PSICOPATÍA EN LÍDERES: EL CASO DE KIM JONG-UN

 

PSICOPATÍA EN LÍDERES: EL CASO DE KIM JONG-UN (PRIMERA PARTE)
Ana Quevedo. Periodista de Sucesos y Tribunales. Licenciada en Criminología y profesora de Lengua/Literatura e Historia de las Civilizaciones

Devorado por 120 perros hambrientos. Sin duda un titular atroz. Cruel. Sanguinario. Inhumano. ¿Ficción? Afortunadamente ha sido una noticia-broma difundida por un diario satírico en referencia a la ejecución del tío y mentor de Kim Jong-un, líder norcoreano, pero que sin embargo los Mass Media más importantes de varios continentes la dieron por verdadera (los antecedentes de la dinastía Kim y su gestión política durante seis décadas reúne hechos de esta índole). La noticia dio la vuelta al mundo hasta que Reuters (agencia de información mundial y una de las más prestigiosas) confirmó que no murió de esa manera (devorado por los canes), aunque sí ejecutado (sin especificar de qué forma).

Debatía con una amiga (psicóloga clínica y estudiante de Criminología) cual sería el perfil de Jong-un. Sin duda, un psicópata, un psicópata sanguinario, un sociópata[1]. Aunque hay que tener en cuenta, le decía yo, la ideología de los líderes de dicho país: la República Popular Democrática de Corea del Norte (1948). Un país dónde las ejecuciones públicas son más que asiduas. Un país, con más de 25 millones de habitantes, extremadamente dictatorial y cuyos índices de hambruna endémica son excesivamente elevados. Un país en el que solo con ver las imágenes de los desfiles militares sientes terror. Un país que amenaza -y algunas agencias de inteligencia lo han dicho también- con poseer armamento nuclear y con atacar a Corea del Sur, incluso a EEUU (en marzo de 2013 Corea del Norte puso en sus objetivos a las bases estadounidenses en el continente y en las islas de Hawai y Guamen).

Todo allí es de siete estrellas (en referencia a la casa de Kim). No puedes encontrar una mota de polvo en el suelo o en la pared. Su gente se desvive por hacerle feliz. Nunca he visto nada parecido. Kim Jong-un entra en una habitación y todos se levantan, sus hermanos, sus amigos, y aplauden. Lo hacen por respeto y no les importa hacerlo. Uno pensaría que este chaval es un idiota pero no lo es”. Estas fueron las declaraciones de Dennin Rodman, exjugador de la NBA (amigo de Kim). Según un informe del parlamento de Corea del Sur, desde que Kim Jong-un heredó el poder (tras la muerte de su padre en 2011), las importaciones de productos de lujo se han duplicado en Corea del Norte, llegando a los 478 millones de euros. De ellos, 25 se atribuyen a importaciones de bebidas alcohólicas para el dictador. “Si te bebes un tequila, es el mejor. De todo lo que quieras él tiene lo mejor”, afirmó el deportista de élite, al que además le pareció normal que Kim siempre tuviera alrededor un séquito de unas 50 o 60 personas bebiendo y riéndose[2].

¿Pero cual es la personalidad de Kim Jong-un para llegar a decidir la ejecución de su propio tío? No se puede hacer un perfil exacto del joven líder (tiene 30 años, aunque su edad tampoco está confirmada) ya que existen pocos datos: según algunos compañeros de estudios de Kim (estudió en Suiza y se hacía pasar por hijo de un diplomático) es un apasionado de las consolas y dibujos animados, en especial del ratón Mickey. La prensa oficial de Corea del Norte le llama: el Brillante Camarada.

