miércoles, 20 de agosto de 2014

Histórico avance en USA: Propuesta de Ley Federal para proteger a los animales de víctimas de violencia



En un gran paso adelante para los animales de compañía, las Representantes Katherine Clark (D-MA) e Ileana Ros-Lehtinen (R-FL) se han unido para presentar el Proyecto de Ley Pet and Women Safety (PAWS) Act (H.R. 5267) por el que se extendería a nivel federal la protección a los animales de las víctimas de violencia. La conexión entre la crueldad hacia los animales y la violencia doméstica está bien documentada y, por desgracia, muchos animales son a menudo utilizados como moneda de cambio en las disputas domésticas. En un estudio se detectó que el setenta y uno por ciento de las mujeres que entran en casas de acogida refieren que sus agresores también hieren, maltratan o incluso matan a sus animales de compañía. Cabe destacar que casi la mitad de esas víctimas retrasan la búsqueda de ayuda y permanecen en situaciones de riesgo porque temen por la seguridad de los animales si se ven obligadas a dejarlos atrás.

De ser aprobada esta Ley , prohibiría a los imputados por maltrato cruzar los límites estatales para dañar a los animales de una pareja; se consideraría un delito punible bajo la Ley de Violencia contra la Mujer (VAWA). También se añade la atención veterinaria a la lista de los costes de restitución recuperables por las víctimas, autoriza subvenciones federales para proveer asistencia y vivienda a los animales de las víctimas si necesitan alojamiento de emergencia y recomienda a los estados extender la protección legal para incluir a los animales en las órdenes de protección en casos de violencia doméstica.

27 estados, así como el Distrito de Columbia y Puerto Rico, han aprobado leyes que permiten que los animales sean incluidos en las órdenes de protección, pero no existe legislación a nivel federal, por lo que la Ley PAWS sería la primera de su ámbito que explicita esta necesidad.

La Ley PAWS da a las víctimas la seguridad que necesitan para obtener ayuda y protege a sus animales de las manos de los maltratadores. Felicitamos a los representantes Reps. Clark y Ros-Lehtinen por su fuerte liderazgo en dar este importante paso en la lucha contra la crueldad hacia los animales y la violencia doméstica. En España, el Programa Freedom Paws Link (FPL ) es un programa que acoge temporal o definitivamente a los animales domésticos de víctimas de la violencia familiar. Esta iniciativa surge desde GEVHA (Grupo para el Estudio de la Violencia hacia Humanos y Animales) y a partir de la relación establecida entre la violencia hacia animales y humanos y debido a la falta de protección de los animales que desemboca en una desprotección total de les víctimas humanas que sufren este fenómeno. El FPL forma parte del SAF-T Program, creado por Allie Phillips, fiscal i Directora del Animal And Child Abuse Area de la National Disctrict Attorney's Association en los EEUU. El SAF-T es el primer programa que guía a las casas de acogida para víctimas de violencia a albergar a las familias junto con sus animales de compañía ayudando así a que las víctimas abandonen sus hogares violentos sin dejar atrás a sus animales.

En España no existen medidas similares, ni casas de acogida de mujeres que permitan el acceso a los animales de compañía, lo que disminuiría la victimización.

Aquí es donde el Freedom Paws Link actúa, ofreciendo la posibilidad de acoger temporal o definitivamente al animal objeto de maltrato con finalidad de atemorizar a la víctima, eliminando así uno de los factores de riesgo que provocan que la víctima no abandone el hogar y romper el círculo de violencia.

El programa cuenta con la colaboración de diferentes entidades de protección animal repartidas por el territorio español que se encargan de la acogida, mantenimiento y cuidado de los animales, garantizando al máximo la confidencialidad y privacidad de las víctimas y personas implicadas en cada caso, así como la seguridad ante posibles tentativas de recuperar el animal per parte de la persona agresora. Para no romper el vínculo tan importante entre la víctima y el animal, se valora la posibilidad de realizar puntos de encuentro estratégicos que no pongan en situación de riesgo a ninguna de las partes.

Este programa, pionero en España, puede ayudar a muchísimas personas que se encuentran en situación de violencia y que no encuentran el valor para dejar la relación por lo que pueda ocurrir a su animal de compañía.


martes, 19 de agosto de 2014

SIGNIFICADO DEL SÍMBOLO DEL FBI Y SU NOMBRE


Por Juan Antonio Carreras a través de Raquel Criminología.

