domingo, 17 de marzo de 2013

HEMATOLOGÍA FORENSE



Por Alejandra Contreras
La Hematología (hema=sangre, logo=estudio), es el estudio de la sangre.
La hematología forense comprende dos ramas:
Hematología Reconstructora.
Hematología Identificadora.
 Hematología Reconstructora.
A través del estudio meticuloso de las imágenes sanguíneas se podrá obtener una información precisa de la forma en que se han producido los hechos. Se podrá determinar posición de la víctima y del agresor, los movimientos realizados en el sitio de suceso, características del traumatismo y violencia empleada, intensidad del traumatismo, arma empleada, movimientos ejecutados con ella.
En recintos cerrados se inspeccionará cuidadosamente las entradas, salidas, techos, muebles, sospechosos, cadáveres.
En recintos abiertos se puede encontrar manchas de sangre en arbustos, piedras, pastos, hojas, en la tierra, etc.
- Clasificación de Manchas Sanguíneas.-
La clasificación de manchas sanguíneas se basa en su mecanismo de producción.
1. Manchas de sangre por contacto:
El contacto puede ser simple, por ej.: las manchas de sangre de las ropas que están en contacto directo con la herida. El contacto puede ser por limpiamiento, ej.: al proceder a la limpieza de manos, armas, etc., las manchas aparecen en los objetos utilizados para ello (papeles, paños, géneros, etc.)
2. Las manchas de sangre por arrastre:
Se producen cuando la víctima se arrastra o es arrastrada.
3. Manchas de sangre por escurrimiento:
 Cuando el desplazamiento se hace sobre un soporte inclinado se forma el escurrimiento; cuando el soporte es horizontal o presenta depresiones la sangre forma charcos. El soporte puede estar constituido por el cuerpo, suelo o piso, murallas, ropas, etc.
4. Manchas de sangre por proyección:
Se producen cuando la sangre es proyectada en forma violenta sobre el soporte. Si la mancha de sangre proyectada al soporte se presenta en forma de imágenes aisladas y de disposición irregular, constituyen las salpicaduras, distinguiéndose en ellas salpicaduras gruesas y finas. En general, las salpicaduras gruesas corresponden a la contusión repetida sobre una superficie sangrante. Las salpicaduras finas se observan generalmente en la mano del suicida que se dispara sobre la sien. La rociadura se produce cuando la fuente productora se desplaza linealmente frente al soporte, ej.: herida arterial y movilización de segmentos corporales o armas ensangrentadas.
5. Manchas de sangre por goteo de altura:
Se produce al caer la gota sanguínea desde la fuente productora hasta el soporte, impulsada por la fuerza de gravedad. La imagen producida tomará caracteres especiales de acuerdo a la altura, al desplazamiento y detenciones del herido y a la inclinación del soporte. A medida que la fuente productora se va alejando del soporte, la forma de la gota sufre variaciones progresivas en su contorno; de muy poca altura el contorno es regular; a medida que se aleja, el contorno se va haciendo irregular, luego presenta salientes en forma de rayos y, posteriormente, se aprecia rodeada de gotas secundarias. El desplazamiento del herido produce un contorno especial que se acentúa con la velocidad: la gota aparece de forma ovalada y con digitaciones (pata de oso) que se acentúan transformándose en proyección.
Estas digitaciones o proyecciones indican la dirección del desplazamiento (la punta más fina y alargada de la gota muestra el lugar hacia donde se dirige el herido).
En el caso de soporte vertical, por lo general la gota será de contorno con radiaciones regulares, pudiéndose observar un escurrimiento vertical desde la gota.
6. Manchas de sangre por Impregnación:
Se produce cuando la mancha de sangre traspasa la textura del soporte. Por ejemplo, En casos de violación.
7. Manchas de sangre por Limpiamiento:
Se produce cuando hay tentativa de limpiado o se observa el enjuagado de un soporte.
- Forma y Posición de las Manchas.-
El diámetro de una mancha de sangre sólo tiene valor en la estimación de la distancia de caída cuando éste es inferior a 1,5 metros. Más allá de este valor, la variación en el diámetro es demasiado reducida como para ser confiable.