Hace dos años que Kim Jong-un se alzaba con el poder, desde entonces se autonombró mariscal (máximo cargo del Ejército) de uno de los mayores ejércitos del mundo. El 8 de diciembre de 2013 ordenó la detención pública de su tío (Jang Song-Thaek), número dos del régimen, y tras la celebración de un juicio militar fue acusado de traición e intentar derribar el régimen, además Kim insinuó que también era mujeriego, drogadicto y asiduo a los casinos

¿Cómo un líder de un país puede permitir historias que ni en las películas de terror aparecen? Varias ONG han denunciado en varias ocasiones tratos vejatorios en los campos de concentración norcoreano. En un informe de la Comisión de Investigación de la ONU para la Protección de los Derechos Humanos aparecían hechos inhumanos. Relato tan solo algunos extractos: “Un hombre joven que está preso desde que nació es alimentado a base de roedores, lagartos y hierba y fue obligado a presenciar la ejecución pública de su madre y de su hermano” o “una mujer que asegura que fue testigo de como forzaron a uno de los presos a ahogar a su bebé en una cubeta, hasta el del hombre que confiesa que le obligaron a quemar cientos de cadáveres muertos por desnutrición para luego deshacerse de las cenizas”. Sin embargo, el representante en la ONU del régimen norcoreano dijo que el informe no era real.

¿Cuál es la personalidad de Kim? Decía al principio de este breve análisis que es complejo hablar con exactitud ya que los datos son escasos y algunos de ellos no confirmados. Pero si nos centramos en una de sus recientes declaraciones, en concreto en su primer discurso tras ordenar la ejecución de su tío, aseguró que deshacerse de “la escoria disidente” (en referencia a su tío) era un paso “necesario”. Sin duda Jong-un reúne las dos características principales de la psicopatía: carencia absoluta de empatía y ningún remordimiento por sus actos. El resto de personas para un psicópata son objetos, utilizados para conseguir los objetivos personales y la satisfacción de sus propios intereses. Otra de las características de la psicopatía, visibles en Kim, es el egocentrismo que en el caso de Kim sería narcisismo.

*********************************************************************************

PSICOPATÍA EN LÍDERES: EL CASO DE KIM JONG-UN (SEGUNDA PARTE)
Ana Quevedo. Periodista de Sucesos y Tribunales. Licenciada en Criminología y profesora de Lengua/Literatura e Historia de las Civilizaciones

¿Qué tipo de trastorno es la psicopatía? La Psicopatía es un trastorno de personalidad antisocial. Según el DSM-IV se trata de sujetos egocéntricos, manipuladores, mentirosos y crueles. Tienen un estilo de visa antisocial, agresivo, donde lo importante es sentir excitación con un comportamiento impulsivo y dictado por el capricho o los arrebatos. Lo poco que sabemos de Kim, todas estas características las reúne, a las que hay que sumar (cómo hemos dicho en el post I) la ideología y política que se sigue en Corea del Norte desde hace seis décadas.
Para Robert Hare, el psicópata carece de empatía; no controla sus emociones y, por supuesto, no tiene ni lazos familiares ni sentimentales. El psicópata es el gran manipulador, con una gran astucia e ingeniosos, por lo que tienen una gran capacidad de engañar. Hare define la personalidad psicopática con 20 características denominadas Psychopathy Checklist (PCL):

·      Gran capacidad verbal y un encanto superficial
·      Autoestima exagerada
·      Constante necesidad de obtener estímulos y tendencia al aburrimiento
·      Tendencia a mentir de forma patológica
·      Comportamiento malicioso y manipulador
·      Falta de culpa o de cualquier tipo de remordimiento
·      Afectividad frívola , con una respuesta emocional superficial
·      Falta de empatía, crueldad e insensibilidad
·      Estilo de vida parasitario
·      Falta de control sobre la conducta
·      Vida sexual promiscua
·      Historial de problemas de conducta desde la niñez
·      Falta de metas realistas a largo plazo
·      Actitud impulsiva
·      Comportamiento irresponsable
·      Incapacidad patológica para aceptar responsabildiad sobre sus propios actos
·      Historial de muchos matrimonios de corta duración
·      Tendencia hacia la delincuencia juvenil
·      Revocación de la libertad condicional
·      Versatilidad para la acción criminal

