domingo, 26 de octubre de 2014

¿REINSERCIÓN O REINCIDENCIA?¿QUÉ PREFERIMOS?¿QUÉ SALE MÁS CARO?


VERÓNICA CALVO UZCUDUN LIC. EN DERECHO Y LIC. EN CRIMINOLOGÍA

¨Si a nuestros legisladores les importaran más las personas y menos su asiento, a la hora de legislar sobre ejecución penal se sentarían con criminólogos y penalistas que les explicarían lo que funciona y lo que no. Y ahorrarían en víctimas, en euros, en dolor y en castigo..que pena que no quieran escucharnos.¨

Sin lugar a dudas sale más cara la reincidencia. A todos los niveles. Para empezar algo no cuantificable en toda su extensión: la nueva víctima y su sufrimiento psicológico, un daño a veces no mensurable. Otro factor aunque sea menos popular: la nueva entrada en prisión de quien ya pasó por ahí, con su nuevo dolor, su nueva separación de la sociedad, el sufrimiento de su familia.. Luego lo cuantificable: intervención policial, judicial, justicia gratuita y finalmente prisión (muy caros todos ellos..de hecho habría que explicarle a la sociedad, que lo paga, su coste real)..así acaban la mayoría de los procedimientos penales del reincidente. ¿Hay forma de pararlo o al menos mitigarlo?.. pues miren: SI.

Incluso entre mis compañeros (y aquí con compañero no me refiero a los criminólogos, sino a los abogados penalistas, quienes deberían entender el proceso penal del que viven, pero no solo la parte procesal, sino desde su origen, su causa) hay ciertas reservas y se me llama idealista, humanista (¿y quien no?) por trabajar desde bien joven con presos y seguir creyendo a día de hoy que hay soluciones para tanta cárcel y tanto castigo, con sólo convencer al preso, de que no vuelva a escoger el camino del delito..Algunos dirán (y con razón) ¨¿cómo se hace eso?¨.. pues así, como se hace a día de hoy no.

Encerrar a la gente en prisión, sin más, inocuizando al sujeto delincuente durante el tiempo de la condena, no va a hacer que cuando haya cumplido su pena, no quiera volver a delinquir. Y ello por múltiples causas, entre ellas:

- Principalmente, porque nadie ha intervenido en las causas que llevaron a ese sujeto a delinquir, enseñándole mecanismos y herramientas para que no vuelva a hacerlo y vea porqué . Forzando ejercicios de empatía (en quien la tiene, aun cuando sea deficitaria). Reinsertándole, pero de verdad, no como se toma hoy dia esa palabra, que debería significar devolverle a la sociedad como un miembro de pleno derecho y plena conciencia, legal y cívica. 

-sale totalmente apartado de la sociedad que ha seguido adelante (como es lógico) sin él y con menos opciones de futuro que el que no ha sido preso nunca, precisamente por ello.

- Hay gente que vive del delito. Es su trabajo. Ilícito, punible, reprochable, si, pero vive de ello. Si no se le enseña a vivir de otra cosa, seguirá haciendo lo que siempre ha hecho para vivir.

- No nos engañemos. La prisión en España, en Marruecos, en México o en Canadá, es la universidad de la delincuencia. El que entra por robar bolsos, acaba sabiendo doblar tarjetas, abrir coches, tener contactos relacionados con el crimen organizado y blanquear el dinero obtenido.. es por ello que hay que buscar alternativas a prisión en los delitos menos graves, si no queremos correr el riesgo de convertir al pequeño delincuente en un gran delincuente a través del aprendizaje.

Hay que intervenir en la reforma del reo. Se supone que en España tenemos un sistema de individualización científica que..no vale absolutamente para nada. No hay (salvo excepciones como algunas comunidades con las competencias cedidas como Pais Vasco y Cataluña) programas de intervención específica para ciertos grupos de delincuentes, aunque si existan programas, como el S.A.R.A en violencia de genero o el TASEVAL en delitos contra la seguridad vial.

Hay que invertir en general, en todos los centros penitenciarios y en especial, en los tipos de delincuentes o en las causas o motivaciones que llevan a delinquir a sujetos concretos. Si el motivo es la falta de control de impulsos, por ejemplo,en muchos de los delitos de lesiones, habrá que dotar al interno de los mecanismos de control y freno que hacen que por yo, cuando sienta el impulso de golpear a alguien (que lo siento) no lo haga y ellos si. Es así de claro. Y así de simple.

