DISPOSITIVOS DE PRUEBA ANTROPOMÓRFICOS


Por el Lic. Mario Murrieta
Para saber cómo responderán los vehículos nuevos ante un accidente de tránsito y, sobre todo, que pasara con sus ocupantes durante el mismo, existen laboratorios dedicados a realizar todo tipo de pruebas para medir lo relativo a la seguridad del vehículo y de sus ocupantes.
En estos laboratorios, los vehículos son expuestos a prueba en distintos escenarios, reproduciéndose así, choques frontales, laterales y posteriores; incluyendo su aplastamiento total para conocer la resistencia del material con que se construyeron, si estos materiales corresponden a las especificaciones que para su construcción establecen las normas oficiales y sobretodo el determinar que lesiones pueden ocurrir al conductor y a sus acompañantes al momento de la colisión.
En cada uno de estos experimentos se utilizan los llamados DISPOSITIVOS DE PRUEBA ANTROPOMÓRFICOS,  “MANIQUÍES DE PRUEBAS “, O “DUMMIES”, los cuales imitan a la perfección las dimensiones, proporciones de peso y movimiento del cuerpo humano.
Al igual que un maniquí de moda, el “DUMMIE” se ve como un ser humano, pero sus perfecciones  más que  a flor de piel consisten en instrumentos de alta tecnología.   
Estos Dispositivos se cargan con una instrumentación sofisticada para conocer el comportamiento del cuerpo humano en un  accidente y saber los fenómenos que experimenta con:
  1. La aceleración, la velocidad y gravedad.
  2. La desaceleración en el momento del  impacto,
  3. La fuerza del impacto, y
  4. Los diversos movimientos y deformaciones de torso y las extremidades.

Los resultados de estos experimentos o valores de seguridad son estandarizados a fin de que sean usados en todo el mundo.
Los “DUMMIES” pueden ser adaptados y reutilizados muchas veces, pero su capacidad para responder con todas las complejidades del cuerpo humano siempre se está perfeccionando.
Historia
Antes de 1940, para realizar las pruebas de seguridad en los vehículos comerciales, los ingenieros de seguridad utilizaban cadáveres. Los resultados no eran del todo satisfactorios porque si bien se podían observan las lesiones en cuerpos reales, estos cadáveres, por razones obvias, carecían de movilidad y de flexibilidad.
Los “DUMMIES” fueron desarrollados en 1949 bajo contrato con la Fuerza Aérea de EE.UU. para probar los asientos eyectables de aeronaves;  Estos asientos eyectables fueron montados en trineos propulsados por cohetes sobre rieles. Al primero de estos Dispositivos se le bautizo con el nombre de  “SIERRA SAM”, el cual parecía a la media de los hombres adultos con un peso estadísticamente correcta y miembros articulados, sin embargo  la columna vertebral y el cuello los tenia rígidos, lo que dificultaba la evaluación de las posibles lesiones en la cabeza.
En 1952, se fabricó otro “DUMMIE” al que llamaron  “MARK 1” el cual se realizó a partir de un molde de yeso de un hombre vivo,  este maniquí marcó una gran mejora dentro de las técnicas. Su cráneo alojaba sensores para medir la aceleración y la fuerza del impacto, y fue fabricado de dos piezas de aluminio.
“MARK1”  consistió en una serie de articulaciones tipo bola y cavidad con espaciadores para simular el rango de movimiento de la columna vertebral real. El maniquí también tuvo una serie de costillas de tubos de acero, piel de vinilo, pero tenia las extremidades rígidas.
Fue hasta 1956 cuando se crearon nuevos dispositivos, por primera vez se crearon nuevos modelos con diferentes tamaños y pesos, se modificaron y se perfeccionaron los instrumentos necesarios para medir un rango seleccionado de movimientos y fueron utilizados para probar la seguridad del tractor, los trajes de los hombres rana bajo el agua, el vuelo y los aspectos de seguridad de las investigaciones espaciales para la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA).
Continuará…

ADMIN JACE.

No hay comentarios:

También te puede interesar