miércoles, 17 de septiembre de 2014

SUICIDIOS: Tipos y clasificaciones (1ª parte)



Por Wakinaki Pl Cádiz

Para Durkhein (1897), uno de los principales estudiosos del fenómeno, habría tres formas de suicidio desde un punto de vista sociológico:

- el “egoísta”: por defectos de integración social, aislamiento, soledad, conducta centrada en sí mismo, agresividad.

- el “anómico”: que se da cuando las sociedades entran en crisis, cuando se rompe el equilibrio entre el individuo y la sociedad, es el balance existencial negativo.

- el “altruista”: cuando el cuerpo social dicta e indica el suicidio (terroristas y kamikazes por ejemplo)

Desde el punto de vista psiquiátrico habría suicidios cometidos por sujetos normales y suicidios patológicos cometidos por enfermos mentales (fundamentalmente depresivos graves y psicóticos) que constituirían más del 80 % de los suicidios. El 90% de quienes se quitan la vida tienen algún tipo de trastorno mental (LANCET abr 09). En adolescentes hay estudios que demuestran la coexistencia de depresión y trastornos de ansiedad en el 95% de ellos en el momento de intentar suicidarse.

El-suicidio2
La suicidabilidad se puede clasificar en  activa y pasiva. La suicidabilidad activa se referirá a  las conductas directas encaminadas a la autodestrucción: tentativas, automutilaciones,  suicidio consumado. La pasiva incluiría las conductas indirectas: conductas de riesgo, toxicomanías, la falta de autocuidados en enfermos graves, en suma: el desinterés por vivir.
Es claro que no hay “suicidio” sino “suicidios”. Como tampoco se puede establecer una sola causa sino múltiples causas en cada caso. En muchos países se realiza sistemáticamente la autopsia psicológica en cada uno de los casos consumados. Se trata del estudio retrospectivo del autor y sus circunstancias para esclarecer que ocurrió. Se sabe que el 40% de los suicidas acudió al médico en la semana anterior.


martes, 16 de septiembre de 2014

FORMACION DE LOS TÉCNICOS EN INSPECCION TECNICO POLICIAL, REQUISITOS MINIMOS.


Por Jose María González

Se puede definir la Inspección Técnico policial como el conjunto de observaciones, comprobaciones y operaciones técnico-policiales que se realizan en el lugar del suceso a efectos de su investigación, siendo su objeto el de descubrir o revelar, reproducir, transportar, conservar y estudiar las huellas, señales, rastros o indicios que quedan en el lugar del hecho. 

La finalidad de la inspección técnico policial, aparte de la citada anteriormente, es la de interpretar todos esos datos para poder convertirlos en pruebas en un procedimiento judicial, ya que por si mismas no lo son, ya que la Ley de Enjuiciamiento Criminal establece como prueba que la inspección ocular valida es la practicada por el Juez de Instrucción.

Una de la regla mas importante de un técnico es que a la hora de realizar una inspección técnico ocular es no tocar, no cambiar y no alterar nada, ni permitir que otro lo haga hasta tanto la escena haya sido documentada, medida y fotografiada, dependiendo de ello, en gran medida, el éxito o fracaso de la actividad probatoria.

Este axioma surge de una realidad científica, el llamado principio del intercambio de Locard: "cuando una persona entra o permanece en un determinado lugar, al marcharse deja en el mismo indicios materiales de su permanencia y se lleva consigo restos de ese escenario".

Dentro de los técnicos, hay muchos campos de actuación como la dactiloscopia, Lofoscopia, balística, documentoscopica, etc. Y cada uno esta especializado en su parcela.

Un buen técnico, debe seguir unos pasos básicos a la hora de empezar a investigar un caso:

* Recoger información oral en el lugar de los hechos, primero de los policías que han hecho la primera inspección ocular y después de los testigos, la victima, etc.

* Documentar cado paso que da, ya sea por medios tecnológicos (cámara de fotos, video, grabadora) o por anotaciones en papel.