No vamos a conseguir una reincidencia 0, del mismo modo que no se puede conseguir una ratio de delincuencia 0. Pero se puede hacer mucho más de lo que se hace ahora mismo y no cuesta tanto..o al menos no cuesta tanto como encerrar sin más a los presos, esperando a que cumplan su condena y que, cuando salgan, por obra y milagro de no se sabe muy bien que (salvo un poco de prevención especial para el que no tiene callo) no vuelvan a dejarse llevar por el impulso o la circunstancia que le llevo a la comisión del delito.


Pero invertir en reinserción no genera votos. Y ello porque estamos inmersos en una sociedad de riesgos en la perdemos libertad a cambio de presunta seguridad que realmente no lo es. Vende mas anunciar largas condenas, casi eternas que no sirven para nada más que para encarecer el castigo y obtener esos pretendidos votos del ciudadano asustado. Si a nuestros legisladores les importaran más las personas y menos su asiento, a la hora de legislar se sentarían con criminólogos y penalistas que les explicarían lo que funciona y lo que no. Y ahorrarían en víctimas, en euros, en dolor y en castigo..que pena que no quieran escucharnos.

sábado, 25 de octubre de 2014

LA PREVENCIÓN DEL DELITO

Por el Lic. Mario Murrieta

En México la LEY GENERAL PARA LA PREVENCIÓN SOCIAL DE LA VIOLENCIA Y LA DELINCUENCIA en su Artículo 2, define a La prevención social de la violencia y la delincuencia como el conjunto de políticas públicas, programas y acciones orientadas a reducir factores de riesgo que favorezcan la generación de violencia y delincuencia, así como a combatir las distintas causas y factores que la generan”.

La prevención del delito se refiere, en términos  generales, a las acciones enfocadas a disminuir  las amenazas, el riesgo y las oportunidades de  que el delito ocurra mediante la identificación  y eliminación de las causas, elementos de  oportunidad y condiciones sociales que permiten  que la delincuencia se desarrolle y fortalezca

Las acciones de prevención deben ser específicas y dirigidas a delitos prioritarios mediante el planteamiento de acciones sistemáticas y permanentes basadas en diagnósticos  claros de la situación y con la colaboración conjunta de  diversos organismos.

Es importante señalar que no existe una sola forma o  estrategia para prevenir el delito y que diversos enfoques  han sido materia de debate desde que este tipo de  estrategias de seguridad tomaron fuerza a mediados de los  años 60. Sin embargo, al revisar las principales propuestas  de prevención, tanto académicas como de organizaciones  internacionales y de algunos gobiernos nacionales pioneros  en el tema, se pueden identificar elementos y componentes similares que resultan fundamentales para entender los  principios básicos y necesarios de la prevención.

DIFERENTES ENFOQUES DE PREVENCIÓN DEL DELITO

1.- Prevención por etapas de desarrollo del delito

a.                 Prevención primaria: acción directa para evitar o revertir condiciones socioeconómicas que parecen estar asociadas al desarrollo del delito, tales como la pobreza, la desigualdad,  el crecimiento urbano descontrolado, etcétera. Además, busca modificar las características  del espacio físico y las relaciones sociales y comunitarias que podrían generar condiciones  criminógenas en el largo plazo.

b.                 Prevención secundaria: identificación e intervención temprana en los individuos o grupos  en situación de riesgo delictivo. Ésta busca identificar el desarrollo potencial de actividades  delictivas de individuos o grupos vulnerables en las zonas de alto riesgo e intervenir en su  dinámica y calidad de vida de tal forma que no cometan delitos.

c.                  Prevención terciaria: se refiere a la prevención de la reincidencia. En este nivel se busca evitar que los delincuentes identificados y procesados vuelvan a cometer delitos.

2.- Prevención del delito por estrategia operacional

a.                 Prevención situacional: la motivación para cometer un delito puede ser resultado de una combinación de variables situacionales inmediatas, aspectos altamente específicos en la historia del individuo y factores relacionados con las circunstancias presentes de la persona.

b.                 Prevención comunitaria: acciones encaminadas a  cambiar las condiciones sociales que mantienen y permiten el desarrollo de la delincuencia,  enfocándose en la habilidad de instituciones locales para reducir el delito. Se  enfoca en la habilidad de instituciones como las familias, redes de amistades y organizaciones  para prevenir el delito.

c.                  Prevención de la criminalidad: se enfoca en los factores y predictores  de la delincuencia plenamente identificados para un grupo de personas en un lugar y tiempos  dados. Busca identificar y prevenir las carreras criminales de los individuos que presentan un comportamiento criminal crónico.

