DISPOSITIVOS DE PRUEBA ANTROPOMÓRFICOS (2)


Por el Lic. Mario Murrieta

Los nuevos programas espaciales motivaron a la creación de nuevos diseños de “DUMMIES”, los cuales sirvieron para evaluar los efectos del empuje del cohete en los astronautas sujetados en los asientos de las cápsulas espaciales; estos nuevos programas espaciales  establecieron mancomunidades entre diferentes países, y es así como los programas espaciales estadounidenses y europeos financian la invención del “DUMMIE” de Investigación llamado GRUMMAN - ALDERSON (GARD).

El problema al que se enfrentaron los estadounidenses y los europeos era el de  que el asiento y el astronauta no se desplazaran fuera de su lugar al momento del empuje del cohete, ya que esto sucedía cuando el  astronauta sentado no estaba perfectamente alineado con la dirección del mismo empuje. GARD fue un importante paso tecnológico debido a que los procesos de la localización del centro de gravedad y la evaluación de los fenómenos que ocurrían con la inercia (la tendencia a girar con la aceleración). GARD todavía se utiliza para probar los asientos eyectables  de los aviones ya que los asientos restringen los rangos de movimiento en este “DUMMIE” y los ingenieros los usan para medir las rotaciones, la aceleración y las tensiones que pueden existir entre el hombre y el asiento.

Fue hasta 1966 cuando la industria de la aviación civil, la aeronáutica militar, y el programa espacial llevó al desarrollo de estos dispositivos de prueba.

La industria del automóvil se convirtió en la fuerza impulsora en el desarrollo de los “DUMMIES”, ya que ese año se hizo hincapié en la necesidad de realizar mejoras en los sistemas de retención de los vehículos (Cinturones de seguridad) a fin de evitar lesiones en la columna vertebral, la pelvis y la cavidad abdominal, tanto del conductor como de los pasajeros.

Los modelos matemáticos y los experimentos con rangos separados de los cuerpos de los “DUMMIES” mostraron que los movimientos podrían ser simulados con conexiones flexibles, así efectos como el latigazo cervical pudieron ser estudiados. Las pruebas de cinturones de seguridad de regazo se concentraron en los  estudios de las lesiones de la pelvis, pero el desarrollo del arnés de hombro requería que el “DOMMIE” estuviera dotado de un esternón, clavículas y hombros artificiales con el fin de estudiar las lesiones. El maniquí aprovechado estaba equipado con un saco visceral instrumentado que imitaba los movimientos de los órganos internos. La instrumentación también se instaló en los muslos, el pecho y la cabeza por lo que los movimientos más complicados y la fuerza aplicada sobre los cuerpos podrían ser estudiados.

Antes de 1970, era evidente que el tamaño adulto de un “DUMMIE” masculino no representaba con precisión las proporciones más pequeñas de los niños y las mujeres, de hecho por falta de estudios, algunas lesiones en los menores estaban siendo causados ​​por los propios cinturones de seguridad  y por los arneses instalados en los vehículos y que eran considerados como seguros para adultos. Un modelo masculino más grande y el primer maniquí femenino se produjeron en 1970 y fueron nombrados SIERRA STAN y SUSIE.

Ese mismo año se añadieron a la familia “DUMMIE”  a SIERRA SAMMY (representaba a un niño de seis años de edad) y la SIERRA GIRL (representaba a una niña de tres años). Ninguno de los Nuevos “DUMMIES” tenían una excelente la distribución de su peso, pero por lo menos estaban representados los menores y se realizaron con ellos pruebas por primera vez.

El problema con la evaluación de las lesiones de los niños en un accidente de tránsito se complica por el hecho de que muchos niños resultan heridos o muertos,  en virtud de que viajan de pie o van sentados de manera no convencional sin utilizar el cinturón de seguridad, por lo que  la gama de movimientos e impactos potenciales son, por lo tanto, mucho más variables para los niños. Ante tal situación, en la década de 1970 y  hasta la de 1990, se siguió con el rediseño en la construcción de “DUMMIES NIÑOS” con la intención de buscar mejores resultados en las de pruebas de choque.

A este le siguió ya en 1972 el HYBRID II que mejoraba las cualidades de su antecesor y simulaba mejor el comportamiento del cuerpo humano. A pesar de este avance en el desarrollo de “DUMMIES” estos modelos resultaban muy simples y se limitaban al empleo para ensayos de diseños de cinturones de seguridad.

En 1976, la compañía General Motors produjo un nuevo modelo de “DUMMIE”  el HYBRID III aportando modelos masculinos, femeninos y de niños y bebés. Cada uno de ellos es calibrado en diferentes pruebas antes de someterlos a los ensayos de choques.

Al HYBRID III hay que sumarle el EUROSID elaborado finales de la década de 1980, un “DUMMY” especialmente diseñado para pruebas de impacto lateral ya que el HYBRID III no incorpora sensores para ese fin.

Actualmente el estos dos modelos forman parte de la última generación de “DUMMIES” empleada actualmente para pruebas de impactos aportando los datos necesarios sobre las lesiones y cargas sufridas gracias a una serie de sensores repartidos por toda su anatomía.


Muchas gracias.

No hay comentarios:

También te puede interesar