El aspecto de los bordes de la macha sólo es verdadero cuando se tienen en cuenta las características de la superficie sobre la que ha caído la sangre. Son válidas las correlaciones entre manchas desconocidas y patrones, sólo si se usan idénticas superficies de impacto. Cuando más burda y áspera es la superficie, mayor es la posibilidad de que la gota se rompa.
Cuando las gotas caen perpendicularmente sobre una superficie lisa y horizontal a una distancia menor de 50 cm. su forma es circular con los bordes lisos. Cuando la altura esta comprendida entre los 50 y 100 cm. los bordes ya se presentan en forma festoneada; a una altura entre 100 y 150 cm. los mismos son más aguzados, produciéndose proyecciones radiales (o gotas satélites) a una mayor altura.
Cuando las gotas caen verticalmente sobre un plano liso y oblicuo, las manchas se alargan, tanto más cuanto más agudo sea el ángulo de caída. Su forma, en cambio, no depende de la altura ni del volumen de la gota. La relación longitud/anchura de la gota permite calcular con aproximación suficiente cual ha sido el ángulo de caída.
8. Color de las Manchas de Sangre.-
Una mancha seca, pero relativamente fresca, es de un color rojo intenso y de aspecto brillante.
El brillo desaparece bajo la acción de la luz solar, calor y diferentes condiciones atmosféricas haciéndolas de aspecto polvoriento, deslustradas, resquebrajadas y más pálidas. Sobre tejidos, el brillo es a menudo menos visible.
 Estudio del Soporte.-
Soporte: Es toda superficie donde se encuentran las manchas de sangre (cuerpo, ropas, suelo, murallas, vidrios, etc.).
Las manchas de sangre por contacto tendrán particularidades especiales atendiendo a la permeabilidad e impermeabilidad del soporte.

 Hematología Identificadora.-
Es la rama de la hematología forense que se ocupa de identificar sangre.
Los procedimientos empleados están destinados a investigar si es sangre, a qué especie pertenece y en lo posible su individualidad.
a) Pruebas de Orientación.-
Tienen valor como ensayos de orientación, pero no aseguran la presencia de sangre. Se realizan no solamente cuando hay suficiente cantidad de muestra, para no dificultar la realización de las pruebas de certeza, especificidad y tipificación de grupo.
Los ensayos preliminares son pruebas rápidas y basadas en la actividad de la peroxidasa que posee el grupo hemo de la hemoglobina de la sangre y que, en presencia de agua oxigenada y de ciertos reactivos orgánicos dan lugar a la aparición de coloraciones o luminiscencia que orientan sobre la posible existencia de sangre en las muestras analizadas.
Si el resultado de los ensayos preliminares es negativo, la mancha no contiene sangre en cantidades detectables como para permitir su posterior análisis. Si el resultado es positivo, se requiere continuar con los ensayos para confirmar su presencia.
Dentro de los ensayos preliminares, los más conocidos son:
Investigación de la catalasa de Vandervelde o hemasa de Senter.- Conocida también con el nombre de reacción de Schoenbein, se basa en el principio en que el agua oxigenada es descompuesta fácilmente por un fermento que se encuentra en la materia colorante de la sangre. El oxígeno puesto en libertad remonta a la superficie en forma de pequeñas burbujas formando una espuma blanquecina. Este fermento se llama catalasa o hemasa.
Reacción de Thevenon-Roland.- Color violeta, da esta reacción si es positiva. Su reactivo se compone de una solución alcohólica acuosa de piramidón a las que se agregan unas gotas de ácido acético, lo que facilita la reacción (alcohol .50 gramos; piramidón 2.50 gramos)
Reacción de Adler.- Reactivo: Solución saturada de bencidina en alcohol de 96 o en ácido acético. Se utiliza agua destilada y unas gotas de agua oxigenada. Se altera pronto, siendo preferible prepararla en el momento de su uso. La coloración violeta es al instante, puesta en contacto con la sangre.