3.- Prevención por orientación de la estrategia

a.                 Prevención social del delito: se refiere a  todas aquellas acciones enfocadas a tratar con las raíces del delito y a reducir los factores  de riesgo en los individuos. Este tipo de acciones se llevan a cabo incidiendo en el individuo  desde etapas muy tempranas, tanto en los factores de oportunidad y de criminalidad, como  en sus lazos comunitarios y relaciones sociales.

4.- Prevención del crimen a través del diseño ambiental:

a.                 Enfocada a diseñar y construir entornos no propicios para el  desarrollo del delito. Este tipo de prevención se lleva a cabo modificando el espacio físico de  las comunidades de tal forma que se reduzca la oportunidad de la posible acción del criminal  y de ser victimizado.


Estos son los enfoques que, en términos generales,  se han utilizado para la creación de los programas de  prevención del delito alrededor del mundo. Como se describe, el PNPSVD se concentra  en prevención de tipo primaria y secundaria, atendiendo  a las condiciones socioeconómicas que parecen estar  asociadas al desarrollo del delito (primaria) y a los  grupos en situación de riesgo delictivo (secundaria).

LA SEGURIDAD PRIVADA EN LA PREVENCIÓN DEL DELITO

Por el Lic. Mario Murrieta

LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, en su Artículo 21 establece que:…“La seguridad pública es una función a cargo de la Federación, el Distrito Federal, los Estados y los Municipios, que comprende la prevención de los delitos; la investigación y persecución para hacerla efectiva, así como la sanción de las infracciones administrativas, en los términos de la ley, en las respectivas competencias que esta Constitución señala”.

Ante la imposibilidad del estado de ofrecer una seguridad individualizada a los habitantes de la república y por las condiciones de inseguridad que actualmente vive el país, la misma constitución rompe con su monopolio de seguridad para permitir que los particulares busquen su propia seguridad como una alternativa al problema.

El aumento de la delincuencia en nuestro país ha permitido la proliferación de los servicios de seguridad privada como una estrategia de prevención de la criminalidad, aunque este carácter no este reconocido por la ley.

El Artículo 2 de la LEY FEDERAL DE SEGURIDAD PRIVADA, establece que para los efectos de esta ley, se entenderá por:

I.                        Seguridad Privada.- Actividad a cargo de los particulares, autorizada por el órgano competente, con el objeto de desempeñar acciones relacionadas con la seguridad en materia de protección, vigilancia, custodia de personas, información, bienes inmuebles, muebles o valores, incluidos su traslado; instalación, operación de sistemas y equipos de seguridad; aportar datos para la investigación de delitos y apoyar en caso de siniestros o desastres, en su carácter de auxiliares a la función de Seguridad Pública.

Desde un punto de vista normativo, el ordenamiento jurídico no configura a la seguridad privada como medio de prevención del delito que ha de contribuir al mantenimiento de la seguridad pública. Ahora bien, ¿contribuye, de hecho, la seguridad privada a la protección de la seguridad pública y los intereses generales? ¿Consta empíricamente su eficacia preventiva? ¿Existe una positiva colaboración de la seguridad privada y la pública en aras de la prevención del crimen?

El problema debe abordarse con mucho cuidado ya que no existen investigaciones empíricas concluyentes, y tan aventurado es afirmar como negar dicho impacto preventivo, admitiendo que la eficacia de la seguridad privada fluye y se impone al plano de cliente-negocio.

La seguridad privada no persigue, desde luego, objetivos de justicia, ni la protección de intereses generales sino más bien el cuidado y protección de los intereses particulares de quien la contrata, queda por demás claro que quien contrata y utiliza los servicios privados de seguridad es porque desconfían de la eficacia de los servicios públicos, de la lentitud y escaso rendimiento de éstos. Pretende pues, la pronta y efectiva protección de su patrimonio por medio del pago de un precio compensado.

No hay datos fiables en México sobre la incidencia de la seguridad privada en la prevención de la criminalidad. Tampoco sobre la deseable colaboración de la seguridad privada con las instancias de la seguridad pública, colaboración requerida legalmente toda vez que la seguridad privada participa en las tareas y cometidos del control social formal.


