CRIMINOLOGÍA EN ESPAÑA


CRIMINOLOGÍA EN ESPAÑA (I)

Por Lic. Ana Quevedo.  Periodista de Sucesos y Tribunales. Licenciada en Criminología y profesora de Lengua/Literatura e Historia de las Civilizaciones.
En España empezó siendo un título propio, pero en poco tiempo se convirtió en una licenciatura de segundo ciclo y desde hace un par de años ya es Grado universitario. Optar por los estudios de Criminología es, por lo menos en la Universidad de Alicante (UA), una de las carreras universitarias más demandadas en los últimos años. Pero la realidad choca con la propia realidad (contradictorio) ya que, hoy por hoy, el futuro profesional del criminólogo en España es una verdadera incógnita. El perfil profesional del criminólogo no existe como tal en España, sin embargo cuando una persona dice que es criminólogo tiene una aceptación social positiva, incluso relevante. Pero cierto es que la mayoría (no todos) de los ya licenciados en Criminología en España optaron por estos estudios como especialización, como un complemento a su profesión inicial. Centenares de policías, abogados penalistas, psicólogos, jueces, fiscales, trabajadores sociales incluso periodistas pasan cada año por las aulas de las diferentes universidades españolas donde se imparte Criminología. Pocos de los docentes que imparten Criminología son criminólogos y teóricos de la Criminología (a excepción de algunas figuras como Vicente Garrido Genovés o Carmelo Hernández, entre otros), sino catedráticos de Derecho o profesores asociados de Psicología y Sociología.

Hay un sector que señala que la elevada demanda por estudiar Criminología se debe a la avalancha de series policíacas televisivas. Sin embargo, la figura del criminólogo es mucho más que un simple policía que investiga un crimen, más bien esa no es su función principal. El criminólogo ve más allá del delito, lo visualiza a priori y crea medidas para prevenirlo, incluso erradicarlo. La Criminología es una ciencia que mezcla varios conocimientos: el derecho, la psicología y, sobre todo, la Sociología; tres materias esenciales en el funcionamiento social y que, desgraciadamente, la Administración Pública no la tiene en cuenta para cuestiones de criminalidad o delincuencia. Solo un dato: en cuatro años solo se ha creado una plaza pública de criminólogo (fue para el Ayuntamiento de Benidorm, un municipio de la provincia de Alicante).

Y ¿para qué sirve un criminólogo (se preguntarán los que lean este post y que no sean criminólogos)? El criminólogo es una persona polifacética y multidisciplinar, que le gusta conocer y saber. Su labor principal es el diseño de Políticas de Seguridad Pública, así como la investigación de las tasas de delincuencia y problemas sociales (entre otras muchas funciones).

En los últimos meses están surgiendo con fuerza diversas asociaciones de criminólogos en lucha del reconocimiento de la profesión. Se han puesto las bases legales para la creación de colegios oficiales, esenciales para que la profesión se regule y tenga un hueco (necesario y esencial) en esta sociedad, como ya ocurre en otros países (sobre todo en EE UU o Inglaterra).



 *******************************************************

CRIMINOLOGÍA EN ESPAÑA (II)

Por Lic. Ana Quevedo.  Periodista de Sucesos y Tribunales. Licenciada en Criminología y profesora de Lengua/Literatura e Historia de las Civilizaciones.
En las aulas de las universidades españolas hay cierto temor a terminar los estudios de Criminología. Los alumnos se preguntan que qué harán cuando terminen la carrera, cuál será su futuro laboral tras cuatro años de estudios específicos. Por ahora, poco se les ofrece más que (esperemos que pronto cambie) opositar para formar parte de algún cuerpo policial o funcionario de prisiones. Para la joven Estela Torres Rico (cursa en la actualidad el tercer grado de Criminología) el futuro es más que incierto y la ilusión de hace tres años cuando empezó a estudiar, desgraciadamente, ha dado un giro. “La mayoría de mis compañeros están pensando en la vía privada; otros en estudiar derecho y así complementar la carrera (porque por sí sola parece de poca utilidad, por lo menos en España) o bien optar por las oposiciones a policía. De manera que es una pena porque somos gente joven y preparada, pero el papel del criminólogo no está nada valorado aquí y me parece que como no nos movamos la ‘fábrica de criminólogos en paro’ no va a disminuir”, señala está joven de 22 años que estudia en la Universidad de Alicante (España).

Una de las soluciones profesionales sería un convenio con las Fuerzas de Seguridad para que policías y criminólogos pudiesen trabajar conjuntamente sin la necesidad de que los segundos fuesen policías. La vocación del criminólogo no pasa por portar un arma y patrullar las calles, sino por la investigación social, de ahí que el rechazo a las armas lleve a muchos licenciados en Criminología a desechar la opción de opositar. Además, el hándicap es que muchos policías también son criminólogos. A modo de ejemplo, cuando finalicé mis estudios nos licenciamos unas 80 personas, ninguno de nosotros (ninguno) ejercemos la Criminología sino que empleamos los conocimientos criminológicos adquiridos durante nuestra etapa de aprendizaje para aplicarlos en nuestra profesión de origen: los abogados, para temas penales; policías locales y guardias civiles, para un mejor funcionamiento de sus unidades; psicólogos, para sus casos clínicos; y los periodistas (pocos, todo hay que decirlo) para comprender mejor la crónica negra de nuestro alrededor, sus ‘por qués’ y sus ‘cómos’.

Tampoco es una idea ‘alocada’ la de pertenecer a las Fuerzas de Seguridad sin ser policía. En EEUU ocurre así y en España algún caso aislado existe (aunque es cierto que son colaboraciones esporádicas, muy puntuales para temas muy concretos). Además, las universidades están ofertando algunas de sus prácticas a los alumnos de Criminología en departamentos policiales (como es el caso de la Policía Local de Cartagena, Murcia).

Otra de las opciones es la dedicación universitaria. Un ejemplo lo tenemos en el Centro Crímina de Elche (Alicante), un centro específico para el estudio y la prevención de la delincuencia donde trabajan excelentes y reconocidos profesionales de la Criminología (juristas, criminólogos, psicólogos y policías). Les invito a que lo conozcan (www.crimina.es)

5 comentarios:

Santiago Martinez dijo...

El Grado en Criminología no tiene salida laboral. Es necesario especializarse como Perito Judicial, por ejemplo.

McDc XxX dijo...

Si hay salida laboral, puedes estar en el cuerpo policía un año y luego(por los conocimientos adquiridos) optar por volverte detective (claro que para ser detective de homicidios generalmente uno pasa por otras categorías)

Unknown dijo...

Hola mi hija quiere estudiar criminologia le conviene entrar en la policia?

floripa Sanchez dijo...

Hola mi hija quiere estudiar criminologia le conviene entrar en la policia?

floripa Sanchez dijo...

Hola mi hija quiere estudiar criminologia le conviene entrar en la policia?

También te puede interesar