerlos. Cuando regresaba a casa contaba (se inventaba) como le había ido el día en el trabajo. Antonio (nombre ficticio) llevaba meses en el paro, pero nunca le contó a sus hijos que papá no tenía trabajo. No podía enfrentarse a su realidad. Se sentía inútil y sentía vergüenza por no tener un empleo y poder darles a sus hijos una vida digna. Hasta que un día decidió irse para siempre. Siempre.
España tiene casi a 6 millones de sus habitantes en paro, es decir sin trabajar. Cifras escalofriantes que a corto y largo plazo van a tener consecuencias muy negativas para el país. Consecuencias políticas (desconfianza de los ciudadanos en la casta política), económicas (no consumo social, lo que conlleva al cierre de establecimientos), socio-culturales (posibles revueltas), demográficas (menos nacimientos y más muertes) y sociales (adicciones o incremento de delincuencia leve).

¿Desde el punto de vista criminológico que supone que un país tenga unos índices tan elevados de desempleo? Quedarse en el paro no supone solo “apretarse el cinturón” (mensaje que transmiten los políticos españoles) No tener empleo supone desde el punto de vista psicológico un drama con unas consecuencias negativas. Tener un trabajo es un estilo de vida, una rutina que hace sentirse vivas a las personas, una recompensa interior y de satisfacción personal por todos los años de estudio y preparación profesional, además de tener un estatus económico para poder pagar las letras de la hipoteca o préstamos, los recibos del agua y de la luz, los alimentos, el cole de los niños, comprar ropa, salir a cenar (aunque solo sea una vez al mes).

Los expertos ya llevan meses alertando de las consecuencias psicológicas y de las adicciones en auge debido a la crisis. El alcohol y las drogas es un refugio para muchos parados. Sus estados de ánimo les llevan a refugiarse en las bebidas alcohólicas y en el consumo de estupefacientes. Una de sus razones: olvidar en la situación en la que se encuentran (mientras están en el estado de alcoholismo o drogadicción). Y es que España lleva sumida en una crisis económica desde 2009, con drásticos recortes sanitarios, educativos y dónde las cifras de desempleo no mejoran, sino que empeoran con contratos basura, trabajos temporales o de economía sumergida y con fuertes reducciones en los sueldos (el salario mínimo interprofesional en España es de 641 euros, menos de la mitad que nuestro país vecino, Francia). Es tal la apatía y el miedo, que llega a ser contagioso para el resto de ciudadanos que aún poseen su trabajo.

Si a la adicción de sustancias legales e ilegales sumamos los estados depresivos[1] y de ansiedad[2], puede convertirse en una bomba de relojería social. Según los datos publicados por el INE (Instituto Nacional de Estadística) los suicidios han aumentado en España un 11,3% entre 2011 y 2012. Hubo 3.539 casos (7,5 cada 100.000 habitantes) durante el 2012, la mayor cifra registrada desde el 2005. La tasa de suicidios en España fue de 6,2 suicidios cada 100.000 habitantes en el 2011, le supera Portugal (8,5) otro de los países europeos que más están padeciendo la crisis económica.

Las tres sustancias más consumidas en España y que están relacionadas, directa e indirectamente, con la crisis económica son: alcohol, cocaína y cannabis. Aunque en los dos últimos años se ha disparado el consumo de benzodiacepinas (ansiolíticos). Un informe de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) reflejaba un gran incremento en la utilización de fármacos ansiolíticos e hipnóticos entre 2000 y 2012 en España. Es más, la receta de este grupo de medicamentos ha aumentado un 57,8% entre 2008 y 2011. Es la segunda receta más dispensada, sólo por detrás de los anticoagulantes.
La multirrecidencia de la delincuencia leve es cada vez más común. “Por aquella época consumía hasta cuatro gramos diarios de cocaína o heroína, necesitaba mucho dinero y hacía muchos robos”. Fue la confesión de un joven de 25 años. El Ministerio del Interior se planteó (en más de una ocasión) crear cárceles específicas para drogodependientes delictivos[3].

Otra de las consecuencias es, sin duda, la delincuencia a pequeña escala. Hace unos años, la Policía Nacional de Alicante desarticuló una banda que traficaba con recetas de ansiolíticos… sigue post II (hora: 22,00 España y 15.00 horas México).

