SUICIDIOS: Tipos y clasificaciones

SUICIDIOS: Tipos y clasificaciones

Por Wakinaki PL Cádiz

Aunque en la sociedad en que vivimos ya estamos acostumbrados prácticamente a todo, el tema de hoy me sigue pareciendo digno de destacar. ¿Qué pasará por la cabeza de una persona para querer quitarse la vida? Con los dos artículos de hoy repasaremos la tipología de suicidios y las circunstancias que pueden rodear a los mismos. Como digo, quitarse la propia vida. LA VIDA, ¡LO MÁS GRANDE QUE EXISTE! Así somos los seres humanos. Saludos Wakinaki PL Cádiz

SUICIDIOS: Tipos y clasificaciones (1ª parte)


Para Durkhein (1897), uno de los principales estudiosos del  fenómeno, habría tres formas de suicidio desde un punto de vista sociológico:
- el “egoísta”: por defectos de integración social, aislamiento, soledad, conducta centrada en sí mismo, agresividad.
- el “anómico”: que se da cuando las sociedades entran en crisis, cuando se rompe el equilibrio entre el individuo y la sociedad, es el balance existencial negativo.
- el “altruista”: cuando el cuerpo social dicta e indica el suicidio (terroristas y kamikazes por ejemplo)
Desde el punto de vista psiquiátrico habría suicidios cometidos por sujetos normales y suicidios patológicos cometidos por enfermos mentales (fundamentalmente depresivos graves y psicóticos) que constituirían más del 80 % de los suicidios. El 90% de quienes se quitan la vida tienen algún tipo de trastorno mental (LANCET abr 09). En adolescentes hay estudios que demuestran la coexistencia de depresión y trastornos de ansiedad en el 95% de ellos en el momento de intentar suicidarse.
La suicidabilidad se puede clasificar en  activa y pasiva. La suicidabilidad activa se referirá a  las conductas directas encaminadas a la autodestrucción: tentativas, automutilaciones,  suicidio consumado. La pasiva incluiría las conductas indirectas: conductas de riesgo, toxicomanías, la falta de autocuidados en enfermos graves, en suma: el desinterés por vivir.
Es claro que no hay “suicidio” sino “suicidios”. Como tampoco se puede establecer una sola causa sino múltiples causas en cada caso. En muchos países se realiza sistemáticamente la autopsia psicológica en cada uno de los casos consumados. Se trata del estudio retrospectivo del autor y sus circunstancias para esclarecer que ocurrió. Se sabe que el 40% de los suicidas acudió al médico en la semana anterior.

*****************************************************


SUICIDIOS: Circunstancias en las que tiene lugar el suicidio (2ª y última parte)



Continuación del post publicado en este Blog hace unas horas:

——————————
-Condicionantes externos: por circunstancias adversas,  como el llamado “suicidio por balance” (el sujeto hace un balance negativo de su existencia, como en ruina económica por ejemplo) Suicidios de inducción ritual (comunidades fanáticas o religiosas), de inducción emocional (por la pareja)
-Condicionantes internos: suicidios patológicos, enfermos depresivos, psicóticos, toxicómanos. Enfermos orgánicos o con diagnósticos graves. Sentimientos de culpa, pulsiones inconscientes autodestructivas o extrapunitivas (suicidios que suponen una agresión al medio)
Las experiencias adversas en la infancia aumentan el riesgo de suicidio en la edad adulta de 2 a 5 veces, así como el suicidio de familiares cercanos.
Se habla de factores precipitantes en relación a las circunstancias que ocurren en los momentos previos y a las que puede atribuirse una relación causal: desengaños amorosos, ruinas económicas,  conflictos familiares, conyugales, detención, etc. También los crímenes: cada vez se ven más los casos de asesinato-suicidio.
La población de presos es considerada población de alto riesgo en materia de suicidio, las tasas de suicidio en cárceles y prisiones han aumentado en los últimos años. (Eu Psy Press, 2003)
Hay que diferenciarlo de la Eutanasia, legal en algunos países del norte de Europa, como muerte asistida, libremente elegida y en circunstancias de enfermedad dolorosa e irreversible. La eutanasia legalizada tiene un control judicial de cada caso y una reglamentación específica.
Además del suicidio ampliado del que se trató en el capítulo de las depresiones, otro fenómeno a tener en cuenta es lo que se ha dado en llamar “suicidio a manos de otros”: cuando alguna persona  provoca  a alguien -mas fuerte, armado, etc.-  de forma consciente o inconsciente,  para que le mate.
En España, desde el punto de vista criminal existe el delito de inducción y asistencia al suicidio (Artículo 143 del Código Penal) castigado con penas de prisión. Existiendo también la posibilidad de proceso judicial, cuando un enfermo se suicida, a instituciones, hospitales, médicos y familiares, por negligencia u omisión del deber de cuidados y vigilancia.

1ª parte
2ª parte

Admin. JACE

No hay comentarios:

También te puede interesar