* Antes de entrar en la zona del hecho, habrá que ponerse el equipo de de protección personal (gorro, guantes, etc.) para no contaminar la zona.

* Recorrer la zona y sus inmediaciones con un patrón fijo, como puede ser en cuadricula, zigzag, en espiral, etc.

* Debe saber embalar embalar bien las pruebas para evitar su degradación o destrucción y etiquetarlas correctamente y mantener la cadena de custodia para no invalidar la prueba recogida.



BIBLIOGRAFIA

* Sanz Ábalos, Alejandro (1994): La inspección técnico-policial en el lugar del delito. [Madrid]: Dirección General de Policía, División de Formación y Perfeccionamiento.

* Locard, Edmond (1923): Manuel de Technique Policiere. 



lunes, 15 de septiembre de 2014

Hotel Maldito


Por Fernando Alser Qualytel

La victimización post penitenciaria comienza con la puesta en libertad del  preso tras el cumplimiento de la pena.  La ley dicta que quién cumple la pena debe ser reintegrado a la sociedad con todos sus derechos como ciudadanos y  que sus antecedentes no significarán discriminación alguna  en su reincorporación a un trabajo digno. El perfil marginal de muchos presos no nace en la prisión, sino en los barrios y espacios que no ofrecen  alternativa a la comisión de delitos,  y niegan a los individuos medios legales  de progresar en su proyecto vital.  Tengo en mente chabolas y barrios descritos en la teoría de las ventanas rotas. Si grave es el deterioro urbanístico de estos espacios, peor es el deterioro humano de sus habitantes. La realidad se impone. La población reclusa que vuelve a la sociedad tras su salida de la  prisión tiene como alternativas la ayuda de asociaciones benéficas y/o  de una red de asistentes sociales para el excarcelado y sus familias.  Esto evidencia la desocialización que produce la pena privativa de libertad. Y con frecuencia ese fracaso queda patente con la reincidencia del preso, que cierra de nuevo el mismo  círculo con el cumplimiento de otra condena, análoga o peor, a la anterior. Esto es un proceso que se repite una y otra vez. El preso  llega a perder la  iniciativa y aprende  unas normas  que en el ámbito carcelario tienen su propio valor. No es un comportamiento adecuado para la vida extramuros. Esto no es comprendido entre la ciudadanía, que entiende  el sistema carcelario como un cómodo colchón para el delincuente, dónde tiene sus derechos y disfruta de toda suerte de ventajas, como en un hotel de lujo. El precio que se paga en este hotel es alto: la degradación personal, la pérdida de contacto con la realidad, déficit afectivo y desestructuración familiar. Es precisa una mejora sustancial en la ejecución de las penas privativas de libertad, y la búsqueda de alternativas  a la pena privativa de libertad, que devuelven cada vez delincuentes más peligrosos,  y mejor organizados, a una sociedad que los recluye en la esperanza de evitar males mayores. En las actuales circunstancias solo cabe esperar que el ingreso en prisión de algunos de estos presos no devuelva individuos  en peores condiciones  que cuando entraron.