Foto: Crisis mundial de 1929 (The Great Crash). Un siglo después, las imágenes se repiten
*******************************************
************************************************************************************ 
LAS CONSECUENCIAS DE LA CRISIS: depresión, suicidios, consumo de alcohol-drogas y ¿violencia? (II)
Ana Quevedo
Periodista de Sucesos y Tribunales. Licenciada en Criminología y profesora de Lengua/Literatura e Historia de las Civilizaciones

Se trata de delincuencia a pequeña escala pero que puede ser muy dañina. Los tranquilizantes mezclados con alcohol (incluso con bebidas energéticas) tiene efectos similares a los del éxtasis. En el mercado negro de la droga de Alicante (España) se traficaba con recetas médicas (cuando aún se dispensaban a mano y no electrónicas como en la actualidad) de ansiolíticos: 120 euros por receta y 5 euros por comprimido. Meses después de la investigación periodística, la Policía Nacional detenía a seis hombres por vender a plena luz del día y en mitad de la calle las recetas, sobre todo a extoxicómanos en tratamientos médicos.
No existe una relación demostrable entre delincuencia y crisis, pero si que es cierto que los llamados hurtos famélicos han aumentado, es decir robos que no superan los 400 euros para que no sean delitos ¿Quién no estaría dispuesto a robar comida para dar de comer a sus hijos? Pero para los comercios suponen pérdidas millonarias (3.000 millones de euros en pérdidas en España en 2012). Aunque si se analizan los productos que se sustraen, algunos de ellos no corresponden a alimentos de primera necesidad. En el primer puesto está el queso, le sigue la carne fresca o curada, el chocolate, las bebidas alcohólicas, pescados y mariscos, lácteos y condimentos.
La prensa europea ha publicado algunas de estas historias que están relacionadas directamente con la crisis
“El gerente de un supermercado solicitó la intervención policial tras haber pillado robando artículos a un hombre. El ladrón robó 4 yogures, 6 panes y 2 bricks de leche y dijo llorando que era para sus dos hijos que no habían comido aún en todo el día. El policía se ofreció a pagar lo hurtado (4 euros). El supermercado no denunció los hechos” (ocurrió en O Porto, Portugal)
“Estar en paro y tener dos hijos pequeños que mantener es una situación límite que llevó a un hombre en Italia a robar productos de primera. El dueño descubrió el hurto y llamó a la policía, aunque según explicó después, sin intención de denunciarle. El ladrón se había llenado los bolsillos de pasta, leche, pañales y alimentos para sus hijos. Los agentes no solo no le detuvieron, sino que pagaron el coste de la mercancía sustraída” (sucedió en Siena, Italia) El delincuente/víctima confesó que no era la primera vez que la policía le ayudaba.
“Manuel y Antonio, operarios de la construcción en paro, pretendían llevarse un carro lleno de comida de un centro comercial. Sus razones: sus hijos se acostaron la noche anterior sin cenar. Tras los consejos de la policía decidieron no robarlo. Pero la labor de la policía no quedó solo ahí, los agentes contactaron con varias ONG para que acogiesen a Manuel y Antonio, que hace unos meses realizaron una marcha a pie hasta la Zarzuela (Madrid) para pedir trabajo” (Córdoba, España)
“La propia Policía Local de Alicante puso en marcha (a finales de 2013) una campaña de recogida de alimentos destinados a las familias más desfavorecidas”
¿Pero son estas las soluciones para evitar que las víctimas (en auge) de la crisis económicas crucen tan rápido  la línea de la legalidad? Ni es la primera vez, ni desgraciadamente la última vez que un policía o un ciudadano anónimo, en cualquier rincón del planeta, le pagará un bocadillo o un café caliente a una persona necesitada. Los pequeños delincuentes son las primeras víctimas de la crisis económica. “Una de las medidas de prevención son las ayudas sociales, el fomento de la reinserción social para evitar que las personas que están en riesgo de exclusión social se vean abocadas a cometer hurtos”, explica Rosa García, psicóloga forense y especialista en psicología Clínica y de la Salud y estudiante de Criminología.

¿Cuál es el papel de la Criminología ante las crisis económicas? Un informe del Consejo de Europa refleja que no existe una correlación directa entre situación económica y criminalidad ya que según sus estadísticas la criminalidad ha ido en aumento desde 1950. Y si nos ceñimos a los últimos datos oficiales de criminalidad en España, la criminalidad ha descendido en más de 5 puntos aunque si que han aumentado los robos (sobre todo los perpetrados en casa habitadas). Sin duda, el papel criminológico es desde una vertiente sociológica observando la realidad a través de encuestas y sondeos específicos con este tipo de delitos y no de forma general (faltas) para tener los datos concretos y poder aplicar medidas preventivas.



[1] Post relacionado: http://loquepasaporlamente.wordpress.com/2013/12/17/depresion-la-enfermedad-del-s-xxi-i-2/
[2] Post relacionado: http://loquepasaporlamente.wordpress.com/2013/04/29/estados-de-animo-en-tiempos-de-crisis-i/
[3] Delitos y Delincuentes. Artículo ‘Delitos de robo relacionados con el consumo de drogas’, escrito por Patricia G.P., jurista del Cuerpo Superior de Técnicos de Instituciones Penitenciarias, y por Laura N.P., psicóloga de Instituciones Penitenciarias.

No hay comentarios:

También te puede interesar