¿Por dónde empezar a la hora de implementar un proyecto de justicia restaurativa para jóvenes?

Virginia Domingo (España)

Es cierto que aunque la Justicia Restaurativa, empezó en el ámbito penal, poco a poco se ha ido convirtiendo en una forma de vida, de ahí, que las diferentes herramientas de la Justicia Restaurativa se puedan aplicar en otros ámbitos como los colegios. Hoy quiero hablar de qué principios considero interesantes para promover un proyecto de Justicia Restaurativa para jóvenes, ya sea en los colegios o en el ámbito penal. En el ámbito escolar serviría para educar a nuestros niños en valores restaurativos y que les conviertan en adultos con algo que aportar a la comunidad, se trataría de prevenir antes que curar. Y en el ámbito penal, serviría para educar o reeducar a los jóvenes infractores para que puedan concienciarse de sus conductas y decidan no volver a delinquir, en este caso se trata de curar, sanar y transformar, tanto a la víctima como a estos jóvenes. Por eso, partiría de construir un posible programa en el ámbito escolar o penal con este enfoque restaurativo, y esto se conseguiría teniendo en cuenta estos valores y principios que subyacen en esta Justicia para aplicarlos de forma individual tanto al joven infractor como a la víctima o en la vida cotidiana de la comunidad escolar. 

Sergio

Juan Antonio Carreras Espallardo (España)

Bruno se levantó esa mañana con la convicción de hacer lo que hace ya mucho tiempo tenía que haber hecho. Nada más levantarse se dio una ducha rápida y se sirvió el desayuno, como de costumbre, café con leche bien caliente y un par de tostadas al punto con aceite y sal.
La noche anterior no pudo pegar ojo, cientos de miedos le rondaban la cabeza, pero sabía que tenía que actuar antes de que fuera demasiado tarde, se sentía un mierda por no haber hecho nada antes, por haber silenciado y apartado la vista cuando eso no era lo correcto, pero tenía miedo por perder su trabajo, por ser agredido, por sentirse señalado.




El arsenal del detective privado

Carla Pérez Portalés (España)

“Es un error capital el teorizar antes de poseer datos. Insensiblemente, uno comienza a deformar los hechos para hacerlos encajar en las teorías en lugar de encajar las teorías en los hechos”. Sherlock Holmes.


Violencia de género. ¿Rehabilitación del maltratador?

Wakinaki Pl. Cádiz (España)

Violencia de género, maltratadores, víctimas, menores, policía, jueces, heridas, lesiones, muertes y una interminable lista de términos que configuran el complejo mundo de los malos tratos en general, y de la violencia “machista” en particular.

La evolución de la sociedad, los modos de vida, la incorporación total de la mujer al terreno laboral y por supuesto la declaración de igualdad lanzada por nuestro país, algo que ya nuestra Carta Magna propugnaba en su artículo 14, han propiciado que en la actualidad se otorgue la máxima protección y tutela para todas aquellas mujeres víctimas de acciones delictivas cometidas por parte de sus parejas (o ex parejas), sin entrar a debatir si tales medidas son efectivas o no.

Otro valor importante para la Justicia Restaurativa: la empatía

Virginia Domingo (España)

Hoy quiero recordar otro valor importante para la Justicia Restaurativa, ayer hablaba de empoderamiento, y hoy empatía. Todas las teorías acerca de la justicia como construcciones doctrinales deben ir desarrollándose poco a poco, en el caso de la Justicia Restaurativa esta evolución debería cimentarse en el cambio de dos paradigmas: desde el punto de vista jurídico y como afirma Howard Zehr, el cambio es dejar de centrarnos en el binomio delito- pena y basarnos en el de daño-reparación pero también sería bueno tal y como decía Thomas Kuhn (“La estructura de las revoluciones científicas” 1962. Editorial de la Universidad de Chicago) basarnos en un paradigma psicológico-filosófico y en lugar de obligar a la gente a comportarse de manera adecuada ante la amenaza del castigo, se debería alentar el desarrollo de la empatía

