INSTINTO PRIMITIVO


Por Fernando Alser Qualytel

Un solo gesto o discrepancia ha lanzado a los oponentes a una lucha cuerpo a cuerpo. Sin armas ni objeto a que recurrir, llegan a las manos y uno de ellos intentará estrangular  a su contrincante. Se ha despertado en ellos un instinto primitivo. En la estrangulación a mano, la muerte tiene lugar por la constricción del cuello producida por la propia mano. La estrangulación a mano es exclusivamente criminal, ya que un sujeto que se constriña el cuello con las manos, afloja necesariamente la presión al perder la conciencia, lo que hace imposible el suicidio. Muy a menudo constituye una maniobra infanticida.

En los adultos, para ser eficaz, exige notable desproporción de fuerzas entre agresor y víctima, o ir precedida de otras violencias. El sentido de la compresión tiene lugar, ya lateralmente, con lo que se cierra la abertura de la glotis o en sentido anteroposterior, ejerciéndose la presión sobre la parte frontal de la laringe. La lesión característica y propia de la estrangulación a mano es la huella o huellas dejadas por las extremidades de los dedos aplicadas sobre la piel, contra la que ejercen una presión mayor o menor. En la mayor parte de los casos las lesiones son producidas por las uñas, bajo la forma de estigmas ungueales.

Ahora bien, entre los estigmas ungueales, la forma de excoriación semilunar desecada, amarilla parda y apergaminada, con la concavidad dirigida hacia el lado de la palma, se ve a menudo en casos de infanticidio; pero cuando se trata de adultos y se origina un cierto grado de resistencia, el dedo resbala sobre la piel y se producen  otros figuras  de estigmas. La zona ocupada por los estigmas varía con la forma de aplicación de los dedos.. Además de estos estigmas ungueales típicos, hay ocasiones en que la presión de los dedos no se ha hecho por la punta, con lo que la uña no toma parte en la agresión.


En su consecuencia, no se forman las excoriaciones, sino unas equimosis que a menudo resultan invisibles al examen directo, pero que pueden revelarse examinando el cuello a la luz de Wood (radiación ultravioleta filtrada) en la oscuridad, o mediante la fotografía. La presencia de un cuerpo inerte con lesiones de lucha  y  un presunto asesino,  ponen fin a la pelea. No es  final de la historia. Aquí  comenzará  nuestra  investigación.

No hay comentarios:

También te puede interesar