¿SE UTILIZA BIEN EL LENGUAJE EN LOS MASS MEDIA?

Ana Quevedo

Periodista de Sucesos y Tribunales. Licenciada en Criminología y profesora de Lengua/Literatura e Historia de las Civilizaciones

¿SE UTILIZA BIEN EL LENGUAJE EN LOS MASS MEDIA? (I)


Si habláramos de fútbol, ¿podríamos confundir un penalti con un córner? En ocasiones la información que sale en los Mass Media sobre sucesos, noticias de tribunales o criminalidad en general es, terminológicamente, incorrecta. Por varias razones, pero la principal es por una falta (incluso carencia) de formación y conocimiento en la materia por parte de los reporteros. En este post, haré (de forma breve, como siempre) una distinción y explicación de varios conceptos que se utilizan diariamente en periódicos, televisiones o radios de todo el mundo y cuya utilización no es la más acertada. La labor principal de los Mass Media es la de contar la verdad, así como la transmisión del conocimiento, por lo que no se pueden transmitir conceptos o informaciones erróneas.

Algunos de esos conceptos son:

EMERGENCIA: Se trata de un episodio adverso natural que afecta a una colectividad y cuyas consecuencias superan la capacidad de respuesta de los servicios habituales de urgencia, por lo que requiere de una intervención coordinada de los diferentes servicios de protección plasmados en planes de emergencia. Las emergencias siempre conllevan acciones urgentes. Un ejemplo de una emergencia fue el caso de las inundaciones del camping Virgen de las Nieves en Biescas (Huesca, España) en 1996, donde en sólo 2 minutos murieron más de 86 personas y hubo más de un centenar de heridos.

URGENCIA: Se trata de un suceso indeseable que surge de manera súbita e indeseable y que requiere de una acción inmediata para evitar el peligro en la salud humana. Se trata de sucesos o situaciones, no tipificados como de riesgo de emergencia pero que sí que suponen peligro, daño o pérdida para los afectados. Por ejemplo, cuando se movilizan medios médicos especiales (como helicópteros) para evitar más fallecidos.

CATÁSTROFE: Se trata de un fenómeno imprevisto que afecta a una colectividad de forma global, incluidos sus respuestas institucionales. Como los terremotos que destruye lugares y causan miles de muertos o el caso del Tifón de Filipinas (en el que han muerto más de 4.000 personas, más de 18.000 heridos, 10,3 millones de afectados y miles de kilómetros, incluso pueblos están destrozados). En las catástrofes, el gobierno en cuestión hace un llamamiento internacional para pedir ayuda urgente e inmediata, ya que en las catástrofes durante los primeros momentos no podrán contar con la ayuda institucional (se ha podido ver afectada) por lo que deberán hacer frente a las consecuencias del fenómeno con sus propias fuerzas.

URGENCIA-EMERGENCIA SOCIAL: Este tipo de situación es reciente y hace referencia a una urgente atención a colectivos vulnerables. Los ataques incesantes y diarios a un lugar concreto, además de provocar centenares de muertos, provoca que la población se encuentre en una situación muy crítica ya que el acceso de ayuda humanitaria está restringido por lo que necesitan de una ayuda urgente por la situación de emergencia social crítica. (como ejemplo, cualquier conflicto bélico)

DESASTRE: hace referencia a que toda una población de forma indiscriminada se ve afectada por hechos repentinos (pero en cierto sentido evitables) por lo que la vida social cotidiana se ve alterada. En los desastres, los sistemas de respuestas institucionales, públicos y privados pueden quedar indemnes o pueden ayudar a la colectividad afectada. Es el caso del Prestige, las ayudas al sector pesquero se otorgaron pero se entregaron con excesiva demora; así como la responsabilidad, ya que tras pasar 13 años desde que ocurrió la mayor tragedia medioambiental y tras la celebración, recientemente, del juicio NO hay ningún responsable[1]

Nota: la foto que acompaña este post corresponde al Tifón de Filipinas (noviembre 2013)

[1] 
Más información sobre el caso Prestige: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/11/12/galicia/1384286434_974845.html

¿SE UTILIZA BIEN EL LENGUAJE EN LOS MASS MEDIA? (II)



¿Por qué es importante hacer una distinción conceptual entre los conceptos de Emergencia, Desastre y Catástrofe? Es necesario realizar una distinción conceptual ya que dependiendo de cada situación, las consecuencias y los efectos 'a posteriori' son diferentes, así como la gravedad e identidad de cada situación . Como hemos explicado en el post I, Emergencia hace referencia a un episodio adverso natural que afecta a una colectividad y cuyas consecuencias superan la capacidad de respuesta de los servicios habituales de urgencia; mientras que el Desastre se refiere a toda una población de forma indiscriminada se ve afectada por hechos infautos por lo que la vida social cotidiana se ve alterada. Por último, la catástrofe es un fenómeno imprevisto que afecta a una colectividad de forma global, incluidos sus respuestas institucionales. Sin duda, esta última situación es la más grave ya que, a diferencia de la emergencia y el desastre, las víctimas de las catástrofes no pueden contar en un primer momento con la ayuda internacional o de otro tipo, por lo que se encuentran más indefensos y tienen que arreglárselas para salir adelante contando únicamente con sus propios medios 

¿Cuáles son las reacciones emocionales más importantes que pueden darse en los sujetos a corto, medio y largo plazo? 

