PORNOGRAFÍA INFANTIL Y SU VICTIMOLOGÍA



Por Alejandro Bonilla (http://www.facebook.com/bonillahdez)

Muchos de los consumidores de pornografía infantil en Internet consideran que no causan ningún mal porque, cuando ellos acceden a estas páginas, el daño ya está hecho. Sin embargo, es preciso incidir en que existe una oferta porque hay una demanda, y los niños y niñas que vemos en la red están siendo explotados sexualmente. Aunque en el caso de Internet no exista un contacto físico.

Se calcula que dos millones de menores son explotados sexualmente en el mundo. Los principales focos son el sudeste asiático y América Latina.

Generalmente, son varios los factores que llevan a que un menor termine siendo víctima del comercio sexual. La pobreza, la desigualdad y los problemas relacionados con las deudas contraídas por los padres siguen siendo las principales causas, aunque no las únicas.

También hay situaciones en las que la víctima es engañada bajo falsas promesas de empleo o es secuestrada por mafias que se dedican al tráfico sexual infantil.

Una vez introducido en el mercado del sexo, el menor tiene cada vez mayores problemas para encontrar fuentes de ingreso alternativas, ya que la falta de formación y el estigma social que implica haber trabajado en el comercio sexual suponen grandes obstáculos para reinsertarse en la sociedad con un trabajo digno.
Una vez introducido en el mercado del sexo, el menor tiene cada vez mayores problemas para encontrar fuentes de ingreso alternativas, ya que la falta de formación y el estigma social que implica haber trabajado en el comercio sexual suponen grandes obstáculos para reinsertarse en la sociedad con un trabajo digno.

NUEVAS FORMAS DE PORNOGRAFÍA INFANTIL:

PORNOGRAFÍA INFANTIL TÉCNICA: Se altera la imagen de adultos que participan en actos sexuales para que parezcan menores. Presenta una menor lesividad porque no utiliza menores reales, pero contribuye a fomentar y normalizar el consumo de pornografía infantil. Lo mismo sucede con la literatura de sexo con menores o los enlaces que prometen contenidos de ese tipo sin que sea cierto.

PSEUDOPORNOGRAFÍA INFANTIL: Consiste en realizar fotomontajes con imágenes de menores y escenas sexuales (por ejemplo, colocar de la cara de un menor sobre imagen de un adulto). Son imágenes reales de menores, por lo que la lesividad es mayor.

PORNOGRAFÍA VIRTUAL: Creación de contenidos sexuales con dibujos, animaciones, infografías...
Suscita un hondo debate jurídico ya que no son reales pero fomenta el consumo de pornografía infantil.

DATOS ESTADÍSTICOS

Más de 4.000.000 de zonas de Internet contienen material de sexo con menores.

· Cada día se crean 500 sitios nuevos.

· Reciben más de dos mil millones de visitas anuales.

· Aproximadamente, el 60% de estos sitios son de pago.

· Alojados en países con una legislación permisiva (antigua Unión Soviética y América Latina).

No hay comentarios:

También te puede interesar