Cada símbolo y color en el sello FBI tiene un significado especial. El campo azul dominante de la junta y las escalas en el escudo representa la justicia. El círculo y sus 13 estrellas denotan la unidad de propósito como se ejemplifica en los 13 Estados originales. La hoja de laurel tiene, desde las primeras civilizaciones, honores académicos simbolizados, distinción y fama. Hay exactamente 46 hojas en las dos ramas, ya que había 46 Estados de la Unión, cuando el FBI fue fundado en 1908. La importancia de las franjas paralelas de color rojo y blanco se encuentra en sus colores. El Rojo, tradicionalmente representa el coraje, valor, fuerza, mientras que el blanco transmite la limpieza, la luz, la verdad y la paz.

Al igual que en la bandera de Estados Unidos, las barras rojas superan el blanco por una. El lema: Fidelity, Bravery, Integrity que traducido es: "Fidelidad, Valor e Integridad", describe sucintamente la fuerza motivadora detrás de los hombres y mujeres del FBI. El borde biselado visera que circunscribe el sello simboliza los graves desafíos que enfrentan el FBI a diario y en casos especiales y la robustez de la organización. El color oro en el sello transmite su valor global.

Los orígenes del lema del FBI pueden atribuirse a un breve comentario del Inspector WH Drane Lester, el editor de la revista de los empleados, el investigador, en septiembre de 1935 que escribió: Por fin tenemos un nombre que se presta a la abreviatura digna del Buró Federal de Investigaciones, que se convierte con toda naturalidad a FBI."

En el pasado, sus apodos, los que el público son tan propensos a darles al FBI, han sido muchos y variados. "Agentes de justicia" , "DJ Men", "Los hombres del gobierno" son sólo algunos de ellos.. Con la Oficina en sí se refiere incorrectamente como "Crime Bureau", "Oficina de Identificación" y "Oficina de Prevención del Delito." La última denominación y tal vez el que se ha convertido más extendida, es "G-Men", una abreviatura en sí de "Hombres de Gobierno".


Sin embargo, "FBI" es el mejor y uno de los que mejores podrían elegir para su lema. Esas iniciales también representan las tres cosas por las cuales la Mesa y sus representantes siempre destacan: Fidelity, Bravery, Integrity o en Español: "Fidelidad - Valor- Integridad".

ACCIDENTOLOGÍA VIAL. FACTOR CAMINO. DISPOSITIVOS PARA EL CONTROL DEL TRANSITO EN CALLES Y CARRETERAS


Por el Lic. Mario Murrieta.

ANTECEDENTES.´

Durante los últimos treinta años, el acelerado desarrollo del sistema vial de nuestro país y el uso creciente del autotransporte se han traducido en un constante incremento de los traslados por calles y carreteras, al grado que los usuarios de las vías han venido a depender cada día mas de la existencia de dispositivos de control de transito para su protección e información. Tan grande es esta dependencia, que es ya indispensable el uso de dispositivos uniformes para obtener el máximo rendimiento de camino o calle, ya sea de altas especificaciones como de las modernas autopistas, o de especificaciones modestas, como los caminos vecinales. Esta necesidad de dispositivos uniformes es sensible tanto en la esfera nacional como internacional, sobre todo en los países de nuestro conteniente.

En efecto, desde el SEGUNDO  CONGRESO PANAMERICANO DE CARRETERAS, celebrado en Rio de Janeiro,  Brasil en 1929, se viene discutiendo la necesidad de uniformar los dispositivos de control de transito en el continente. Los subsecuentes congresos en carreteras, así como los CONGRESOS DE TURISMO, casi invariablemente han recomendado se tomen medidas hacia la adopción de un sistema uniforme de señalamiento.

En 1949, LA CONFERENCIA DE TRASPORTE VIAL DE LAS NACIONES UNIDAS celebrada en Ginebra, Suiza aprobó un protocolo para señales de tránsito, mismo que recibió aceptación parcial, principalmente por parte de países europeos. Posteriormente se acepto el hecho de que era necesario del CONSEJO ECONÓMICO Y SOCIAL DE LA ONU sometiese a revisión el proyectó con la asistencia de los expertos necesarios.

En 1952 LA ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDADAS, auxiliada por un grupo de expertos preparo un proyectó de convención para un sistema uniforme de señales. Este proyecto  de convención fue comunicado a los gobiernos con  recomendación de que lo consideraran en la revisión de sus sistemas de señales, ya sea unilateralmente o en acuerdos regionales.

