TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO

Esta semana y la que viene os traeré información sobre los trastornos del estado de ánimo, tema que abordaremos con 4 publicaciones. Hoy veremos algunas características y los diferentes cuadros clínicos que pueden presentarse. Espero que os resulte de útil. Saludos Wakinaki Pl Cádiz.

1.                 TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO (1ª parte de 4)
El estado de ánimo, humor o afectividad, tiene cuatro características fundamentales: es subjetivo (no se asiste a los acontecimientos  de la vida de  modo neutral); trasciende a la personalidad y a la orientación de la conducta (influye en la memoria y el aprendizaje, repercute sobre las  funciones  del organismo, sobre la psicomotricidad...); se comunica por mensajes verbales y no verbales; y tiene la característica de la polaridad, esto es: oscila entre diferentes extremos de estados o tendencias (tristeza‑alegría, amor‑odio, ataque‑defensa, placer‑dolor, atracción‑repulsión...etc)
Clínicamente se pueden diferenciar varios cuadros clínicos:
Episodio maníaco: hay un estado de ánimo  exaltado, expansivo o irritable. Durante un período  de tiempo en el cual también se aprecia: aumento de la autoestima o grandiosidad, disminución de la necesidad de dormir, hiperactividad, verborrea  y fuga de ideas (pensamientos que fluyen a gran velocidad), así como distraibilidad, pérdida de distancia y desinhibición social.
El episodio maníaco puede ser: leve (hipomaníaco), moderado y grave con o sin síntomas psicóticos. Cuando hay síntomas psicóticos (ideas delirantes, alucinaciones) en general son congruentes con el estado de ánimo, esto es: ideas delirantes o alucinaciones que concuerdan con la exaltación del ánimo, que exageran el valor de su persona, de sus conocimientos, de sus poderes, o de relaciones con Dios o con alguien famoso.

Episodio depresivo mayor: La conducta del sujeto cambia  por la existencia de un estado de ánimo deprimido, disminución  o pérdida de la capacidad para el placer y del interés  por las ocupaciones y hobbies, hay trastornos  del sueño y del apetito (en general disminuyen pero también pueden aumentar) se aprecian cambios en la psicomotricidad (enlentecimiento o  agitación) y sensación subjetiva de cansancio, dificultad para concentrarse y pensar e ideas pesimistas y de muerte.   Los síntomas principales son pérdida de energía y pérdida de la capacidad  para disfrutar (anhedonia) Se habla de episodio de tipo melancólico cuando es intensa, con falta de respuesta ante estímulos y vivencias de vacío.
Como el episodio maníaco puede ser leve, moderado y grave, con o sin síntomas psicóticos. Los síntomas psicóticos pueden ser congruentes o no con el estado de ánimo. Cuando son congruentes se refieren a  temas de incapacitación personal, culpa, ruina, muerte y merecimiento de castigo.
2.                 TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO (2ª parte de 4)
Trastorno Bipolar: Aparecen de forma recurrente episodios maníacos o  depresivos (o ambos alternando) con intervalos  de tiempo libres de síntomas. Con frecuencia se aprecia un patrón estacional: es decir la aparición de cuadros afectivos en  períodos de cambios de estación climatológica. Por ejemplo: episodios maníacos a principios del verano y depresivos en otoño.
Trastorno Esquizoafectivo: es un trastorno afectivo cuyas ideas delirantes y alucinaciones son importantes pudiéndose confundir en un primer episodio con una  esquizofrenia. Se diferencia  en que  el enfermo, una vez que pasa el episodio, se recupera a la normalidad.

Ciclotimia: Hay episodios hipomaníacos y períodos de tiempo con el estado de ánimo depresivo en, al menos, un período de dos años. Sin cumplir requisitos de episodio maníaco  o depresivo mayor. Clásicamente se decía que la mayoría de estos  enfermos tenían un  biotipo pícnico (gordos, bajos)
Otros Trastornos depresivos: Pueden existir además otros tipos  de depresiones que surgen de la vulnerabilidad psicológica del sujeto frente al estrés, por fracaso en la adaptación a situaciones vitales. Es importante la relación entre acontecimientos vitales estresantes y el mayor riesgo de presentar episodios depresivos. Se consideran acontecimientos vitales todas las situaciones  que obligan al  sujeto a poner en funcionamiento mecanismos de adaptación; no solo  serían situaciones problemáticas (divorcio, pérdida de un ser querido, paro, jubilación etc.) sino también otros acontecimientos de  matices favorables  (boda, nacimiento de un  hijo,  mejora  de puesto laboral, premio en la lotería, mudanza, etc.)

Dentro de estas depresiones merece especial mención el Trastorno Distímico o  DISTIMIA que es la sintomatología depresiva, irritabilidad, trastornos de concentración, etc.(sin llegar a la categoría del episodio depresivo mayor) que presentan personas generalmente con características neuróticas (ansiosas, inseguras). Suelen ser situaciones de evolución crónica, en personas con dificultades para asumir responsabilidades.

No hay comentarios:

También te puede interesar