LOS GALEOTES


Por  Fernando Alser Qualytel

Un galeote era un esclavo condenado a remar en las galeras,  una forma de condena privativa de libertad, considerada como la peor de todas las condenas en vida, solo seguida de la condena a perpetuidad en una oscura mazmorra y se aplicaba en las legislaciones de la Grecia antigua, Roma u otras civilizaciones mediterráneas de la antigüedad y especialmente en España, Italia, Rusia imperial y Francia. Fomentada por reinos y repúblicas mediterráneas y a veces apoyada por el Santo Oficio que destinaba a los condenados por herejías y otros motivos. En estos países persistió hasta el siglo XVII. Los galeotes eran por lo general, delincuentes que cumplían su condena, pero muchas veces eran enemigos capturados por haber luchado como soldado en el bando perdedor de un combate. Debido al esfuerzo requerido en este trabajo, era considerada estrictamente una pena masculina y no hay casos documentados de que se haya aplicado a mujeres. Cervantes dedica un capítulo en EL INGENIOSO HIDALGO DON QUIJOTE DE LA MANCHA al encuentro de Don Quijote con una cadena de hombres condenados a hacer galeras y tras interesarse por la causa de la condena de estos, les ruega a los guardianes de los galeotes que los liberen, los guardianes se oponen a los deseos de don Quijote y se enzarzan en una violenta discusión en la que los galeotes aprovechan para escapar: “Don Quijote alzó los ojos y vio que por el camino que llevaba venían hasta doce hombres a pie, ensartados como cuentas en una gran cadena de hierro por los cuellos, y todos con esposas a las manos venían ansimismo con ellos dos hombres de a caballo y dos de a pie: los de a caballo, con escopetas de rueda, y los de a pie, con dardos y espadas; y que así como Sancho Panza los vido , dijo: -Esta es cadena de galeotes, gente forzada del rey, que va a las galeras.[...] —Pues, desa manera —dijo su amo—, aquí encaja la ejecución de mi oficio: desfacer fuerzas y socorrer y acudir a los miserables. [...] Llegó en esto la cadena de los galeotes y don Quijote con muy corteses razones pidió a los que iban en su guarda fuesen servidos de informalle y decille la causa o causas porque llevaban aquella gente de aquella manera. [...] Tras todos estos venía un hombre de muy buen parecer, de edad de treinta años, sino que al mirar metía el un ojo en el otro un poco. Venía diferentemente atado que los demás. [...] Preguntó don Quijote que cómo iba aquel hombre con tantas prisiones más que los otros. Respondióle la guarda porque tenía aquel solo más delitos que todos los otros juntos. [...] —Va por diez años —replicó la guarda—, que es como muerte cevil. No se quiera saber más sino que este buen hombre es el famoso Ginés de Pasamonte, que por otro nombre llaman Ginesillo de Parapilla. —Señor comisario —dijo entonces el galeote—, váyase poco a poco y no andemos ahora a deslindar nombres y sobrenombres. Ginés me llamo, y no Ginesillo, y Pasamonte es mi alcurnia, y no Parapilla, como voacé dice y cada uno se dé una vuelta a la redonda, y no hará poco. —Hable con menos tono —replicó el comisario. —Bien parece —respondió el galeote— que va el hombre como Dios es servido, pero algún día sabrá alguno si me llamo Ginesillo de Parapilla o no. —Pues ¿no te llaman ansí, embustero? —dijo la guarda. —Sí llaman —respondió Ginés—, mas yo haré que no me lo llamen, o me las pelaría donde yo digo entre mis dientes. Señor caballero, si tiene algo que darnos, dénoslo ya y vaya con Dios, que ya enfada con tanto querer saber vidas ajenas y si la mía quiere saber, sepa que yo soy Ginés de Pasamonte, cuya vida está escrita por estos pulgares. —Dice verdad —dijo el comisario—, que él mesmo ha escrito su historia. [...] — ¿Y cómo se intitula el libro? —preguntó don Quijote. —La vida de Ginés de Pasamonte —respondió el mismo. — ¿Y está acabado? —preguntó don Quijote. — ¿Cómo puede estar acabado —respondió él—, si aún no está acabada mi vida? Lo que está escrito es desde mi nacimiento hasta el punto que esta última vez me han echado en galeras. —Luego ¿otra vez habéis estado en ellas? —dijo don Quijote. —Para servir a Dios y al rey, otra vez he estado cuatro años [...] —respondió Ginés. —Hábil pareces —dijo don Quijote. —Y desdichado —respondió Ginés—, porque siempre las desdichas persiguen al buen ingenio. [...] Volviéndose a todos los de la cadena, dijo don Quijote: De todo cuanto me habéis dicho, hermanos carísimos, he sacado en limpio que, aunque os han castigado por vuestras culpas, las penas que vais a padecer no os dan mucho gusto y que vais a ellas muy de mala gana y muy contra vuestra voluntad. [...] y por ello quiero rogar a estos señores guardianes y comisario sean servidos de desataros y dejaros ir en paz [...] “¡Donosa majadería!—respondió el comisario—. Váyase vuestra merced, señor, norabuena su camino adelante y enderécese ese bacín que trae en la cabeza y no ande buscando tres pies al gato. — ¡Vois sois el gato y el rato y el bellaco! —respondió don Quijote. Y, diciendo y haciendo, arremetió con él tan presto, que, sin que tuviese lugar de ponerse en defensa, dio con él en el suelo malherido de una lanzada [...] y los galeotes, viendo la ocasión que se les ofrecía de alcanzar libertad, no la procuraron romper la cadena donde venían ensartados”. Tras la extinción de la primera etapa de la escuadra de galeras en 1748, se ordenó que los reos que hubieran sido condenados a la pena de galeras fuesen destinados a los arsenales de Ferrol, Cádiz y Cartagena(España) de modo que la pena de arsenales vino a sustituir a la de galeras. Por la Real cédula de 16 de febrero de 1785 se restableció la pena de galeras y de nuevo se ordenó que se destinara a su servicio a los presos que lo mereciesen, pero por Real Orden de 30 de diciembre de 1803 se dispuso que nadie fuese condenado a galeras por no hallarse éstas en estado de servir. El reglamento provisional de 26 de septiembre de 1835, al clasificar las penas corporales, cita en el artículo once la pena de galeras, más no por esto puede deducirse que aún entonces estuviese en vigor, sino únicamente que el objeto de dicho artículo era enumerar todas las penas corporales ya estuvieran en uso o hubieran decaído en desuso.



