PROPUESTA DE METODOLÓGIA PARA LA INSPECCIÓN E INVESTIGACIÓN EN VEHÍCULOS CONSIDERADOS COMO LUGAR DE LOS HECHOS, LUGAR DEL HALLAZGO O COMO ENLACE EN HECHOS PRESUNTAMENTE DELICTIVOS. (Primera parte)

Por el Lic. Mario Murrieta Fournier.

Cuando hablamos de Lugar de los hechos o escena del crimen, básicamente, nos referimos a toda aquella área, espacio físico o lugar donde se ha cometido una conducta o hecho presuntamente constitutivo de un delito que va a requerir de la intervención policial y la realización de labores técnico-científicas para su investigación. Es el sitio físico donde ocurre la totalidad de los eventos a investigar, como: Vía pública, inmuebles, vehículos, etcétera.

Se entiende por lugar del hallazgo, al sitio físico donde se localiza el elemento indiciario de mayor relevancia y donde se da el desarrollo principal de los hechos, como: Lugares abiertos (Terrenos baldíos, caminos, etcétera) y/o lugares cerrados (Vehículos, inmuebles, etcétera).

También se entiende como lugar de enlace, en los casos de secuestro, al lugar o lugares físicos utilizados para el traslado de la víctima a un sitio distinto de donde se le privo de la libertad, o bien, permaneció cautiva: caminos, carreteras, inmuebles, vehículos, etcétera.

Analizando cada una de estas definiciones podremos darnos cuenta que los vehículos pueden, en un momento determinado ser considerados como lugar de los hechos, lugar del hallazgo y como enlace, aunado a ello si tomamos en cuenta las características propias de los mismos vehículos se determinara que su procesamiento técnico-científico sea, si no diferente a los aplicadas a los otros lugares, si se requiere que sean tratados de una manera sui generis.

DE LA PROTECCION Y LA PRESERVACION

Como primer paso, es imprescindible y de vital importancia preservar los vehículos como el lugar de los hechos, lo cual consiste en no alterarlo, con dos objetivos esenciales: 

a) El objetivo inmediato, que busca conservar en su sitio original cada uno de los indicios o evidencias, tanto en las zonas cercanas al sitio en que se encuentre el objeto que se considera principal, o bien alrededor, sobre y por debajo de un cuerpo, en caso de haber cadáveres, como objetos que se localicen en la escena del delito; y otro,

b) El objetivo mediato, que establece las condiciones para reconstruir lo sucedido y determinar la verdad histórica con tanto apego a la realidad como sea posible, identificando al o a los posibles autores del mismo. 

Como todos sabemos si este primer paso no se lleva a cabo correctamente, se produce alteración, pérdida o desplazamiento de indicios o evidencias que conducirán a resultados equivocados, por lo que es necesario insistir en que todos los indicios o evidencias deberán ser interpretados en relación con el lugar de los hechos y/o del hallazgo. 

Para realizar una efectiva preservación de un vehiculo considerado como lugar de los hechos, lugar del hallazgo o como enlace, se deberán emplear las técnicas adecuadas de acordonamiento, lo cual de¬penderá de cada caso en particular.

La acción de preservar un vehiculo considerado como lugar de los hechos, lugar del hallazgo o como enlace, a cargo del personal de la policía, o de cualquier unidad de primer contacto no sólo consiste en acordonar, sino en impedir que: 

a) Otras personas deambulen innecesariamente por el lugar. 
b) Se manipulen objetos que pudieran servir de indicios o evidencias. 
c) Alguien toque los cuerpos o restos humanos. 
d) Se contaminen objetos en que pudieran encontrarse huellas dactilares. 
e) Se toquen objetos sin el permiso del personal que resguarda el lugar. 
f) Se desechen objetos que pudieran tener relación con el hecho.

La tarea de preservar se debe llevar a cabo en tanto el personal especializado no haya comenzado el estudio del lugar, es decir, procese los indicios o evidencias.

En el caso de que hubiese duda sobre la implicación de un vehículo abandonado en un hecho presuntamente delictivo, todas las verificaciones relativas que se tuvieran que realizar, como comprobar documentación o llevar a cabo un examen superficial del interior, se realizarán con guantes de protección, manipulando lo mínimo imprescindible y por aquellas partes no tocadas habitualmente (esquinas, bordes, entre otros). Teniendo mucho cuidado con los objetos y posibles indicios y evidencias que se encuentran en el piso, se recomienda que una vez fijadas y levantadas estas, se inicie con la observación del vehículo

Esta actuación debería realizarse como norma general para las comprobaciones rutinarias de cualquier vehículo, con independencia de que esté presuntamente implicado en presuntos delitos.

Dimensión propuesta para el acordonamiento para vehículos 

No hay una norma que defina exactamente qué área se va a acordonar; sin embargo, en la práctica, dependerá del estudio preliminar del lugar donde se encuentre el o los vehículos considerados como lugar de los hechos, lugar del hallazgo y como enlace, El área ideal será la que esté más cerca de donde se encuentre la mayoría de los indicios o evidencias.

Cuando el o los vehículos aparezcan de forma aislada, es decir, cuando no formen parte del lugar del hecho, por ejemplo: en el caso de abandono del vehículo después de la huida tras de ser cometido el hecho presuntamente delictivo, se considerarán de forma individual estableciéndose un círculo en torno al mismo de unos 25 metros de radio.

Cuando se trate de un accidente de tránsito se acordonara la zona en un radio de 50 metros, en virtud de que por las mismas leyes de la Física es posible que cualquier indicio o evidencia sea despedido, por el impacto, fuera del mismo vehículo. 

Continuará…….

No hay comentarios:

También te puede interesar