El resultado de esos esfuerzos puede sintetizarse en lo siguiente:

En Europa, la mayor parte de los países utilizan señales de conformidad en el protocolo de 1949, de Ginebra, conteniendo señales de transito generalmente a base de símbolos.

En América, casi desde que se inicio la construcción de caminos, LAS SEÑALES DE TRANSITO HAN SEGUIDO LAS NORMAS USADAS EN LOS ESTADOS UNIDOS, de acuerdo con recomendaciones del COMITÉ NACIONAL DE LEYES Y REGLAMENTOS UNIFORMES DE TRANSITO, encabezado por la OFICINA DE CAMINOS PÚBLICOS DE LOS ESTADOS UNIDOS. Desde 1954, algunos países de América Latina han  adoptado la proposición hecha por la ONU en 1952.

En México, desde 1957, varias entidades federativas, iniciaron el uso del mismo sistema, con ligeras modificaciones, Esta innovación, aunada a la falta de un acuerdo de tipo nacional, origino el uso de una extensa variedad de señales, en las que prevalecen las del SISTEMA DE ESTADOS UNIDOS y las propuestas por la ONU.

EL COMITÉ DE TRANSITO Y SEGURIDAD DE LOS CONGRESOS PANAMERICANOS DE CARRETERAS, del que México  forma parte, en su primera reunión en noviembre de 1964, recomendó la preparación de un manual que armonizara todas las tendencias en el continente hacia la adopción del proyecto propuesto por la ONU. Dicho comité se basaba en la recomendación del CONSEJO ECONÓMICO Y SOCIAL, en su trigésimo séptimo periodo de  decisiones, del mismo año. En ella se invitaba a las COMISIONES ECONÓMICAS REGIONALES a “considerar lo que pudiera hacerse para acercar los sistemas de señalamiento vial en los países de sus regiones económicas así su proyecto de convención de 1952 y el protocolo de 1949”.

Tomando en cuenta las ventajas del PROYECTO DE CONVENCIÓN DE 1952 ya que reunía características convenientes del sistema de los estados unidos así como la simbología que hace particularmente valioso el protocolo de Ginebra, el gobierno de México juzgo conveniente laborar una obra relativa a los dispositivos para el control de transito en calles y caminos su finalidad seria doble:

a.                 la decisión a un movimiento internacional que permita facilitar el transito entre los países de continente mediante un sistema de fácil comprensión, independiente del idioma del usuario y,

b.                 lograr la uniformidad u efectividad de señales en toda la república mexicana.

Los antecedentes de nuestros manuales de señales de caminos, como el de 1930, el de 1938 y la parte sexta de las especificaciones, de 1957, así como la inquietud nacional por mejorar el señalamiento vial enumeraron a la entonces SECRETARIA DE OBRAS PUBLICAS a invitar a otras dependencia gubernamentales y organismos conexos a formar una comisión mixta que realizara el estudio de un manual único que tuviese aceptación en todo el país.

Como resultado, un grupo de ingenieros, auxiliados por el personal necesario, trabajo para la elaboración del MANUAL DE DISPOSITIVOS PARA EL CONTROL DE TRANSITO EN CALLES Y CARRETERAS, el cual constituye la norma nacional en cuanto a los dispositivos para el control del tránsito.

Tomando como base la proposición de 1952 de la ORGANIZACIÓN DE LA NACIONES UNIDAS, se adicionaron todos aquellos dispositivos que la practica mexicana ha considerado convenientes y, aprovechando la buena disposición del DEPARTAMENTO DE COMERCIO de los Estados Unidos, se utilizó una parte importante del manual publicado por la OFICINA DE CAMINOS PÚBLICOS.

Cabe hacer notar que todas las señales o símbolos propuestos por la ONU no fueron adoptados, sino que únicamente se aprovecharon aquellos que se consideraron operantes. Por otro lado, se introdujeron otros símbolos no considerados por la ONU, que respondían a necesidades previstas a nuestro sistema vial.

En general se puede decir que se hizo una amalgama con lo mejor de los elementos ya citados, logrando ser un sistema que no digiere mucho de lo que ya estamos acostumbrados a utilizar, pero si constituye otro  paso adelante en la simplificación y efectividad de las señales de transito tanto para la zona urbana como rural.


