LOS ACCIDENTES DE TRÁNSITO, UN PROBLEMA DE SEGURIDAD PÚBLICA (Segunda parte)


Por el Lic. Mario Murrieta

Cuando ocurre un accidente de tránsito en cualquier parte del mundo ¿Quiénes están en  verdadero riesgo? la respuesta es totalmente obvia, el o los tripulantes del o de los vehículos participantes, pero cataloguémonos de la siguiente manera: por la edad, por el sexo y por la situación socioeconómica.

  1. Por la edad.- Los niños y los menores de 25 años representan más del 30% de las personas muertas o lesionadas en accidentes de tránsito. Las tasas de mortalidad por esta causa son mayores en los jóvenes.
  2. Por el Sexo.- Desde una edad temprana, los varones tienen más probabilidades de verse involucrados en accidentes de tránsito, en comparación con las mujeres. En el grupo de conductores jóvenes, los varones menores de 25 años tienen casi tres veces más probabilidades de morir en un accidente automovilístico que las mujeres de la misma edad.
  3. La situación socioeconómica.- Más del 90% de las muertes causadas por accidentes de tránsito se producen en los países de ingresos bajos y medianos. Las tasas más elevadas se observan en los países de ingresos bajos y medianos de África y del Oriente Medio. Incluso en los países de ingresos altos, las personas de los estratos pobres tienen más probabilidades de verse involucradas en accidentes de tránsito, en comparación con sus homólogos más prósperos.

Factores de riesgo fundamentales y forma de afrontarlos

Los traumatismos por accidentes de tránsito pueden prevenirse. Los gobiernos tienen que adoptar medidas para abordar la seguridad vial de una forma integral, lo que requiere de la participación ciudadana y la participación de muchos sectores públicos (transportes, policía, salud, educación, etc.) y velar por la seguridad de las calles y los caminos, los vehículos y los propios usuarios de la vía pública.

Entre las intervenciones eficaces cabe mencionar el diseño de una infraestructura más segura y la incorporación de elementos de seguridad al decidir el uso de la tierra y planificar el transporte; el mejoramiento de los elementos de seguridad de los vehículos; y la atención mejorada de las víctimas inmediatamente después de los accidentes de tránsito.

 Resultan igualmente importantes las intervenciones centradas en el comportamiento de los usuarios de la vía pública (estudio criminológico), como el establecimiento y cumplimiento de leyes relacionadas con los factores de riesgo fundamentales y la concientización en torno a estos. Se describen a continuación algunos de estos factores:

Velocidad excesiva.- El aumento de la velocidad promedio se relaciona directamente con la probabilidad de que ocurra un accidente de tránsito y con la gravedad de las consecuencias de este. He aquí algunos datos sobre el particular:

Un peatón tiene un 90% de probabilidades de sobrevivir a la embestida de un vehículo que viaja a 30 km/h o menos; pero esa probabilidad es menor del 50% cuando el impacto se produce a 45 km/h o más.

El límite de velocidad de 30 km/h puede disminuir el riesgo de accidentes y se recomienda en zonas frecuentadas por usuarios vulnerables de la vía pública (por ejemplo, las zonas residenciales y los alrededores de las escuelas).

Además de reducir los traumatismos por accidentes de tránsito, circular a una velocidad baja puede tener otros efectos positivos sobre la salud; por ejemplo, la disminución de los problemas respiratorios relacionados con las emisiones de los vehículos.

Conducción bajo los efectos del alcohol.- Conducir cuando se ha bebido aumenta el riesgo de un accidente y las probabilidades de que este ocasione la muerte o traumatismos graves.

El riesgo de verse involucrado en un accidente de tránsito aumenta considerablemente cuando la alcoholemia pasa de los 0,004 g/dl.

Las leyes que prescriben un límite de alcoholemia de 0,05 g/dl o inferior logran reducir eficazmente el número de accidentes de tránsito relacionados con la ingestión de bebidas alcohólicas.

El establecimiento de puestos de control y la verificación aleatoria de la alcoholemia mediante la prueba del aliento puede dar por resultado la disminución de los accidentes relacionados con el alcohol hasta un 20% y se ha comprobado que son muy rentables.


Continuará...

No hay comentarios:

También te puede interesar