Empoderamiento como valor en la Justicia Restaurativa

Virginia Domingo (España)

El empoderamiento es algo positivo y constructivo. Vivimos en un mundo en el que casi todo es gestionado por personas ajenas a nosotros, el estado y las instituciones nos tratan muy a menudo como casi incapaces…un ejemplo: si tenemos un problema acudimos al juzgado y una vez lo hacemos, todo se gestiona por profesionales en un proceso en el que tenemos poco o nada que decir, cualquier profesional sabe lo que nos conviene, o parece saberlo, mejor que nosotros mismos.

El crimen de Eva Blanco; una pesadilla aún sin respuesta

 Mónica Ballester González (España)

Los hechos se remontan a la noche del sábado 19 de abril de 1997 en la localidad de Algete (Madrid), cuando Eva Blanco salió con unos amigos. Eva tenía 16 años recién cumplidos y quería estudiar Veterinaria. Como bien explica Vicente Garrido en su libro “Crímenes sin resolver”, Eva se quejaba de que su madre nunca le dejaba salir hasta muy tarde, lo reflejaba todo en un diario (que a posteriori sirvió mucho para la investigación). Pero esa noche, la del 19 de Abril salió con sus amigos hasta las 12. Sobre las 23:45 Eva le dijo a su amiga Vanesa que se tenía que marchar a casa ya que había quedado con su madre para sacar a Bud, su perro. Juntas recorren la mitad del trayecto y se despiden a unos 800 metros de casa de Eva, pero ésta no llegó.

Have a nice day

Carla Pérez Portalés (España)
“Practique hasta que sus dedos sangren, luego póngase vendas y practique hasta que se caigan… Luego practique un poco más”.
Paul Harris.
El estado de Nueva York, EEUU, ha amanecido con una noticia surgida en apariencia de la mismísima época de Harry Houdini, el gran mago escapista. Por primera vez en la historia desde que se construyó la cárcel en 1845, dos presos han conseguido fugarse con éxito en mitad de la noche del pasado viernes de la cárcel de alta seguridad de Clinton, en la localidad de Dannemora, situada a unos 30 kilómetros de la frontera con Canadá.

Cuestión de Fuerza

Por Fernando Qualytel (España)


En la década de 1970, el Dr. Dan Olweus inició la primera investigación mundial sobre  intimidación sistemática. Los resultados de sus estudios fueron publicados en un libro de Suecia en 1973 y en los Estados Unidos en 1978 bajo el título de la agresión en las Escuelas: Los bullyies y niños agresivos.

Hoy  nos referimos al bullying para definir conductas en el entorno escolar donde los victimarios son los alumnos y alumnas que victimizan a sus compañeros mediante la intimidación, aislamiento, insultos y amenazas.
OLWEUSS define: “un estudiante es acosado o victimizado cuando está expuesto de manera repetitiva a acciones negativas por parte de uno o más estudiantes”.Con independencia de si este niño/a se queda paralizado o si aprende que resulta útil transformarse en alguien violento, hablamos de un proceso de victimización.

Muchos niños quedan paralizados  ante esa violencia, otros aprenden que la única manera de no ser víctimas es transformarse a su vez en un acosador/a o participar en el hostigamiento a otros. Podemos diferenciar entre una pelea espontánea  entre  miembros de la comunidad escolar y un caso de bullying. En el bullying la situación  se prolonga en el tiempo, en un claro caso de  víctima indefensa que se encuentra en una situación desigual, y donde existe una acción agresiva repetida.
Tenemos una víctima con la expectativa de convertirse, a diario, en blanco de esas agresiones, atrapada en un espacio donde debe enfrentarse a sus agresores: el centro escolar.