Lo cierto es que la seguridad privada se rige por unos principios propios y actúa con arreglo a los mismos. Quizás solo cabe por tanto aspirar a que procure una prevención intensa a quien la contrata y menos difusa respecto a los demás ciudadanos. O dicho de otro modo menos exigente: de la seguridad de los que pueden pagar no afecte negativamente la seguridad de los que no pueden pagar.

Alfonso Quiroz Cuarón: Oficialmente el Primer Criminólogo de México


Alfonso Quiroz Cuarón nació en 1910 en el Estado de Tamaulipas, precisamente en el municipio llamado Tampico, y murió en 1978 en el Distrito Federal, dando clases en un aula de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
Como bien indica el título, es oficialmente el primer Criminólogo de México, cabe mencionar que ya existían investigadores que hacían Criminología, pero Quiroz fue el primero en tener el título legal de Criminólogo emitido por la UNAM, “Egresado como tal en 1939 después de haber realizado su examen profesional el 13 de noviembre del mismo año en la Facultad de Derecho” (De León, 2014).
En 1939, la carrera de Criminología aparecía en los programas de estudio de la UNAM, pero hasta 1938 nadie la había cursado.
En ese tiempo era director de la Facultad de Derecho Francisco González de la Vega. De hecho, no era una licenciatura, sino que era más bien un posgrado, el título otorgado era el de Doctor en Criminología y la forma de obtenerlo era rigurosa: era necesario haber cursado un bachillerato en ciencias biológicas, tres años de la carrera de Medicina y cursar las siguientes materias: Psiquiatría Forense, Medicina Legal, Estadística, Sociología, y Derecho Penal (De León, 2014).
Fue hasta 1974 que tenemos la primera licenciatura en Criminología en el país en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y la segunda en 1994 en la Universidad Autónoma de Tamaulipas.
En 1980 el periodista José Ramón Garmabella publica la Biografía del Doctor Quiroz Cuarón en el libro titulado “El Criminólogo: los casos más impactantes del Dr. Quiroz Cuarón
Durante el transcurso de su carrera Quiroz Cuarón se dedicó a ejercer la Criminología en el ámbito clínico, ministerial y penitenciario dejando un legado para la Criminología de México que puso las bases para su desarrollo científico moderno.
Referencia: De León Palomo, Omar Alejandro. (2014). Definición Moderna de la Criminología de México. México: Editorial Criminociencia.
http://criminociencia.com/alfonso-quiroz-cuaron-oficialmente-el-primer-criminologo-de-mexico/

viernes, 24 de octubre de 2014

El criminólogo de sillón



 Por Carlota Barrios vallejo

criminólogo, ga de sillón.
1. adj. Experto,a en criminología que se pasa la vida investigando frente al PC, y que va dejando gradualmente la huella de su culo en un sillón o silla de despacho. 
 (…)

En no pocas ocasiones se ha hablado acerca de que la Criminología es una ciencia empírica, que debe basar sus investigaciones en datos lo más verídicos posibles que deben recogerse de diferentes fuentes, a fin de aproximarse a la cifra negra.

Esto entraña una gran dificultad, que es precisamente la obtención de datos que nos permitan realizar investigaciones sobre fenómenos relacionados con la criminalidad.
No basta con emplear las estadísticas policiales o las que ofrecen los institutos de estadística gubernamentales, pues a menudo no recogen más que una pequeña parte de lo que sería necesario para estudiar cierto tema desde un punto de vista criminológico.

En el caso de España, tenemos varias fuentes de datos que podemos utilizar:


- Instituto Nacional de Estadística (INE): Aunque se autodenomina como organismo autónomo, depende del Estado; concretamente del Ministerio de Economía y Competitividad.
Recoge estadísticas de lo más variopintas, que van desde la tasa de paro, pasando por las encuestas de población activa, hasta datos sobre el uso de Biotecnología.

Tiene una sección de Sociedad (Seguridad y Justicia) donde podemos encontrar algunas estadísticas interesantes para investigaciones criminológicas, si bien las únicas que hay en este momento se corresponden con: Condenados adultos, Juzgados de Paz, Condenados menores, Arrendamientos urbanos, Suicidio en España, Nulidades separaciones y divorcios, Contencioso Administrativo y Violencia Doméstica y de género.
No hay datos sobre criminalidad per se, y tampoco se hacen encuestas de victimación a la población.

