MATERIALES Y RESIDUOS PELIGROSOS (Primera parte)



Por el Lic. Mario Murrieta.

La vida económica de todas las ciudades depende en gran medida de sus sistemas de carreteras, calles y avenidas. Muchas veces, estos sistemas tienen que operar por arriba de su capacidad  con el fin de satisfacer los incrementos de demanda por servicios de transporte, ya sea para tránsito de vehículos livianos, tránsito comercial, transporte público o privado, etc.

A pesar de que en los últimos tiempos, con los avances tecnológicos, se han logrado proyectar y construir sistemas viales más acordes con el entorno urbano de las áreas adyacentes y a los requerimientos operacionales de los vehículos que los utilizan, al igual que diseños urbanos consistentes con los requerimientos vehiculares, de peatones, carga, transporte público y uso del suelo urbano, los problemas de tránsito actuales en muchos lugares aún persisten, estos problemas de tránsito se ven reflejados en la cantidad de accidentes y congestionamientos que se padecen.

Uno de los factores que intervienen en los accidentes de tránsito es el camino, independientemente de su trazo, falta de señalización, la falta de mantenimiento, etc., se debe considerar la superposición del tránsito, o sea, el tránsito de diferentes tipos de vehículos en la misma vialidad, vehículos de diferentes dimensiones, velocidades y características de aceleración, diversos tipos de automóviles, camiones pesados de baja velocidad incluyendo remolques, en algunos casos, vehículos tirados por animales que aún subsisten en algunos países y motocicletas, bicicletas, vehículos de manos etc.

Dentro de esta extensa gama de vehículos que ocupan una vía se debe tener mayor cuidado con los que trasportan materiales y residuos peligrosos, a los cuales se les debe considerar verdaderos problemas en movimiento, los cuales se magnifican cuando este tipo de vehículos se accidentan.

Se consideran MATERIALES PELIGROSOS a los elementos, substancias, compuesto, material o mezcla de ellos que  independientemente de su estado físico (Sólido, liquido, o gaseoso), represente un riesgo potencial para la salud, el ambiente, la  seguridad de los usuarios y la propiedad de terceros; también se consideran bajo esta definición los agentes biológicos causantes de enfermedades.

A los RESIDUOS PELIGROSOS se les define como todos aquellos residuos, remanentes, en cualquier estado físico, que por sus características corrosivas, tóxicas, venenosas, reactivas, explosivas, inflamables, biológicas infecciosas o irritantes, representan un peligro para el equilibrio ecológico o el ambiente.

El objetivo inmediato de este trabajo es el de proveer información a las unidades de primer contacto (Policías, paramédicos, bomberos, criminalistas, autoridades judiciales, etc.), para realizar una evaluación primaria de una situación en la que existe, por un accidente de tránsito, algún derrame de alguno de estos materiales  o en situaciones donde se sospecha el uso terrorista o criminal de agentes químicos / biológicos  y/o materiales radiactivos (QBN).

Como ayuda para la evaluación, a continuación se detalla una lista de indicadores observables acerca del uso o presencia de agentes químicos / biológicos o materiales radiactivos en los lugares a investigar.

DIFERENCIAS ENTRE UN AGENTE QUÍMICO, UN AGENTE BIOLÓGICO Y UN AGENTE RADIOLÓGICO

Los agentes químicos, biológicos y radiológicos pueden ser dispersados en el aire que respiramos, en el agua que tomamos, o en las superficies con las que tenemos contacto. Los métodos de dispersión pueden ser tan simples como la apertura de un contenedor, el uso de dispositivos de dispersión hogareños (jardinería), o elaborados como la detonación de un explosivo.


Continuará.

No hay comentarios:

También te puede interesar