La psiquiatra forense, Mar Pastor Bravo resume el cuadro clínico de los psicópatas en:
·        Pobreza general de reacciones afectivas, es decir, que los actos antisociales no provocan en el psicópata sentimientos de ansiedad o nerviosismo o culpabilidad.
·  Incapacidad de aprender por la experiencia. A pesar de que actúa contrariamente a las normas, suele llevarle a frecuentes desastres y frustraciones. El psicópata persiste en la repetición de tales actos.
·  Impulsividad. Se refiere a que realiza actos en cortocircuito, es decir, inmediatamente después de aparecer una tendencia la convierte en acto.
·        Falta de autocrítica. Notoria incapacidad para ver y juzgar su comportamiento  a través del punto de apreciación de los demás y de la sociedad.
·   Superficialidad en sus relaciones interpersonales, es decir, que no logra relaciones maduras ni duraderas con otras personas.
·        Desprecio a la verdad. El psicópata es mentiroso sin necesidad y lo hace con una sorprendente tranquilidad de mímica y gestos.
·  Inteligencia técnicamente inalterada: no hay alteración de su capacidad intelectiva.

De este modo, podríamos caracterizar a los psicópatas como extrovertidos, impulsivos, así como con una personalidad deshinibida, con una fuerte sensibilidad a las experiencias de recompensa y una reducida actividad de los mecanismos de inhibición de la conducta ante situaciones peligrosas que puedan dar lugar a castigos.

¿Son sinónimos 'psicopatía' y 'criminalidad'? Psicopatía y criminalidad no son sinónimos como tal, pero si que se puede decir que un psicópata puede ser un criminal. La afirmación está basada en que las personalidades psicopáticas necesitan 'emociones fuertes', ya que sus niveles de activación psicofisiológica son más bajos. De ahí su carencia del miedo y por ello sus conductas violentas y el bajo condicionamiento del castigo. En una entrevista de Redes (programa televisivo), Eduard Punset le preguntaba a Hare si los comportamientos de los psicópatas son diferentes al resto de criminales. Hare reconocía no tener una respuesta, sino ideas. La principal es que el psicópata es muy difícil de reconocer.

El psicópata se puede convertir en un criminal porque carece de remordimientos y de conciencia. Hare, durante la entrevista, pone un ejemplo de un asesino y violador que estaba siendo interrogado por la policía. Sólo reconocía que había asesinado a tres personas y negaba el resto de muertes (7 en concreto). Cuando la policía cambió de táctica y le dijo que había otros que habían asesinado a una treintena de personas, entonces fue cuando confesó que era el autor de la decena de muertes. Con este ejemplo, Hare explica el nulo remordimiento del psicópata: la policía intentaba que el asesino confesara diciéndole lo mal que lo estarían pasando las familias de las víctimas; pero la confesión no llegó hasta que se le comparó con otros asesinos que (entre comillas) eran mejores que él. En definitiva, en un alto porcentaje, el criminal puede tener remordimiento por lo que puede arrepentirse de lo que ha hecho. Mientras que el psicópata nunca se arrepentirá. Su acción es la correcta y lo que hacen lo demás no es lo correcto. “Nunca se pondrán en el lugar de la otra persona, pero más de forma emocional que intelectual. Es decir, que un psicópata puede entrar en tu cerebro e intentar imaginarse lo que tú piensas; sin embargo nunca podrá comprender cómo te sientes”, concluía Hare en la entrevista de Punset.





[1] Sociópata: trastorno de personalidad antisocial (TPA). Las personas que la padecen pierden la noción de la importancia de las normas sociales, como las leyes y los derechos individuales. Un grave cuadro de personalidad antisocial que les hace rehuir a las normas preestablecidas. Entre las características más comunes del TPA se encuentran la ausencia de empatía y  remordimiento, una visión de la autoestima distorsionada, una constante búsqueda de nuevas sensaciones (que pueden llegar a extremos insólitos), la deshumanización de la víctima o la falta de preocupación a las consecuencias. El egocentrismo, la megalomanía, la falta de responsabilidad, la extroversión, el exceso de hedonismo, altos niveles de impulsividad o la motivación por experimentar sensaciones de control y poder también son muy comunes. Este tipo de trastorno no se relaciona con ataques de pánico o con la esquizofrenia.

[2] Información publicada en el periódico El País (Rodman, siete días en la lujosa vida de Kim Jong-un, octubre 2013)

No hay comentarios:

También te puede interesar