Durante las primeras 72 horas (corto plazo), los síntomas que aparecen suelen ser: 

· Crisis emocionales 

· Las víctimas se sienten asustadas, confundidas y sin ganas de hacer cosas. Están en estado de shock. Pueden sentir ansiedad o angustia.
 

· Existe excitación aumentada o 'parálisis' por el temor.
 

· Existe deseo y a la vez temor de conocer la realidad 

· Las personas tienen dificultad para aceptar depender de otros, así como la situación crítica en la que se encuentra.
 

· Se puede dar inestabilidad afectiva con crisis nerviosas.
 

· Ocasionalmente puede presentarse un estado de confusión aguda. 

Durante el primer mes (medio plazo):
 
Las víctimas sienten pena y miedo, nerviosismo y tristeza.
 
Aparece el duelo ante la pérdida de familiares cercanos o amigos.
 
Se pueden producir síntomas orgánicos como: taquicardia, tensión muscular, temblor de manos o piernas.
 
Surge la preocupación exagerada, irritabilidad, inquietud motora, alteración en conductas diarias, pérdida del sueño y apetito.
 
Se pueden producir problemas en las relaciones interpersonales y en el
laboral. 

Durante los dos o tres primeros meses (largo plazo): 

· La ansiedad se va reduciendo.
 

· Existe tristeza que persiste por más tiempo.
 

· Algunas víctimas pueden sentir tristeza o ansiedad pero las pueden ocultar bajo conductas de agresividad (discusiones con familiares) o con conductas evasivas (como consumir bebidas alcohólicas o drogas)
 

· Algunas personas pueden sentirse desmoralizadas ante las dificultades de adaptación o porqué no llegan las ayudas prometidas. 

A partir de los tres meses de ocurrido:
 

· Existe una disminución progresiva de las manifestaciones descritas anteriormente. Por ejemplo, la tristeza que se va aliviando y sólo reaparecen, temporalmente, en fechas especiales. Aunque, pueden existir señales como: 

· Duelos o pérdidas que no se superen. 

· Riesgo de suicidio. 

· Síntomas tardíos como fatiga crónica, inhabilidad para trabajar, desgano, constante, dificultad para pensar claramente, síntomas gastrointestinales. 

Si nos centramos, en la catástrofe, desastre y emergencia sus reacciones más concretas son: 

CATÁSTROFE: Las consecuencias psicosociales que puede conllevar una catástrofe se pueden alargar en el tiempo. Por eso a medio y largo plazo, los individuos experimentarán disturbios psicológicos, como pesadillas, flashbacks o repeticiones, lloros incontrolables, etc., que pueden constituir el síndrome del estrés post trauma. 

DESASTRE: puede afectar no sólo a nivel externo si existen pérdidas materiales, de bienes e incluso del estatus, pero también al nivel interno ya que aparece los siguientes síntomas: ansiedad continua, miedo, elaboraciones de duelo si se han producido pérdidas humanas, así como cambios en el sistema de creencias y valores. A medio y largo plazo, los individuos experimentarán también, disturbios psicológicos, como pesadillas, flashbacks o repeticiones, lloros incontrolables, etc., que pueden constituir el síndrome del estrés post trauma. 

EMERGENCIA: crisis, ansiedad, estrés y miedo son los síntomas más comunes. A corto plazo, pueden adoptar un comportamiento inmediato inadaptado que se suele presentar bajo la forma de agitación psicomotriz incoordinada como correr, no saber dónde se va, etc., o también, a través de una cierta agresividad, o de un gesto suicida o de una actitud de estupor. De estos primeros síntomas pasan a episodios de sentimientos de shock, de no creencia, de confusión, no ayuda y vulnerabilidad. También se pueden incluir altos niveles de miedo, respuestas de evitación, enfados, rabia y sentimientos de autoculpabilidad. 
Y a medio y largo plazo, las víctimas experimentarán también, disturbios psicológicos, como pesadillas, flashbacks o repeticiones, lloros incontrolables, etc., que pueden constituir el síndrome del estrés post trauma. 

Las reacciones emocionales a medio y largo plazo en las tres situaciones anteriores son similares. 

Nota: la foto que acompaña este post corresponde al Tifón de Filipinas (noviembre 2013)

No hay comentarios:

También te puede interesar