La institución se convierte en un problema para el estudiante, donde choca su educación contra la convivencia entre el grupo de iguales. No solo hablamos de una violencia física. Existe la práctica de bullying basada en la exclusión social y la ignorancia hacia el individuo: no dejar participar, poner motes, reírse de alguien cuando se equivoca, hablar a sus espaldas, indisponer a los compañeros contra la víctima o la humillación verbal. La impunidad con la que actúa el agresor/a puede quedar reforzada con la falta de comunicación entre padres e hijos. Escuchar a la víctima potencial es primordial para atender sus necesidades de seguridad y apoyo emocional, y poder evaluar el impacto traumático que ha tenido la experiencia. La víctima que verbaliza los hechos organiza sus pensamientos, reduce la intensidad emocional y aplaca su miedo.

El cambio de comportamiento en los hijos es un indicativo con el que los padres  pueden detectar bullying: un mayor aislamiento, que se muestre menos comunicativo/a, que deje de disfrutar e interesarse  por cosas que le gustaban , que deje de salir con amigos, que tenga pensamientos  sobre la muerte o muestre desesperanza hacia el futuro.

Por el contrario, negar la versión que cuenta el niño  o restarle importancia a los hechos, mostrar al hijo/a  que esto siempre ha ocurrido así, que forja el carácter, son pautas  erróneas que siguen muchos padres. La víctima de bullying precisa el apoyo incondicional de los padres para superar su situación y atajar rápidamente el problema, con ayuda del centro escolar. El silencio y la indiferencia suele ser interpretado por el agresor como una aprobación de su conducta. Solo la  fuerza de voluntad de todas las partes implicadas puede aportar soluciones al conflicto del bullying.


DAN  OLWEUS. Conductas de acoso y amenaza entre escolares.
Ediciones Morata, 1998

VICENTE GARRIDO GENOVES-LUIS MONTORO GONZÁLEZ. La reeducación del delincuente juvenil. Ed. Tirant lo Blanch, 1992

Justicia Restaurativa y el sentimiento de vergüenza

Por Virginia Domingo

Parece claro que la vergüenza juega un papel importante en la psicología humana y las interacciones. Se dice por los investigadores que es un sentimiento o una emoción fundamental. . Sin embargo, lo que desencadena la vergüenza, la forma en que se expresa y cómo se amplifica o se elimina, varía culturalmente. Por eso, hoy me centraré basándome en Howard Zehr, en cómo funciona la vergüenza y qué hacer con ella durante los procesos restaurativos:
Así que la vergüenza se da en todas las sociedades ("Es una pena que pasa"). Sin embargo, los investigadores sugieren que la vergüenza de la sociedad occidental, nos ha llevado a negarla o ignorarla. Como resultado, tenemos que rara vez se habla de vergüenza y si se hace es casi de modo figurado. Así que la vergüenza pasa a la clandestinidad, sin dejar de operar, pero a menudo de manera negativa. (Algunos lo atribuyen nuestro excesivo materialismo y el individualismo .)

Have a Nice Day

Por Carla Pérez Portalés (España)


“Practique hasta que sus dedos sangren, luego póngase vendas y practique hasta que se caigan… Luego practique un poco más”.

Paul Harris.

DACRIM, breve historia de un nuevo Despacho de Criminología

Por Carlota Barrios

DACRIM empezó su andadura hacia finales de diciembre de 2014, con la publicación de su página web, y principios de enero de 2015, con la inauguración del despacho físico.

Pero ¿qué es exactamente DACRIM? Empezaré por relatar brevemente la gestación del proyecto que hoy, ya es una realidad.

Nuestra historia comienza con la iniciativa de una criminóloga y abogada llamada Iciar Iriondo, que estaba empeñada en desarrollar en Madrid un proyecto empresarial relacionado con la Criminología.
Ella fue la encargada de dar con los criminólogos que hoy componen el equipo de DACRIM, “fichajes” que comenzaron allá por septiembre del año pasado, y entre los que figuran Jose Manuel Moreno -que ha trabajado como criminólogo tanto en España como en México-, Julio Prada -que además es Policía Municipal y asesor de nuestro Departamento de Formación- y una servidora (curiosamente, todos ex-alumnos de la Universidad Camilo José Cela de Madrid, aunque no todos coincidimos durante nuestros estudios).