REQUISITOS GENERALES DE LAS SEÑALES DE TRÁNSITO.

Es conveniente advertir que cualquier dispositivo para el control de transito exige la concurrencia de cinco requisitos fundamentales.

a.                 Satisfacer una necesidad importante.
b.                 Llamar la atención.
c.                  Transmitir un mensaje claro.
d.                 Imponer respeto al los usuarios.
e.                 Estar en el lugar apropiado a fin de dar tiempo para reaccionar.

Existen cuatro consideraciones básicas para asegurarse que tales requisitos se han cumplido, estos son: PROYECTO, UBICACIÓN, UNIFORMIDAD Y  CONSERVACIÓN.

EL PROYECTO.- de los dispositivos para el control de transito debe asegurar que características deben tener, tales como tamaño, contraste, colores, forma, composición, iluminación o efecto reflejante donde sea necesario, se convine para llamar la atención del conductor. Que la forma, tamaño, colores y simplicidad del mensaje se combinen  para proporcionar un significado comprensible. La legibilidad y el tamaño se combinen con la ubicación a fin de dar tiempo suficiente para reaccionar, y que la uniformidad, racionalidad, tamaño y legibilidad impongan respeto.

LA UBICACIÓN.- de las señales deberán estar dentro del cono de visión de los conductores para provocar su atención y facilitar su lectura e interpretación de acuerdo ala velocidad que transita el vehículo.

LA UNIFORMIDAD.- En el señalamiento de caminos y calles ayuda en las reacciones de los usuarios al encontrar igual la interpretación de los señalamientos de transito a lo largo de la ruta. Debe recordarse que el transito se genera fundamentalmente en las ciudades, que en los caminos en zona rural no son mas que una promulgación de las calles y el conductor es el mismo en uno u otro caso.
Además, debe tenerse en cuentas de NO USAR UN NUMERO EXCESIVO DE SEÑALES, sobre todo preventivas y restrictivas, limitándose siempre a las estrictamente necesarias.

LA CONSERVACIÓN.- esta deberá ser física y funcional esto es, que no solo deberá procurar la limpieza y legibilidad de las señales, sino que estas deberán colocarse o quitarse tan pronto como se vea la necesidad de ello.

lunes, 18 de agosto de 2014

LA LLEGADA DE LA CADENA PERPETUA..DE IURE.


VERÓNICA CALVO UZCUDUN LIC. EN DERECHO Y LIC.EN CRIMINOLOGIA

Empecemos por los datos: el Consejo de Europa ha emitido el informe sobre la situación penitenciaria en las naciones del continente, basado en los datos aportados por cada uno de los países. Se alerta de la elevada cifra de población reclusa existente en varios estados.

En el recuento de 2012, el organismo europeo explica que España es el cuarto país con mayor número de población  reclusa  del continente, con 147,3 presos por cada 100.000 personas. Pero este dato choca frontalmente con otro : las cifras de criminalidad, puesto que poseemos una de las más bajas del continente, ascendiendo a 46,1 delitos por cada mil habitantes, frente a los 62,8 de media europea.

Las teorías relativas de la pena, buscan en su imposición, frente a las teorías absolutas, utilidades sociales (prevención general) o individuales (prevención especial). Para ellas, la pena se justifica por su necesidad para evitar la comisión de nuevos delitos. Por ello, debe imponerse sólo en los supuestos y en la medida necesaria para cumplir dicho fin. Lo contrario, esto es, la imposición de una pena poco útil. Y cumplirá otros fines, como la retribución.. que siendo uno de los fines de la pena, no puede ser más importante que el recogido por la Constitución en su artículo 25.2 “Las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social”

Ya desde la criminología más antigua se ha venido explicando que la dureza de las condenas no hace que los futuros delitos disminuyan. El Marqués de Beccaria, desde 1764, luchó por la abolición de la pena de muerte, la cual ni impide los crímenes ni tiene un eficaz efecto disuasorio; por ello se interesó en la prevención de los delitos, que según él se conseguía más por la certeza de la pena que por su severidad (principio elaborado por Robert Peel). Beccaria afirmaba que para cualquier criminal pasar la vida en la cárcel con privación de libertad era peor que una condena a muerte, mientras que la ejecución no sirve como disuasorio para el criminal, dado que las personas tienden a olvidar y borrar completamente los recuerdos de un acto traumático y lleno de sangre; además, en la memoria colectiva la ejecución no se encontraba ligada a un recuerdo concreto de culpabilidad (al no haber estado siguiendo el proceso).

