LA CURIOSIDAD MATÓ “AL CASO”


Por Juan Luis Segado

Cuando se produce un hecho delictivo las primeras pautas a adoptar tanto por los primeros cuerpos policiales en llegar como por los ciudadanos debe ser la de preservar la escena del crimen. Aunque estas palabras son olvidadas cuando dentro de cada persona sale ese Sherlock Holmes hambriento y pañuelo en mano termina por coger el arma del crimen o tocar cualquier otro elemento.

“La mejor actuación es que parezca que nunca estuvimos allí”

Para no dificultar o imposibilitar la resolución del hecho delictivo, las recomendaciones a seguir son:

- Asegurar, preservar y proteger el lugar de los hechos hasta la llegada de las Unidades Especializadas de Policía Científica.

- Acotar la zona lo más ampliamente posible, entre 25-50 metros.

- Establecer pasillos de acceso, entrada y salida, los cuales no serán los “naturalmente” usados.

- Fijar un punto de reunión fuera de la zona acordonada.

- Asegurar la identificación de testigos, personas implicadas y personal actuante (policial, médicos, bomberos, etcétera).

- No tocar nada de la víctima ni del lugar, ni dejar ningún objeto personal en la escena.

- Abandonar el lugar de los hechos por el mismo lugar de acceso y permanecer en una zona externa hasta que lleguen las unidades policiales.

- Advertir a otras personas que no toquen nada y no entren al lugar de los hechos.



Ayuda mucho quien estorba poco. Anónimo.

No hay comentarios:

También te puede interesar