DACRIM es un Despacho de Criminología formado íntegramente por criminólogos, todos apasionados de nuestra profesión, que queríamos invertir nuestro esfuerzo y nuestros conocimientos en algo eminentemente práctico, o lo que es lo mismo, desarrollar el ejercicio libre del criminólogo, y trasladar a la realidad esos hipotéticos puestos de trabajo que los integrantes de este gremio deberíamos tener.

Mucha gente se pregunta qué es lo que hacemos en DACRIM, y para explicar esto lo mejor es recurrir a la etimología, dado que el nombre del Despacho, viene precisamente de “Desarrollo y Análisis Criminológico”, que es exactamente a lo que nos dedicamos: por un lado desarrollamos proyectos propios basados en ideas e ilusiones que albergamos como profesionales, y por otro lado analizamos casos desde un punto de vista criminológico.

Desde un primer momento estuvimos de acuerdo en que debíamos intentar desarrollar varios departamentos al mismo tiempo, pues no queríamos centrarnos sólo en un aspecto profesional de la Criminología, ya que ésta, siendo una disciplina tan amplia y con tantas posibilidades por explotar, se vería muy limitada si nos centráramos sólo en la formación o las periciales.

Por otro lado, somos un equipo que se complementa muy bien, pues además de que todos somos Licenciados en Criminología, cada uno contamos con una formación o experiencia profesional adicionales: Iciar es abogada, Julio es Policía, Jose ha trabajado en un centro de menores en España antes de iniciar su andadura por México, y yo tengo una doble titulación en Criminalística.

Es por ese motivo que desde un primer momento, contamos con un Departamento de Criminología Ambiental, otro de Consulting, y otro de Formación.
Me gustaría destacar que nuestro Departamento de Criminología Ambiental se está ampliando cada vez más, hasta el punto de que ahora mismo estamos llevando a cabo dos proyectos en este campo: uno está relacionado con la Prevención del Crimen mediante el Diseño Ambiental o CPTED (Crime Prevention Through Environmental Design), en el cual estamos colaborando con arquitectos, y que pretendemos presentar al Ayuntamiento de Madrid en breve, y el otro tiene que ver con la Prevención Situacional del Crimen, y para desarrollarlo hemos conseguido la colaboración de una Asociación Internacional de ciclismo y motorismo de montaña.

No obstante, y lo que mucha gente se pregunta, es si estamos facturando por todo nuestro trabajo, a lo que voy a responder de manera muy clara: esto no es una ONG, pero somos realistas y conscientes de que comenzar a levantar un despacho de este tipo desde cero, sin referencias, y en Madrid, donde hasta ahora no hay antecedentes de algo parecido, es muy complicado.

Para empezar, hemos tenido que crearnos una cartera de contactos a base de ofrecer colaboraciones que beneficien a ambas partes, aunque inicialmente esa retribución no fuera económica.
No todo es el dinero en un despacho de criminólogos, porque también se necesita publicidad y oportunidades. ¡Y nadie te da una oportunidad sin experiencia!
Por eso hasta ahora hemos trabajado a cambio de demostrar lo que podemos hacer, y por el momento, no nos va nada mal; hemos conseguido experiencia en campos que hasta ahora nunca habíamos trabajado en la vida real, lo cual nos ha permitido experimentar pequeños logros profesionales como los siguientes: hemos analizado una zona de la ciudad desde el punto de vista de la Criminología Ambiental, hemos entrevistado a vecinos para obtener datos cualitativos, hemos revisado un informe de seguridad del Ayuntamiento, y hemos elaborado un informe criminológico capaz de paralizar un juicio.

Pero estaba claro que era cuestión de tiempo que apareciera el que iba a ser nuestro primer caso remunerado, y es que no hemos parado de movernos en estos últimos meses: de mandar e-mails, de ir a eventos, de entregar tarjetas de vista y de tirar de los contactos que teníamos para conseguir nuestro objetivo, que no es otro que trabajar como criminólogos.
Ese sueño se ha cumplido recientemente, y aunque no podemos revelar nada por motivos evidentes, puedo decir que estamos ganando una experiencia y un ritmo de trabajo en equipo que son impagables.