Las Inspecciones técnico-policiales en incendios. 1ª parte.

Por Wakinaki Pl Cádiz

A la hora de inspeccionar zonas o lugares en los que se ha producido un incendio, deberemos de tener en cuenta diferentes aspectos que pueden resultarnos de mucha utilidad para averiguar, entre otras, la posible causa del mismo. Estas inspecciones, llevadas a cabo en viviendas, vehículos, naves industriales…etc. nos tienen que dar las respuestas a varios interrogantes, entre ellos si estamos o no ante un posible delito.

Se investigarán: accidentes, suicidios (a lo bonzo), ocultación de otros delitos, defraudaciones, terrorismo, juegos, imprudencias…

Os recuerdo este breve esquema:

- Fuego: Es el efecto de la combustión

- Combustión: es la reacción química exotérmica de oxidación

Los objetivos de la Inspección técnico policial son: determinar el foco originario del incendio, encontrar la fuente de ignición y las posibles causas que produjeron el mismo. Hay que tener en cuenta que pueden ser causas naturales (causas naturales), accidentales (negligencia) o intencionado.

A la hora de investigar en lugares donde se han producido incendios nos encontramos con diferentes dificultades como por ejemplo la larga duración del mismo (si hay tareas de desescombro se complica la localización del foco originario). Otros problemas que nos encontramos pueden ser: la repercusión en medios de comunicación (creación de situaciones de alarma), la inmediatez en los resultados (cuando son las inspecciones más difíciles de valorar de forma inmediata), la multitud de disciplinas que se reúnen en el mismo (física, química, electricidad), presencia de investigadores, peritos, contraperitajes…etc.

Por todo lo anterior también debemos de tomar una serie de medidas previas que realizaremos en cualquier investigación técnico policial de incendios. Principalmente:

- Recogida de información, protección y control del espacio.

- Estar en contacto con la autoridad judicial por si hay que solicitar precintos.

- Junto a las diligencias efectuadas podremos consultar con el servicio de Extinción de Incendios para que nos ayuden en la investigación.

- Estar pendientes y en contacto con Instituto de Meteorología para conocer dirección e intensidad del viento.

- Hay que controlar a peritos y espontáneos.

- Recabar información sobre pólizas, renovaciones, aseguradoras implicadas…

Todas estas nociones básicas son fundamentales para una Inspección técnico policial en caso de incendio. Sin duda son las inspecciones más duras y complejas pero a la vez las más gratificantes. No olvidemos las situaciones de peligro que implican para la integridad de los actuantes (por ejemplo derrumbes).

