Perfiles criminales. El retrato psicológico de los delincuentes

Por Daniel O. Venturini y Osvaldo A. Cuello Videla. (Argentina)
Un perfil criminal (criminal profiling) es un retrato psicológico de un criminal. Una especie de mapa de la mente del delincuente y se realiza generalmente sobre personalidades de homicidas y violadores seriales. Siguiendo al criminólogo español Vicente Garrido Genovés, podemos definir al perfil criminal (o criminológico) como la disciplina de la ciencia forense que se ocupa de analizar las huellas del comportamiento en una escena del crimen con objeto de proveer información útil a la policía para la captura de un delincuente desconocido.
Esta técnica que vamos a intentar presentarles brevemente aquí, nació en los Estados Unidos, en la “Unidad de Ciencias del Comportamiento del FBI”. Sin embargo, no hay un acuerdo real sobre quien fue el verdadero autor de la técnica del perfil criminal; aunque es aceptado en todas las esferas criminológicas la autoría de Roberto K. Ressler; sus trabajos iniciales fueron potenciados por las ideas de John Douglas, un agente del FBI que iniciara sus intentos junto con Ressler en el estudio de las mentes criminales. Incluso no está del todo claro quien de los dos inspiró en el autor Thomas
Harris el argumento para la película “El silencio de los inocentes” ganadora de cinco Oscar de la Academia en 1988.
Según se sabe Ressler trabajó como asesor de Harris para la película, pero en el libro de John Douglas “Cazador de Mentes” (Mind Hunter: Inside the FBI’s Elite Serial Crime Unit) se lo menciona como inspirador de la misma a este último.
No obstante, tanto Ressler, Douglas y Roy Azelwood trabajaron en el FBI intentando develar la mente de asesinos sexuales a partir del estudio de las evidencias que los mismos dejaban tras sus crímenes y entrevistas personales con ellos. Entrevistaron a 25 asesinos sexuales (seriales) y otros tantos once vinculados este tipo de crimenes, e intentaron determinar las motivaciones, el porqué de sus modus operandi y como había sido el devenir de su existencia, entre otras circunstancias que los llevaran a actuar de esta manera. Buscaban un patrón de conducta y de personalidad que permitiera poder predecir la conducta de otros asesinos en casos similares.
En la actualidad, además de asesinos (seriales o no) y agresores sexuales esta técnica también se utiliza para le identificación de secuestradores, incendiarios y autores de robos y otros delitos.
Es importante señalar que generalmente se reserva la utilización de la misma para delitos violentos y de mayor gravedad dado el impacto que producen tanto para la victima como para la sociedad.
Ver artículo completo: clic aquí



También te puede interesar