Al margen de nuestra actividad, también hemos establecido una metodología de trabajo y un buen hacer que nos caractericen, por lo que llevamos nuestra dedicación con absoluta discreción -hasta tenemos contratos de confidencialidad-, y nos atenemos a la deontología existente mientras seguimos esperando a la creación de un Colegio Profesional en Madrid.

Queremos llevar la Criminología al nivel que se merece, pero también queremos posicionarnos en el mercado laboral sin que parezca que somos una amenaza para otros profesionales con los que podemos -¡y debemos!- formar un buen equipo.
Es por ello que también hemos creado un área de Servicios Integrados, donde contamos con un Departamento de Psicología Clínica para los casos en los que necesitemos la ayuda de un psicólogo, y de eso se encarga nuestra colaboradora Lorena, que además trabaja en un centro de menores infractores.

En cuanto a la filosofía de trabajo, procuramos reunirnos una o dos veces por semana en el Despacho, y como las responsabilidades van en aumento, estamos a punto de crear una intranet que nos permita trabajar de forma más dinámica y segura cuando no estemos reunidos físicamente.
Por ahora yo me encargo de lo referente a nuestro espacio web, gestión del servidor, etc., así que esto también es un reto técnico que me está aportando una experiencia muy valiosa.

Mientras empezamos a movernos entre bambalinas judiciales y seguimos adelante con nuestros proyectos de Criminología Ambiental, empieza a ponerse en marcha nuestro Departamento de Formación, ya que estamos preparando un curso para impartir a las universidades que estén interesadas, en el que básicamente desarrollamos las estrategias que usamos como equipo de trabajo (cómo confeccionar un buen informe criminológico, qué especialidades y habilidades podemos desarrollar como criminólogos, cómo hacer contactos y explicar a la gente lo que somos, etc.)
Si todo marcha según lo previsto, nos estrenaremos como ponentes en Julio, y estoy segura de que a los recién graduados les hará mucha ilusión ver que hay esperanza más allá de los estudios, y que se puede sacar adelante un Despacho de criminólogos con paciencia, mucha ilusión, un buen equipo e ideas originales.

Como he comentado anteriormente, la Criminología tiene muchísimas posibilidades, y está en nuestra mano desarrollarlas e implantarlas; puede que no haya nada “hecho”, pero eso implica que tampoco hay limitaciones. Si creemos en lo que hacemos, y somos capaces de trasladarlo a un buen informe, podemos convencer de nuestra utilidad a más gente de la que creemos.

Cada día que nos reunimos en el Despacho se nos pasa el tiempo más deprisa, porque cada vez tenemos más puntos del día que tratar, más informes que presentar y más planes que poner en orden.
Estamos lejos de ser una empresa con capacidad para contratar a otros criminólogos, pero mientras tanto hacemos todo lo posible por ser buenos profesionales, aplanar el terreno a los que vienen detrás, y hacer de la Criminología una profesión normal, como cualquier otra.

En DACRIM tenemos un estándar de calidad bastante alto, somos gente exigente y hemos establecido una manera de actuar con nuestros clientes y colaboradores que nos distancie de esa imagen del criminólogo como un trabajador sin referencias ni experiencia, o como una persona dispuesta a hacer el trabajo de cualquier manera y arrimarse al árbol que más manzanas tenga…
Nosotros somos un equipo independiente, que trabaja con su propio material -tenemos nuestros propios modelos de informes y presupuestos- y que no acepta o desarrolla proyectos de dudosa calidad sólo por el interés económico.
Queremos que la calidad sea el sello de nuestro Despacho, y lo tenemos en cuenta cada vez que nos sentamos alrededor de la mesa para barajar si una colaboración o un proyecto nos conviene o no: para nosotros la Criminología no puede ser sólo un negocio, también tiene que ser una vocación.