LA CRIMINALIDAD Y EL AUTOMÓVIL


Por el Lic. Mario Murrieta.

Desde la aparición del automóvil en la sociedad se transformaron radicalmente algunas de las modalidades de expresión antisocial existentes en aquella época, esta transformación también creo una nueva gama de conductas antisociales, así como una nueva forma de criminalidad.
Este cambio en las expresiones antisociales aun va en aumento debido a las nuevas tecnologías con la que se fabrican los vehículos de motor cada año que aumentan su uso y necesidad; así encontramos automóviles anfibios, con mayor capacidad, blindados, más rápidos, de propulsión eléctrica, incluso híbridos, etc.
El automóvil es un fenómeno típico de nuestra época, y se convierte no sólo en un medio de transporte, sino también en una clase de comunicación no verbal.
Este problema es en verdad preocupante, por las siguientes razones:
a.    Una cantidad de personas, que en situaciones comunes nunca hubieran llegado a un juicio de naturaleza criminal, ahora están expuestas a ello por el solo hecho de conducir un vehículo de motor.

b.    Muchos sujetos se atreven a delinquir gracias a que el automóvil les da posibilidades que antes no tenían. En varias ocasiones la elección de una carrera criminal está ligada a las limitaciones físicas del individuo, limitaciones que se ven superadas gracias a la máquina.

c.    El hombre que conduce una máquina, al ver modificada su propia corporeidad, pierde la consciencia de su "Yo" biológico para convertirse en una nueva dualidad hombre-máquina.
En un momento determinado el automóvil se puede transformar en una amplificación de la capacidad física del individuo, y en una manera de superar una serie de problemas psicológicos.
El automóvil también puede ser el medio para la superación de un complejo de inferioridad, se va haciendo una verdadera máscara para el individuo y sirve también, como una forma de desahogo para eliminar el estrés y, en muchos casos, como una temible arma agresiva.
La magnitud del problema es fácilmente apreciable si se toma en cuenta que, en el país más motorizado del mundo (Estados Unidos de América), mueren anualmente 40,000 personas en accidentes de automóvil. Si en los países latinoamericanos no se llega a cifras tan tremendas, sí podemos decir que en México mueren, por hechos de tránsito, 17,000 personas al año por la misma causa.
Según un informe que acaba de publicar la Organización Panamericana de la Salud (OPS), muy pocos países de América Latina y el Caribe han logrado reducir la tasa de mortalidad por accidentes de tránsito en la última década.
En la mayoría de los países con abundante tráfico de vehículos, el 50% de los procesos penales se refieren a accidentes de circulación.
Lo anterior implica que deben hacerse cambios importantes en los controles sociales como son; la legislación y demás medios preventivos y represivos de la criminalidad.
Si la mitad de los "delincuentes" lo son por causa de accidentes o incidentes de tránsito, el tratamiento que deben recibir es muy diferente al de los demás criminales. Se ha pensado aún en instalaciones separadas, con personal especializado, para este tipo de criminales, con el fin de evitar la reincidencia que en algunos casos llega a ser muy alta.
En algunos lugares hay una complacencia criminal (cuando no corrompida) para otorgar las licencias o permisos para conducir. La selección por edad y facultades físicas y mentales de los conductores de vehículos es ya una gran medida preventiva, que debe hacerse con gran cuidado.
Otro problema es el de la utilización por criminales, del vehículo como instrumento para cometer crímenes y, generalmente, para realizar sus conductas con mayor velocidad y poder escapar de la acción de la justicia.

Ante esta gran movilidad de la delincuencia actual, la policía debe estar dotada de medios de transporte, rápidos y adecuados superiores al del resto del común denominador.