Las reacciones preliminares pueden dar falsos positivos; es decir, resultados positivos producidos por sustancias diferentes de la sangre, como por ejemplo:
Sales de cobre y níquel Interfieren sólo en soluciones concentradas. Una coloración débil aparece antes del agregado de agua oxigenada y se intensifica lentamente después del mismo. La reacción es todavía incompleta a los 15-20 minutos.
-Pruebas de la Certeza
Son ensayos específicos que certifican la existencia de sangre en la mancha investigada.
Métodos Cristalográficos.-
Consisten en la preparación y observación microscópica de cristales obtenidos por acción de ciertos reactivos sobre la hemoglobina de la sangre.
Entre los más conocidos tenemos:
1. La prueba de Teichmann.- Consiste en la cristalización característica del Clorhidrato de hematina (hemina), bajo la forma de cristales romboédricos de color café, utilizando ácido acético glacial con vestigio de cloruro de sodio. Esta prueba da buenos resultados aún con manchas antiguas y con muy pequeña cantidad de sangre.
2. La prueba de Takayama.- Es específica y esta basada en la obtención de los cristales de piridina-hemocromógeno como consecuencia de la acción del reactivo sobre la hemoglobina de la sangre, presente en la muestra.
El reactivo consiste en una mezcla de piridina, solución saturada de glucosa y solución de hidróxido de sodio. Los cristales obtenidos son de color rosado
Métodos Microespectroscópicos.-
Consiste en observar el espectro de absorción de la oxihemoglobina, con un microscopio provisto de un ocular microespectroscópico, en lugar del ocular corriente.
Cuando la muestra de sangre es fresca, el método no ofrece problemas siempre que se disponga de la cantidad suficiente; pero si la mancha es antigua, la hemoglobina se habrá transformado parcialmente en metahemoglobina, hematina y hemocromógeno. Cada una de estas sustancias da un espectro de absorción característico, dificultando la observación.
Actualmente este método ha sido desplazado por los métodos cristalográficos.
c) Pruebas de Especificidad.-
Una vez realizadas las pruebas confirmatorias de sangre, debe efectuarse la investigación del origen humano o de otra especie al cual pertenece la muestra.
Hay factores que pueden afectar la posibilidad de asegurar el origen de la sangre. Entre los más importantes son: antigüedad de la mancha, acción del sol, humedad, putrefacción desarrollo de hongos, altas temperaturas, lavado y la naturaleza de la superficie en la que se encuentra la sangre.
Existen dos formas de realizarlas:
1. Físicas o microscópicas.- La presencia de glóbulos rojos en una muestra ha sido de valor ya que el tamaño y la morfología de los mismos difieren entre ciertas especies.
Los glóbulos rojos del hombre, como los de caso todos los mamíferos, son circulares y sin núcleo, a excepción de los del camello y otros relacionados, como los de la llama, que son ovales, pero también sin núcleo.
Las aves, reptiles y peces, poseen glóbulos rojos nucleados y de mayor tamaño que el de los humanos.
Mediante estos datos es posible constatar que la sangre en cuestión no puede pertenecer a determinadas especies, quedando las mismas excluidas.
2. Biológicas o Inmunológicas.- Consiste en una reacción antígeno-anticuerpo, y como la misma se visualiza con la obtención de un precipitado, se conoce con el nombre de ensayo de las precipitinas. Desde el principio de esta centuria, se sabe que es posible distinguir la sangre de diferentes animales por medio de sueros precipitantes.
Tipificación de Manchas de Sangre.-
Tipificar una mancha de sangre, es encontrar su tipo o grupo dentro de la mayor cantidad posible de sistemas y es fundamental para llegar a la individualización.
En sangre fresca, la presencia o ausencia de un antígeno, se determina por la aglutinación o no de los glóbulos rojos puestos en contacto con un antisuero específico.
En manchas de sangre seca los glóbulos rojos están generalmente destruidos y, por lo tanto, las técnicas de aplicación directa no son aplicables; sin embargo los antígenos no se desnaturalizan inmediatamente y retienen la capacidad de combinarse con anticuerpos específicos (métodos indirectos).
