Dieta y agresividad.



Por Wakinaki Pl Cádiz

Algunas investigaciones han estudiado la influencia que puede tener la alimentación en la conducta e general y sobre la conducta delictiva o agresiva en particular. Se ha encontrado que existe una especial influencia de algunos alimentos obre la conducta, que se puede manifestar en forma de desórdenes conductuales o de reacciones alérgicas que pueden dar lugar a desórdenes conductuales. Dietas ricas en estos productos pueden favorecer un aumento de la agresividad.

Existen varias hipótesis para relacionar estos alimentos con la conducta agresiva. Una de ellas es que algunos de estos productos (como los huevos, el pescado o ciertos tipos de carne) contienen algunos aminoácidos necesarios para la producción biológica de tres tipos de neurotransmisores nerviosos que participan en la inhibición de los comportamientos agresivos. 

Por tanto, la carencia de estos productos alimenticios podría facilitar indirectamente una menor producción de las sustancias inhibidoras, y consecuentemente, una mayor agresividad. Una segunda hipótesis ha relacionado el consumo de carbohidratos refinados con la hipoglucemia, entre cuyos síntomas se encuentra el nerviosismo, la depresión y las conductas destructivas. Por último, se ha argumentado la posible relación que existe entre el consumo de ciertos productos como los colorantes, los aditivos, la cafeína y la feniletilamina (chocolate) con la generación de procesos alérgicos que pueden desembocar en comportamientos de hiperactividad, hostilidad y agresividad.

No hay comentarios:

También te puede interesar