- Estadísticas Policiales: Se trata de estadísticas internas que confeccionan los diferentes cuerpos policiales; sólo recogen las denuncias o delitos en los que han intervenido agentes de Policía Nacional, Guardia Civil o Policías locales.
En ciertas ocasiones se presentan en forma de mapa, lo cual las hace muy útiles para el desarrollo de trabajos en materia de Criminología Ambiental, pero esto es una excepción y normalmente los ciudadanos no tienen acceso a dichos datos.

Hay encuestas puntuales a los vecinos de algunas zonas o acerca de ciertos delitos, pero no se realizan siguiendo una misma metodología ni se hacen a nivel nacional, con lo que resulta imposible comparar los datos, que además, no incluyen delitos no denunciados o de los que no tienen constancia las fuerzas policiales, con lo que de nuevo nos encontramos ante la falta de información sobre la cifra negra.

Hay otros organismos a los que se puede recurrir en busca de estadísticas y estudios, como el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), la DGT (Dirección General de Tráfico) o incluso los propios juzgados, aunque cabe decir que en todos ellos nos encontraremos con el mismo problema:  las recogidas de datos son parciales, usan metodologías diferentes o no se realizan de manera continuada, por lo que no es posible realizar comparativas, proyecciones de futuro o análisis criminológicos bien fundamentados.

En otros países hay organismos encargados de realizar encuestas victimológicas anuales (como es el caso de Francia), pero en España estamos lejos de tener unas estadísticas fiables, completas y accesibles que nos sirvan de apoyo para realizar investigaciones criminológicas.
No obstante, este problema no es ni actual, ni exclusivo de nuestro país.

Durante el apogeo de la Escuela Cartográfica de Criminología (Estadística Moral), de 1830 a 1880 aproximadamente, ya encontramos a un gran detractor de interpretar las estadísticas oficiales: Henry Mayhew.

Este investigador no se contentaba con quedarse sentado en su sillón examinando las estadísticas que hacían otros, sino que salía a las calles londinenses para obtener sus propios datos; le gustaba hablar con los barman y con los clientes de las tabernas para conocer la criminalidad y los problemas sociales de cada barrio.
Aunque sabía que su capacidad para recopilar datos era muy limitada, prefería obtenerlos mediante entrevistas personales y observación directa, razón por la que se le considera el precursor de la llamada 'ecología social', que tanto influiría después a los integrantes de la Escuela de Criminología de Chicago.

No fue el único representante de la Escuela Cartográfica que criticó las estadísticas oficiales sesgadas o la manera en que se presentaban, pero durante los inicios de la Estadística Moral, también hubo investigadores que cometían simplismos y excesos, o hacían lecturas erróneas y manipuladas de los datos estadísticos; un buen ejemplo de ello es Piotr Kropotkin.
Este aristócrata de orígen ruso, ideó una fórmula matemática con la que supuestamente podía predecirse el número de homicidios al año:

H = (t x 7) + (h x 2)

            “El número de homicidios al año es igual a la temperatura media multiplicada por siete, mas la humedad media multiplicada por dos”

Evidentemene, esto no tiene ningún sentido... Parece que Kropotkin se dejó llevar demasiado por las Leyes Térmicas de Quetelet y su pasión por las matemáticas.

Otro investigador que decidió levantarse de su sillón y salir a conocer los problemas sociales en primera persona fue Robert Ezra Park, al que muchos consideran el exponente más representativo de la Escuela de Chicago.
Era un ávido encuestador que siempre iba acompañado por sus cuadernos de notas, donde apuntaba las experiencias personales en las que luego basaba sus investigaciones.
Empleaba una metodología de estudio muy directa, principalmente basada en técnicas estadísticas perfeccionadas, investigaciones de campo y el método antropológico de observación activa, directa y participativa (algo que él llamaba 'participant observation').

 En definitiva, la Criminología no puede hacerse desde el sillón.
Estudiar las estadísticas oficiales es una buena manera de aprender, pero el buen criminólogo debe acercarse más a Mayhew y a Park y salir de vez en cuando del despacho para recopilar datos por su cuenta.
Aunque a veces un poco de imaginación no está de más, tampoco hay que experimentar tanto como para terminar inventando fórmulas como la de Kropotkin.