A pesar de todo lo expuesto, lo que se pretende con esta petición es que los delincuentes peligrosos no salgan de prisión hasta que dejen de serlo. Bien, para ello, en España tenemos un sistema vicarial, de penas y medidas de seguridad, por no hablar de la nueva libertad vigilada. Lo que significa que a un delincuente considerado peligroso se le puede imponer una  una medida de seguridad, o una pena (si es imputable) y cuando cumpla,  una libertad vigilada impuesta desde el momento de la sentencia.

Con el nuevo anteproyecto del Código Penal, ahora llega la introducción de la cadena perpetua, llamada de forma eufemística “prisión permanente revisable”. Su propósito, según el ministro, es endurecer el castigo en delitos “especialmente reprochables”. Conlleva el cumplimiento íntegro de la pena de privación de libertad durante un periodo de tiempo que oscila entre los veinticinco y los treinta y cinco años, dependiendo de que la condena sea por uno o varios delitos, o de que se trate de delitos terroristas. 

 Se aplicará a los condenados por homicidio terrorista, magnicidio, genocidio, delitos de lesa humanidad y asesinato agravado. Cuando el preso lleve un determinado tiempo en la cárcel —entre 25 y 35 años, según los delitos—, un tribunal colegiado evaluará si está rehabilitado. Si lo está, saldrá de prisión (aunque pasará de cinco a diez años en libertad condicional); si no lo está, seguirá en prisión y volverá a ser evaluado cada año.


Sabiendo que la perpetua revisable, está instaurada en casi toda Europa, en nuestro caso, ¿sería una buena opción?. Pues miren, si la regulamos como nuestros homólogos de Francia, Alemania, Austria y Suiza, la respuesta es sí. Pero deberíamos bajar nuestros límites, para ser coherentes con el sistema.

En nuestro país la «cadena perpetua» existió en los Códigos de 1822, 1848, 1850 y 1870, con ese mismo nombre o con los de «trabajos perpetuos» o «reclusión perpetua». En los Códigos de 1928 y 1944 no existió tal pena, pero sí la de muerte. Sólo en el CP/1932 se suprimió la pena de muerte, y la pena máxima privativa de libertad era de treinta años. El CP/1995 no la ha previsto. Pero un apunte que no ha de escaparse: En nuestro Código de la Democracia la pena máxima privativa de libertad es de 40 años; en el Código del 73, o sea, del franquismo, era de 30

En España ya hay cadena perpetua no nominal, como las de los países de nuestro entorno, si no de facto. De un tiempo a esta parte, se viene reformando el Código Penal (con tantos parches que supone una vez cada seis meses de media) en el sentido de endurecer las penas, creando períodos de seguridad que rompen con el principio de individualización científica y ahora, añadiendo la libertad vigilada. Aunque la criminología proteste y diga que eso no sirve para nada. Aunque se reitere que lo que hace falta es invertir en prevención, para que se reduzcan los delitos. Pero invertir en prevención del delito cuesta euros y encerrar a la gente sine die...también, de hecho mas euros. El coste medio de cada preso en nuestro país es de 65 euros al día,  lo que supone 1.950 euros al mes y 23.725 euros al año. El presupuesto total dedicado al sistema  penitenciario español alcanzó 1.538,5 millones de euros en  2011, lo que se traduce en 3,3 veces más que la media europea.

 Y si somos uno de los países con menor tasa de delitos de Europa y por tanto de los mas seguros, ¿porqué tenemos más población reclusa si, además, la imposición de largas condenas no previene el delito? Porque contra la creencia general, tenemos uno de los sistemas penales más duros de la UE y ello principalmente, porque la pretendida inseguridad vende y quien promete mano de hierro y largas condenas obtiene votos. Es caro, no sirve para prevenir el delito y por consiguiente para disminuir el numero de victimas, atenta contra la individualización científica y contra la reinserción, (además de ser todo un ejercicio de responsabilidad poner en libertad a alguien que ha pasado mas de 20 años sin salir ni una vez de prisión, ni si quiera de permiso) pero es rentable en términos electorales.

Creo que la cuenta está clara. Invertir en prevención de la delincuencia, para que disminuyan los delitos, sale más económico  y es más eficaz en cuanto al resultado (bajaría efectivamente la delincuencia y habría menos víctimas).