No hay nada más gratificante que saber que estás haciendo bien tu trabajo, que estás ayudando a gente y que estás mejorando la sociedad; aunque nuestra labor no tenga una influencia global, sí la tiene para personas concretas o para grupos de personas con las que trabajamos, y evidentemente, queremos que tengan una visión del criminólogo como un gran profesional, cualificado, volcado en su labor, comprometido con los problemas reales e independiente.

Todavía tenemos mucho por hacer y mucho que aprender, pero si hay un mensaje que queremos dejar claro es que vocación y trabajo deben ir de la mano en el caso de la Criminología. No podemos esperar ser grandes profesionales si no nos apasiona lo que hacemos, o si no nos importa dar una imagen burda.
Presentarse como un Despacho de Criminología es una gran responsabilidad, porque aunque seamos sólo cuatro criminólogos, sentimos que estamos sentando una base para que el colectivo sea conocido por lo que hace y por cómo lo hace, y queremos que se nos reconozca y respete por ello.

A través del Proyecto MEC he tenido la oportunidad de conocer a otros compañeros que se han lanzado a la aventura de abrir un Despacho de Criminología en otros lugares de España, como Asturias, Barcelona, Valencia o País Vasco, y personalmente creo que todos tenemos una gran responsabilidad: ¡Aguantar como sea y dar lo mejor de nosotros mismos!
Estamos sentando precedentes en nuestras respectivas ciudades y podemos ser un modelo a seguir para los que vengan detrás.

Demos pues, un buen ejemplo de profesionalidad, y demostremos que se puede vivir de la Criminología.

La Simiulación. Definición y Tipos

Por wakinaki PL Cadiz

El acto de aparentar, producir o intensificar síntomas de una enfermedad mental para conseguir que se considere la propia existencia de ésta con el fin de conseguir algún objetivo. Así podríamos definir la simulación. Lo contrario a la misma es la disimulación, ocultar síntomas para poder obtener de igual forma algún tipo de beneficio. Ambas se caracterizan, por tanto, por su intencionalidad.

Entre los tipos de simulación que podemos encontrar, nombraremos las siguientes:

1.     Total o verdadera cuando una persona normal o “anormal”, de forma consciente y meditada, finge una patología mental.

2.     Sobresimulación. Normalmente exhibida por un enfermo mental  que padece un cuadro clínico diferente del que muestra. La presentan enfermos con conciencia conservada: delirantes celotípicos, desarrollos paranoides, trastornos de personalidad, etc.

3.     Metasimulación o perseveración. Se trata de prolongar o actualizar  aquellos síntomas de un trastorno mental verdadero que se padeció en tiempo reciente o algo anterior a los propios hechos. Suelen presentarla personas que sufrieron o fueron pacientes de enfermedad bipolar.

4.     Hipersimulación. Es una exageración de cierta conducta en determinados momentos, sobre todo cuando son “observados” como reconocimiento médico, en la exploración pericial, en la presentación ante el juez, etc.

5.     Retrosimulación. Se suele denominar así a la reproducción de síntomas de un proceso  que en épocas anteriores padeció realmente el individuo.


6.     Presimulación. Simulación que se realiza de forma premeditada, antes de cometer alguna acción delictiva, de forma llamativa y con los máximos testigos posibles para poder luego “demandar” enfermedad mental.

Retrato de un Narcisista (TPN): La Herida Narcisista y la Conducta Delictiva

Por Paz Velasco de la Fuente (España)

“Los narcisistas son sujetos lastimados; de hecho, carenciados desde el punto de vista del narcisismo. A menudo la decepción cuyas heridas aún llevan en carne viva no se limitó a uno de sus padres, sino que incluyó a los dos. ¿Qué objeto les queda para amar, sino a ellos mismos?” Green, 1983

El caso de la reina del crimen desaparecida

Carla Pérez Portalés (España)

“Cásate con un arqueólogo. Cuanto más vieja te hagas, más encantadora te encontrará”.
Agatha Christie, la reina del crimen.

