GARBANZO NEGRO

Por  Fernando Alser Qualytel

La investigación cientifica es el descubrimiento de nuevos hechos y su correcta interpretación a través de la observación, donde el conocimiento llega por la percepción y el razonamiento que determina el significado de esos hechos, y se rige por el principio de determinar la verdad en base a un método cientifico. No solo con imágenes y testimonios podemos analizar el hecho delictivo. También precisamos sistematizar los datos objetivamente. La Criminología como ciencia, tiene a su disposición la estadística para realizar esta tarea.
La estadística estudia el comportamiento de los fenómenos, investigando los caracteres generales de un conjunto o colectivo de datos, prescindiendo de los particulares de cada uno de los objetos que constituyen dicho conjunto.La estadística intenta conseguir un patrón de la regularidad del fenómeno estudiado, constrastando cuantitativamente las hipótesis de trabajo. La ausencia de una adecuada interpretación de los datos observados, provoca que se hagan afirmaciones cuya validez no está suficientemente contrastada o que la información dada sobre el hecho observado no se ajuste a la realidad.  Y eso un buen político lo sabe. Basta una viñeta para ilustrar con un ejemplo.
La Teoría del control social de Hirschi se basa en la información obtenida sobre actividades realizadas de los jovénes en relación a la delincuencia juvenil.  Hirschi  hablaba en terminos de vínculos sociales y de la inexistencia de ciertos vinculos con la sociedad, que inhibe al individuo ante  una conducta tipica y antijurídica.En la sociedad moderna es frecuente que  los hijos hayan roto vinculos con los padres. Aun cuando se de una convivencia bajo el mismo techo, los valores paternos ya no se transmiten a los hijos, ni se comparten las mismas expectativas. Los valores de convivencia y tolerancia ceden paso a la violencia cuando se ha pérdido el vínculo con la educación en la escuela y el compromiso de un puesto de trabajo.Rotos estos vínculos se favorece la conducta delictiva en los jovénes que se manifiesta en protesta violenta  y conducta antisocial.
En nuestra actual coyuntura económica, con la ausencia total de perspectivas de trabajo, como una de las variable propuesta por Hirschi, y cuando el control social informal ha fracasado, porque ni la familia ni la escuela, son suficientes para interiorizar en los individuos los valores y conductas apropiados para una sociedad en paz, solo queda el control social formal, que con la cabeza expuesta y visible de la policía, tienen que frenar a una masa cada vez mayor de sujetos que no encuentran vínculo ni espacio que ocupar en su sociedad. Cada vez esa violencia irá en aumento, cuando incapaces de dar solución, los poderes que organizan el control social formal, no protegen las variables que sostienen el control social informal: familia, escuela y trabajo.No es suficiente apelar a las estadísticas para explicar el fenómeno delictivo sin contrastar la información con otras fuentes. La valoración crítica de una información númerica es tan importante como la valoración de una información cualitativa. Nuestro  político también conoce esto. Un garbanzo negro no estropea un buen cocido, basta observar cuántos manifestantes legitimos quedaban fuera de ángulo de cámara. Y cuántos de ellos tenían un comportamiento antisocial retratado.

                                                                                        


No hay comentarios:

También te puede interesar