Lo reitero, España tiene un sistema penal de los más duros de Europa, con condenas que se limitan en los 20,30 y 40 años, con lo que muchos reos aquí cumplen bastante más tiempo de condena que si hubieran sido condenados en la mayoría de los países de Europa con sus perpetuas revisables. Aquí sobra la perpetua que ya existía, pero vende el titular.

Quizá el ‘adiós’ más amargo. Robin Williams

El club de los poetas muertos (Peter Weir, 1989)
Por A. Quevedo
Periodista. Licenciada en Criminología y profesora de Lengua/Literatura e Historia de las Civilizaciones

El mundo de la cinematografía llora la muerte de Robin Williams. Conocido como uno de los mejores humoristas de la gran pantalla, también se puso el ‘traje’ de profesor. Era el señor Keating en Dead Poets Society (El club de los poetas muertos). Nos ha dejado reflexiones que se utilizan en muchas terapias psicológicas: “El día de hoy no se volverá a repetir. Vive intensamente cada instante, lo que no significa alocadamente; sino mimando cada situación, escuchando a cada compañero, intentando realizar cada sueño positivo, buscando el éxito del otro; y examinándote de la asignatura fundamental: el Amor”.

Williams nos dejaba el pasado 19 de agosto. Demasiadas son las teorías vs especulaciones que se han publicado sobre la causa de tan dramática decisión, aunque la hipótesis que más se acerca a la realidad pueda ser la enfermedad mental que padecía: la depresión. Y es que ¿No hay peor decisión que la de no querer vivir?

La depresión es la enfermedad del SXXI [1]. El 5% de la población mundial (más de 3,5 millones de personas) la padece, según datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud). Incluso, está considerada como la segunda causa de invalidez en la Unión Europea, según un estudio publicado en la revista científica PLOS de Medicina.

¿Cómo sabemos si padecemos depresión? Algunos de los síntomas son: sentimientos persistentes de tristeza, ansiedad, irritabilidad, sentimientos de culpabilidad e impotencia, la pérdida de interés en actividades que antes se desarrollaban y en las que se disfrutaba e ideas y pensamientos constantes de suicidios. También existen síntomas físicos como la pérdida o exceso de apetito, así como diversos problemas digestivos.

¿Hay personas más vulnerables para sufrir una depresión? Dependen tanto los factores genéticos, bioquímicos y psicológicos. Según el Instituto Nacional de Salud “las áreas del cerebro responsables de la regulación del ánimo, pensamiento, apetito y comportamiento parecen no funcionar con normalidad” cuando una persona padece depresión. Cualquier persona, independiente de la edad o sexo, puede padecerla aunque es cierto que hay situaciones más propensas, como estrés o el consumo de drogas y alcohol.

Desde la perspectiva cognitiva, la persona que padece depresión es pesimista y negativa, con ellas mismas y con su alrededor. Coloquialmente podría definirse como que “todo es negro. No hay salida”. Son susceptibles y cualquier opinión es llevada al extremo de la negatividad. Por ello, se consideran culpables, innecesarios y que molestan. De ahí que la idea del suicidio cobre fuerza. Incluso pueden aparecer ideas delirantes y alucinaciones, tal y como expone Macarena Fernández Hoyo en su obra ‘La Psicología que nos ayuda a vivir’.

La depresión altera el nivel fisiológico y emocional: llantos y situaciones de tristeza incontroladas y constantes que provocan situaciones de taquicardia y de ansiedad.

¿Cómo se comporta una persona depresiva? La persona que está depresiva se siente agotada, física y mentalmente. Deja de hacer actividades y se convierte en un ser pasivo. Evitar el contacto social es una de las principales consecuencias de la depresión: no querer relacionarse con nadie, estar solo… en definitiva, el aislamiento social profundo.

¿Es posible detectar/evitar los suicidios? Según científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad John Hopkings de EEUU, SÍ. Han probado con éxito un sistema para detectar en la sangre la alteración de un gen que regula el estrés. Según su estudio, en el 80% de los casos predijeron qué personas habían tenido pensamientos suicidas, incluso las que se habían intentado quitar la vida. La investigación consistía en analizar la sangre de los pacientes buscando el incremento de sustancias químicas relacionadas con el gen SKA2 (gen que ayuda a regular el estrés del cerebro).