Agatha Mary Clarissa Miller Christie Mallowan, conocida mundialmente como Agatha Christie, nació en Inglaterra el 15 de septiembre de 1890a lo largo de la costa de Devon, en la ciudad de Torquay.

José Antonio Rodríguez Vega

Por Lucía Bort

José Antonio Rodríguez Vega, nació el 3 de diciembre de 1957 y comenzó su carrera criminal con delitos de violación.
En su juventud, se había convertido en un agresor sexual, cometiendo varias violaciones en un número indeterminado, hasta que fue detenido e identificado como el célebre “violador de la moto”. Fue condenado a 27 años de prisión, de los que cumplió solo ocho. Usando su poder de persuasión obtuvo el perdón de todas las mujeres que había violado menos el de una a la que no pudo engañar, entonces no logró librarse de la cárcel, pero consiguió reducir su condena significativamente. A raíz de esa condena, su sorprendida esposa le abandona y se lleva al único hijo de la pareja. Entonces él se buscó como compañera a una mujer disminuida mentalmente.
En esta etapa criminal no mataba a sus víctimas, pero una le delató, entonces su modus operandi cambiará en su segunda fase delictiva.

¿Qué "lobo" queremos alimentar con la Justicia Restaurativa?

Por Virginia Domingo

El sábado  estuve viendo la película Tomorrowland, y precisamente lo que tiene la magia del cine es que te enseña siempre algo y a menudo, puedes extraer algo para tu vida cotidiana, pues bien, me quedo con la historia que cuentan respecto a los seres humanos:
-Hay dos lobos que están siempre luchando. Uno es la oscuridad y la desesperación. El otro es la luz y la esperanza. La pregunta es: ¿cuál de los lobos gana?
-El que tú alimentas.Y ¿que tiene que ver con la Justicia Restaurativa?, pues mucho...veamos cuando el delito se comete, gana la oscuridad para el infractor y para la víctima. La víctima se siente aislada, incomprendida, humillada y sobre todo, sin comprender por qué a ella. 

Aprendizaje operante. Teoría de Skinner.

Wakinaki Pl Cádiz (España)

Según este autor, aunque algunas conductas pueden adquirirse mediante recepción de estímulos, la gran mayoría se aprenden por el binomio ensayo/error de la exploración del ambiente.

Un sujeto tiene más probabilidades de repetir las formas de conducta que conllevan consecuencias positivas y, por el contrario, menos probabilidades de repetir las que conllevan consecuencias negativas. El condicionamiento operante es un tipo de aprendizaje asociativo que tiene que ver con el desarrollo de nuevas conductas en función de sus consecuencias, y no con la asociación entre estímulos y conductas como ocurre en el condicionamiento clásico”. (Fuente: Wikipedia)

A cara o cruz. El perfil criminológico en la violencia de género. 2ª Parte.

Fernando A. Qualytel (España)

En la otra cara de la moneda nos encontramos a su victimario. Un hombre que en su día a día se muestra como una persona equilibrada. Cordial y con un comportamiento normal. Es en el ámbito familiar donde  desenmascaramos a un ser autoritario, que ejerce violencia verbal y física. Es en su propio hogar, donde transforma sus miedos y frustración en rabia y agresividad.  Es su forma rápida e inadecuada de resolver  conflictos y situaciones de tensión.

A cara o cruz. El perfil criminológico en la violencia de género. 1ª Parte.

Fernando A. Qualytel (España)

Asistimos atónitos a escenas de violencia contra las mujeres mil veces repetidas. En  todas las sociedades, en mayor o menor medida, las mujeres están sujetas a malos tratos de índole física, sexual y psicológica.  Esta situación es un obstáculo para lograr los objetivos de igualdad, desarrollo y paz. Aporto aquí una breve aproximación criminológica al tipo de individuo que supone dicho obstáculo, y el perfil de mujer maltratada que sufre esta violencia.