El próximo 30 de Septiembre tendrá lugar en México el IV Congreso Ibero-Americano de Seguridad Vial


Desde el próximo 30 de Septiembre al 2 de Octubre se celebrará en Cancún (México) uno de los eventos más importantes relacionados con la Seguridad Vial, el IV Congreso CISEV (Congreso Ibero-Americano de Seguridad Vial), que pretende servir de lugar de encuentro y unión de empresas y responsables de España y América, relacionadas con las carreteras y la Seguridad Vial.
Las comunicaciones y sesiones de mayor interés que se van a producir, son las siguientes:
  • Martes 30 de septiembre
    • Sesión plenaria: ?Paradigma de la Seguridad Vial en América Latina y el Caribe; avances de la década y retos para el futuro?
      • Moderador: Raul Murrieta Cummings - Subsecretario de Infraestructura - Secretaría de Comunicaciones y Transportes - Gobierno de México.
    • Sesión técnico - científica A: Planes de Seguridad Vial nacionales, un buen punto de partida
      • Moderador: Miguel Angel Salvia - Miembro del Consejo Directivo de la Asociación Argentina de Carreteras.
    • Sesión técnico - científica B: Usuarios vulnerables: peatones, ciclistas y motociclistas, en el centro de las políticas de mejora de la Seguridad Vial
      • Moderador: Juan Emilio Rodríguez - Coordinador General del Centro de Estudios de Movilidad Sustentable - Universidad Tecnológica Nacional (Argentina).
    • Sesión técnico - científica C: ISO 39001 ?Gestión de la Seguridad Vial?. Seguridad Vial laboral. Permisos de conducir. Formación vial para conductores profesionales
      • Moderador: Asociación Nacional del Transporte Privado (México).
  • Miércoles 1 de octubre
    • Sesión plenaria: ?Paradigma institucional de la Seguridad Vial; liderazgo, fortalezas y asignaturas pendientes?
      • Moderador: Martha Híjar Medina - Secretaria Técnica - Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (CONAPRA) - Secretaría de Salud - Gobierno de México.
    • Sesión técnico - científica D: Vías y equipamiento más seguros para todos. Aplicaciones tecnológicas para la mejora de la Seguridad Vial. (PARTE 1)
      • Moderador: Subsecretaría de Infraestructura - Secretaría de Comunicaciones y Transportes - Gobierno de México
    • Sesión técnico - científica E: Educación, concienciación y control policial, ejemplo de colaboración
      • Moderador: Roy Rojas - Director de Proyectos del Consejo de Seguridad Vial de Costa Rica
    • Sesión técnico - científica F: Marco para la gestión global de la Seguridad Vial. Asistencia y apoyo a las víctimas
      • Moderador: Subsecretaría del Transporte - Secretaría de Comunicaciones y Transportes- Gobierno de México.
  • Jueves 2 de octubre
    • Sesión plenaria: ?Paradigma del trabajo conjunto en Seguridad Vial; juntos, podemos salvar vidas; retos y objetivos?
      • Moderador: Oscar de Buen Richkarday - Presidente de la Asociación Mundial de la Carretera (AIPCR). Participantes:
    • Sesión técnico - científica G: Velocidad, alcohol y drogas. Conducción distraída. Campos prioritarios para la reducción de la accidentalidad
      • Moderador: Mónica Colás - Subdirectora General de Intervención y Políticas Viales - Dirección General de Tráfico - Gobierno de España.
    • Sesión técnico - científica H: Vías y equipamiento más seguros para todos. Aplicaciones tecnológicas para la mejora de la Seguridad Vial. (PARTE 2)
      • Moderador: Hernán Otoniel Fernández Ordoñez - Catedrático y consultor (Colombia).
    • Sesión técnico - científica I: Avances en el vehículo y su equipamiento
    • Sesión técnico - científica J: Conductas más seguras
En la página web del congreso se puede conocer al detalle toda la información del programa, así como todo lo relacionado a la forma de inscribirse en el mismo, y al viaje y alojamiento. Igualmente, es muy recomendable visitar la subsección de Iniciativas por la Seguridad Vial, donde se muestran vídeos con acciones tomadas por participantes en el congreso para fomentar la seguridad vial en las carreteras.
https://www.tecnocarreteras.es/web/items/1/1279/el-proximo-30-de-septiembre-tendra-lugar-en-mexico-el-iv-congreso-ibero-americano-de-seguridad-vial