Desde el punto de vista de los Mass Media, uno de los errores más comunes que los periodistas cometen (cometemos) es darle importancia a la idea de que una sola variable es la que determina la decisión de quitarse la vida. Los profesionales de la información no deben olvidar que un suicidio es una respuesta compleja y que implica numerosos factores de la enfermedad mental. Deontológicamente, los suicidios no deben publicarse porque –según varios estudios, aunque ya quedan muy antiguos- se puede producir el efecto llamada, es decir la imitación. La mayoría de los libros de estilo de los Mass Media señalan que sólo deben publicarse los casos en los que la víctima sea un personaje público o se deba a un problema social de actualidad (como es el caso de suicidios debido a la crisis económica)

Entonces, ¿puede un humorista padecer depresión? Cómo dijo Chaplin, “Para hacer reír de verdad tienes que ser capaz de coger tu dolor y jugar con él”.

LOS MOTIVOS DE LA VIOLACIÓN: "Tipología de Groth, Cohen, Knight y Prentky"

1. LOS MOTIVOS DE LA VIOLACIÓN I. "Tipología de Groth" y "Tipología de Cohen"
Por Wakinaki PL Cádiz

a) Tipología de Groth (1979)
Las interrelaciones entre hostilidad, poder y sexualidad le llevó a concluir tres patrones básicos de agresividad:
-Violación de hostilidad: hay más violencia de la necesaria para consumar el acto, de modo que la excitación sexual es  consecuencia de la propia exhibición de fuerza del agresor, al tiempo que es una expresión de hostilidad y rabia hacia las mujeres. El sexo es una arma y la violación es el modo en que este es usado para herir y degradar a la víctima. Estas personas suelen ser también violentos con las mujeres en otros contextos.
-Violación de poder: la meta es la conquista sexual como compensación a la vida rutinaria del agresor. La violación es el medio por el que el sujeto afirma su identidad personal y su adecuación sexual. No importa tanto la satisfacción sexual como la dominación de la víctima.
-Violación sádica: La agresión es totalmente premeditada, pues la perpretación de las lesiones y de la humillación es lo que va proporcionando al agresor una satisfacción sexual ascendente.

b) Tipología de Cohen (1971)
-Violador de agresión desplazada: no presenta ninguna excitación sexual inicial, ya que la violación tiene el sentido de agraviar y humillar a la víctima empleando con frecuencia el sadismo. Agresión desplazada significa aquí que la víctima no ha jugado ningún rol directo en el desencadenamiento de la agresión.
-Violador compensatorio: deseo de demostrar a su víctima su competencia sexual en un deseo de compensar su falta de adecuación para una vida socialmente ajustada.
-Violador sexual-agresivo: Debe sentir daño físico para sentir excitación sexual.
-Violador impulsivo: su acción es el resultado de aprovechar una buena oportunidad, generalmente presente en el transcurso de otros delitos como el robo.

2. LOS MOTIVOS DE LA VIOLACIÓN II. Tipología de Knight y Prentky (1987)
Por Wakinaki PL Cádiz

-Violador de afirmación de poder: se corresponde con el compensatorio y sería el menos violento de los violadores y el más  inadaptado socialmente. Bajo nivel académico, tiende a permanecer soltero y vivir con sus padres, pocos amigos, sin pareja sexual y una persona pasiva. Suele visitar las tiendas en las que se vende material pornográfico y puede presentar otras desviaciones sexuales como fetichismo, exhibicionismo o voyeurismo. Por lo que respecta al proceso de violación su motivación es básicamente sexual, buscando elevar su autoestima. Él se siente como un perdedor y el control de otro ser humano le sirve para creerse importante. Por esta razón solo emplearán la fuerza necesaria para dominar a su víctima. Su agresión sexual es una materialización de sus fantasías, por lo que suelen creer que sus víctimas disfruten con la relación sexual. Esto puede llevarlos a asaltos periódicos hasta que sean atrapados.
-Violador por venganza: quiere desquitarse mediante su agresión de todas las injusticias, reales o imaginarias, que ha padecido. Aunque es considerado socialmente competente, ha tenido una infancia difícil (malos tratos, divorcios de los padres, familias de acogida, etc). Su percepción de sí mismo es la de “macho valiente”, suele estar casado y ser descrito por sus amigos como impulsivo y violento. En general, la violación es el resultado de una discusión anterior con una mujer significativa en su vida (madre o esposa). Puede llegar hasta el asesinato, empleando cualquier arma que esté a su disposición y exigirá de su víctima –a la que pretende aterrorizar- vejaciones y humillaciones. Los asaltos tienen una periodicidad de entre seis meses y un año.
-Violador depredador: Intenta expresar en su agresión su virilidad y su masculinidad. Experimenta un sentimiento de superioridad simplemente porque es un hombre; está legitimado para violar. Su infancia es similar a la del violador por venganza, pero su vida doméstica actual es más tormentosa que la de éste. Le gusta vestir de forma llamativa y frecuenta bares de encuentro. La víctima suele estar en el sitio equivocado en el momento equivocado; es una víctima de la oportunidad. Empleará la violencia que sea necesaria para dominarla y la someterá a múltiples agresiones. La agresión es una acto de depredación y no se preocupa por ocultar su identidad. La violencia puede incrementarse en violaciones subsiguientes.