Es muy probable que queden en la escena del delito manchas de sangre; si se comprueban que las mismas no pertenecen a la víctima, su estudio es muy importante para localizar al criminal. Por otra parte, si en ropas u objetos pertenecientes a un sospechoso, se encuentran manchas de sangre diferente a la suya y coincidente con la de la víctima, sería una prueba más de culpabilidad. No podrán sacarse conclusiones valederas si hay semejanza entre los grupos sanguíneos de sospechoso y víctima, ya que alegar el primero que la sangre es suya.
Los sistemas o grupos sanguíneos más aprovechables son los siguientes:
Sistema ABO: En el cual se manifiestan cuatro grupos sanguíneos: "A", "B", "AB", y "O".
Sistema MN: En este grupo se consideran tres combinaciones posibles: "MN", "M" y "N".
Sistema Rh: Los antígenos presentes en este sistema son: D, C, E, c, e, que constituyen el factor Rh (que según la combinación de sus tres alelos, será positivo o negativo).
1. Factores que Pueden Afectar los Resultados
Entre los factores que pueden influir en obtener un resultado incorrecto, tenemos: la antigüedad de la mancha, la naturaleza del sustrato sobre el cual se encuentra, las condiciones a la que estuvo expuesta, cantidad de muestra, etc.
La antigüedad de la mancha es de fundamental importancia en lo que respecta a la investigación de anticuerpos. Estos son muy poco estables, por lo que su estudio en el laboratorio debe ser lo más rápido posible.
No se deben manipular las muestras con las manos sin guantes, ya que los antígenos del Sistema ABO se encuentra, además, en las secreciones: sudor, semen, saliva, lágrimas, etc. en la mayoría de los individuos. Estos son los llamados "secretores". Solo un 20% aproximadamente no manifiestan esta propiedad, que son los individuos "no secretores".
Otro factor importante es la contaminación bacteriana de la muestra.
Desafortunadamente no todos los sistemas conocidos de agrupamiento de sangre son útiles en su aplicación forense. Algunos son inestables o se deterioran luego de varios días o semanas. Además, factores tales como el calor, luz solar directa, humedad y embalado inadecuado de la evidencia, disminuyen de una u otra forma la posibilidad de llegar a un resultado efectivo.
2. Parte o Región de donde Procede La Sangre.-
Se trata de estudiar los caracteres regionales de la sangre humana. En primer lugar se estudiará si la forma y la posición de las manchas están o no en contraposición con la explosión dada. El examen microscópico suministra a veces los escasos datos que se posee para establecer el diagnóstico regional de la sangre.
Así por ejemplo, la mancha sanguínea sea menstrual si se encuentra células epiteliales uterinas o de la mucosa vaginal. Será "epistaxis" si va acompañada de células epiteliales de pestañas vibrátiles (fosas nasales). Será "melena" cuando la sangre va acompañada de materia fecal. En la "hemoptisis" la sangre va en forma de salpicaduras muy finas, producidas por la tos. Y es "hematemesis" cuando la sangre es de origen gástrico (en ocasiones acompañadas de alimentos).
Determinar si las manchas que se encontraron son de sangre.
La apariencia de la sangre puede variar según:
• Edad‏.
• Temperatura.
• Luz.
• Humedad.

Los análisis químicos y microscópicos son necesarios para identificar la sangre positivamente.
 Forma de los Rastros Sanguíneos.-
1. Sangre en herida por arma blanca
Características Específicas:
Frotada (Acción de Terceros)‏.
Acción Mixta (Charco-Goteo-Apuñalamiento)‏.
Empapada en Ropas.
Empapada en cabello.
Seca.
Húmeda.
Gel (coágulos)‏.
2. Sangre en herida por arma de fuego
Características:
Seca-Húmeda-Gel.
Contaminada.
Restos metálicos.
Presencia pólvora.
Otros restos orgánicos.
Existencia fibras
3. Sangre como Evidencia
Presente en el Sitio del Suceso, víctima o victimario puede presentarse en distintas formas siendo las más usuales:
Charco.
Salpicadura.
Chorro.
Huellas por escurrimientos.
Huellas por deslizamiento.
Huellas ensangrentada.
Manchas por absorción.
Manchas referidas a maniobras de limpieza.
Proyección y apuñalamiento