El método estadístico es el más adecuado para estudiar el crimen de manera objetiva, pero no sería en absoluto deseable que olvidásemos la cifra negra o perdiésemos la capacidad de llevar a cabo investigaciones de campo; nunca nos acercaremos a conocer la criminalidad real desde el sillón, así que, que no nos de miedo dejarlo sólo de vez en cuando.




En la imagen, un grupo de sillas de despacho indignadas

jueves, 23 de octubre de 2014

miércoles, 22 de octubre de 2014

SEPRONA: ESTADÍSTICAS SOBRE MALTRATO ANIMAL



El pasado 4 de octubre, Día de San Francisco de Asís, se conmemoró el Día Mundial de los Animales. Con motivo de esta fecha, el SEPRONA emitió un comunicado para dar a conocer su labor en materia de protección de los animales a nivel policial.

La Guardia Civil detuvo en los primeros siete meses del año a 33 personas por maltratar o abandonar animales e imputó a otras 82, y esclareció 111 de los 158 delitos conocidos en dicho período. Se han cursado hasta julio, 7.376 denuncias por infracciones administrativas.

Respecto al año pasado, el SEPRONA detuvo a un total de 431 personas e imputó a otras 1.528 por delitos relacionados con el medio ambiente. De entre las 1.959 personas detenidas o imputadas, 174 lo fueron por infracciones contra los animales domésticos. Las actividades que mayor número de incumplimientos han generado, con un total de 49.461, son las relacionadas con la fauna, tanto doméstica como silvestre y de especies amenazadas. El SEPRONA destaca la importancia de la colaboración ciudadana en la persecución del delito, destacando que el envío de correos postales o electrónicos y llamadas al SEPRONA, ha dado lugar a más de 1.000 actuaciones policiales.

Respecto al ámbito de la Green Criminology o Criminología Ambiental, concretamente en materia de uso ilegal de veneno en el campo, se llevaron a cabo un total de 88 actuaciones en las que se localizaron 270 cebos envenenados y 151 animales muertos, procediéndose a la detención o imputación de 6 personas. Las especies que más se han visto afectadas son el milano real (Milvus milvus) y el buitre leonado (Gyps fulvus), con 30 y 13 ejemplares hallados muertos respectivamente por el consumo de estos productos ilegales. Con respecto a la aplicación del convenio CITES (Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres), se realizaron 392 intervenciones en las que se recuperaron, entre otros, 480 aves y 355 reptiles.

Se practicaron 3.256 actuaciones relacionadas con el maltrato y abandono de los mismos, derivando 234 de esos casos en infracciones penales que motivaron la detención de 40 personas y la imputación de otras 134.

Entre las operaciones más relevantes destacan:

- Operación “DUPLICADO” (Finalizada en febrero de 2.013), que finalizó con 14 detenidos y 29 imputados por el robo de galgos de competición y el amaño en la concesión de los premios y en las apuestas que se realizaban sobre las carreras. En esta operación se recuperó un galgo de competición conocido por acumular importantes victorias que era utilizado por la red como semental para la selección genética de la raza.

- Operación “ARGOS” (Finalizada en diciembre de 2.013), que finalizó con la intervención de 146 cachorros de perro procedentes de la República Eslovaca que estaban siendo introducidos en España y Portugal de forma irregular. Asimismo, se intervinieron 42 aves que carecían del anillado correspondiente para justificar su procedencia.

'Operación Tyson': La Guardia Civil ha detenido a cuatro cazadores furtivos a raíz de la aparición de un vídeo en la red social Facebook, en la que se posaban con un venado agonizante cazado por perros de presa y rematado a cuchillo. La aparición del vídeo creó una gran alarma social en la localidad de Almonte, así como entre instituciones y organizaciones ecologistas. Están imputados por un delito contra la fauna silvestre, uno de tenencia ilícita de armas y otro con la salud pública. En los registros, los agentes se han incautado de diez kilos de marihuana y seis armas ilegales, además de varios medicamentos ilegales de uso veterinario.


Aprovechamos para felicitar a los agentes del SEPRONA y otros cuerpos policiales por su compromiso en la lucha contra el maltrato animal. Asimismo, quisiéramos recoger el comentario del SEPRONA respecto a la valiosa colaboración ciudadana para detectar cualquier tipo de ilícito relacionado con la fauna y los animales.