-Violador sádico: es el más peligroso de todos. El propósito de la violación es la expresión de sus fantasías agresivas y sexuales. Tiene el propósito de dañar a la víctima tanto física como psicológicamente. Muchos de ellos tienen personalidades antisociales y son bastantes agresivos en su vida diaria, especialmente cuando son criticados. Suelen haber tenido una infancia difícil, en la que ya manifiestan desviaciones o problemas sexuales. En su edad adulta suele estar casado y ostentar una posición d clase media y el respeto de sus vecinos. Es una persona inteligente, que planea sus agresiones, dirigidas a disfrutar aterrorizando a la víctima (rituales en su ejecución). Generalmente su violencia irá incrementándose, llegando probablemente a matar a sus víctimas, convirtiéndose en un asesino en serie. Su perfil coincide con el de un psicópata.

La Justicia Restaurativa se centra en los afectados por el delito y como ayudarlos a reconectar con la comunidad


Por Virginia Domingo

La Justicia Restaurativa y la reinserción es un objetivo estratégico”, decía el otro día el director de justicia del Gobierno Vasco, sobre el Servicio de Gestión de Penas.

Tras esta noticia, me encuentro un poco desconcertada, parece que en estos momentos la Justicia Restaurativa es la palabra comodín, para hablar de justicia. Muchos deben considerar que queda bonito,  hablar de esta Justicia aún sin especificar qué es o en qué consiste según ellos.

En lugar de clarificar cual es la estrategia restaurativa de ese gobierno, el señor de la noticia solo habla de justicia restaurativa, dejando a la imaginación del lector (con el peligro que esto conlleva) el concretar que puede significar o implicar esta justicia.

Me pongo en el lugar de un ciudadano normal, de una ciudad cualquiera que lea la noticia y entiendo que muchos se sientan “perdidos” con estas noticias y su referencia insustancial a la Justicia Restaurativa. Tal y como se desprende de la noticia enfocada en el ámbito penitenciario, para muchas personas esta justicia puede estar concebida para el infractor. En este caso, y de esta forma, corremos  el riesgo de que los ciudadanos vuelvan a pensar que esta Justicia Restaurativa surge para ser “blandos” con los infractores, lo que sin duda, perjudicaría la aceptación de esta justicia, que ya es una realidad en el Estatuto de las Víctimas de delitos.

Con lo fácil que sería explicar que entienden por Justicia Restaurativa, y sin embargo, dejan caer la palabra en un intento de parecer informado pero produciendo desinformación en la población.

Y entonces ¿qué es la justicia restaurativa?

Un único concepto puede resultar complicado, ya que cada pueblo y cada cultura la ha expresado de una manera diferente. Sin embargo,  siempre podemos hablar de unos principios, valores y pilares sobre los que basar la labor restaurativa y que nos indicaran, en qué medida estamos siendo totalmente o solo parcialmente restaurativos.

En primer lugar, habría que matizar que esta Justicia surgió por las víctimas y como una forma de superar el olvido que el sistema penal tradicional ha hecho de forma sistemática de las protagonistas, de la parte esencial en el delito: la que sufre el daño. Nadie mejor que las víctimas para saber qué necesitan y como desean ser reparadas.  Aunque esta tradicional discusión de si la Justicia Restaurativa se centra en las víctimas o en los infractores se puede quedar aparcada si nos centramos en los pilares esenciales: daño y necesidades, obligaciones y participación.


Leer más: